Moralinas

Juan Gelman, en Página/12. Una de sus imperdibles piezas.

A 100 años de su muerte, Mark Twain ha vuelto a provocar una polémica. Mejor dicho, la desató la editorial NewSouth de Montgomery, Alabama: publicará en febrero próximo una versión de Las aventuras de Huckleberry Finn expurgada de dos palabras, “injun” y “nigger”. Las reemplazarán “indio” y “esclavo”, respectivamente. El Dr. Alan Gribben, de la Universidad de Auburn, es el autor de la tachadura que justificó así: son términos que el pueblo estadounidense empleaba con una fuerte carga de desprecio racista “y el lector de hoy no los acepta”. Esto último, a saber.

Es verdad que sobre todo “nigger”, que aparece 219 veces en Huckleberry Finn, es tal vez el peor insulto de la lengua inglesa y se asestaba –y todavía se asesta– a los afroamericanos y, por extensión, a un ser abyecto. No es menos cierto que Mark Twain reproduce el lenguaje y el ambiente de un pueblo de Mississippi de mediados del siglo XIX. Como él mismo dijo: “La diferencia entre una palabra casi justa y la palabra justa no es una pequeña cuestión; es como la diferencia entre una luciérnaga y la luz eléctrica”.

Seguí leyendo desde aquí.

Opiniones (0)
24 de Febrero de 2017|10:34
1
ERROR
24 de Febrero de 2017|10:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    23 de Febrero de 2017
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    Retromobile
    21 de Febrero de 2017
    Retromobile