Sospechas de coimas en una compra a Portugal

Prolijo, Manuel Vázquez cursó un recibo formal por 339.415 euros a la firma portuguesa SDV Transitarios Lda. Pero el asesor y presunto testaferro del entonces secretario de Transporte Ricardo Jaime no debió cobrar ese dinero porque era el de asesor del gobierno argentino y algunos de esos gastos estaban eximidos en el propio contrato. Sin embargo, el dinero terminó en una cuenta abierta en las islas Caimán y luego se le entregó a Vázquez, en negro y en Buenos Aires

La factura de exportación, con logo, fecha, nombres, direcciones, número de cuenta bancaria y monto declarado de la operación, parece en regla. Prolijo, Manuel Vázquez cursó un recibo formal por 339.415 euros a la firma portuguesa SDV Transitarios Lda. Pero el asesor y presunto testaferro del entonces secretario de Transporte Ricardo Jaime no debió cobrar ese dinero porque su papel en la operación era el de asesor del gobierno argentino y, además, porque algunos de esos gastos estaban eximidos en el propio contrato. Sin embargo, el dinero terminó finalmente en una cuenta abierta en las islas Caimán y luego se le entregó a Vázquez, en negro y en Buenos Aires, según reconstruyó La Nacion sobre la base de documentos y fuentes al tanto de la operatoria.

La trama, que podría disfrazar el pago de un retorno por el equivalente a US$ 415.000 (luego hubo otros dos que completan casi US$ 1,5 millones), se centra en el envío a la Argentina de 7 locomotoras y 40 coches desde Portugal con Vázquez como intermediario. En teoría, el lobbista se encargó en Buenos Aires de los trámites aduaneros, el pago de impuestos, el uso de muelle y la carga, descarga y verificación. Y cobró por eso el equivalente al 5% de los $ 24,9 millones que en total pagó el Estado argentino por esos trenes portugueses. El cobro se repitió al menos dos veces más: en enero de 2007, por otros 318.656 euros a través de una cuenta en Estados Unidos, y tres meses después, en abril de 2007, por US$ 676.851,50, otra vez con las islas Caimán de por medio, según consta en documentos bancarios y societarios que verificó La Nacion.

En los tres casos, Vázquez estuvo a ambos lados del mostrador y en ambos extremos de la operación. Primero, como asesor de Jaime para negociar los detalles como representante del Gobierno para gestionar la compra ferroviaria; luego, como gestor de la transportista portuguesa SDV, que facturó por el traslado de la maquinaria hasta el puerto de Buenos Aires. Y, por último, a través de una sociedad en Costa Rica vinculada a su mujer, como surge de la copia del acta de la asamblea a la que accedió este diario.

La polémica operación se desarrolló por etapas. Comenzó con el acuerdo marco de cooperación mutua que rubricaron la Casa Rosada y el gobierno de Portugal, en noviembre de 2003, con el fin de promover negocios bilaterales. Luego, ese marco general se plasmó en varios contratos específicos de compra de material ferroviario, en los que se fijó que los gastos de transporte, los impuestos y la nacionalización deberían ser afrontados por el comprador, es decir, el Estado argentino.

Uno de esos contratos se firmó el 29 de diciembre de 2005, para adquirir 7 locomotoras y 40 vagones a la empresa estatal Comboios de Portugal (CP) por un valor de $ 24,9 millones según consta en el informe oficial N° 77 que la Jefatura de Gabinete presentó ante el Senado en junio último.

El siguiente paso fue concretar la operación. Para eso, la portuguesa CP designó como encargada del transporte del material ferroviario a la transportista de ese país SDV Transitarios Lda, mientras que el Ministerio de Planificación delegó en la Secretaría de Transporte -es decir, en Jaime y en Vázquez- la letra chica.

De allí en más, las partes nunca explicitaron por qué Vázquez le cobró cerca del 5% del total de la operación a SDV a través de su consultora Controles y Auditorías Especiales de la Argentina S.A. (Caesa) por una serie de gestiones y trámites propios de un despachante de aduana, aun cuando ya había participado en las negociaciones como asesor de Jaime, según surge de decenas de mails que la Justicia recuperó de sus computadoras y cuya copia obtuvo La Nacion.

El segundo punto llamativo es que una operación comercial entre dos Estados desembocó en el envío de dinero a nombre del asesor de Jaime a una cuenta abierta en las islas Caimán, uno de los mayores paraísos fiscales del mundo, por un ignoto operador financiero, según consta en la factura N° 00000014 que emitió Vázquez el 25 de enero de 2006.

Así, apenas cuatro semanas después de la firma del contrato, la transportista SDV transfirió los 339.415 euros a la cuenta 6550716941 abierta por el Banco Comafi Cayman Limited. Los fondos terminaron por recalar en la subcuenta 04923 de esa entidad, con operaciones desde Uruguay.

Billetes en cajas
Aunque el dinero se mantuvo en esa subcuenta, una suma equivalente se cobró en Buenos Aires a través de una "cueva" financiera que opera desde un tradicional edificio de la avenida Corrientes, según reconstruyó La Nacion de fuentes del sector durante las últimas cuatro semanas.

A cambio de una comisión de entre 0,5 y 2 puntos porcentuales sobre esos 339.415 euros, Vázquez logró que los fondos se convirtieran en dinero al contado a unas pocas cuadras del Obelisco. Luego, y al igual que en otras ocasiones, el propio lobbista pasó a retirar el efectivo o un mensajero de la "cueva" se lo entregó en sus oficinas de la calle Arroyo 880, frente al Sofitel. El transporte físico de ese dinero no fue en maletines, bolsos o mochilas. Se trasladó en pequeñas cajas de cartón, según indicaron fuentes del circuito paralelo porteño a este diario.

Vázquez apeló a otra cuenta para su siguiente cobro por gastos propios de un despachante de aduana. Con su factura N° 00000030, del 12 de enero de 2007, embolsó 318.656 euros -unos US$ 412.000 al tipo de cambio de ese momento-, lo que equivalió al 6,72% del total de $ 18,3 millones que pagó el Estado argentino por la compra a Portugal de 7 locomotoras, 3 automotoras, 4 coches y 11 unidades triplas eléctricas.

También librada a nombre de la firma portuguesa SDV, Vázquez ya no recurrió a terceros en esa factura, ni a una "cueva" de la City. Comunicó a Lisboa que debían girar el dinero a la cuenta 5050-0000-00631, abierta a su nombre y el de su mujer en una sucursal del Wachovia Bank, en Roanoke, en el estado de Virginia, 375 kilómetros al sudeste de Washington DC, la capital estadounidense. Otra vez quedó de ambos lados del mostrador.

La tercera operación se concretó tres meses después. Vázquez retornó al canal de las islas Caimán, pero con una variante: los US$ 676.851,50 que giró la transportista portuguesa SDV Transitarios fueron a nombre de la firma costarricense Inversiones Satodola, en la que figura su esposa, Marta Margarita Domínguez, como dueña en las sombras.

La ruta delmaterial ferroviario
El empresario Manuel Vázquez, socio de Ricardo Jaime, procesado por la Justicia, negoció la compra de los trenes a Portugal.

DICIEMBRE DE 2005
Adquisición de unidades
La Argentina compra siete locomotoras y 40 vagones a la empresa estatal Comboios de Portugal, por 24,9 millones de pesos.

DICIEMBRE DE 2005
Pedido de más presupuesto
Manuel Vázquez pidió a SDV que eleve su presupuesto para trasladar material de 1.190.000 a 1.712.500 euros.

NOVIEMBRE DE 2003
Acuerdo con Portugal
El gobierno de Kirchner firma un acuerdo de cooperación con Portugal para promover inversiones ferroviarias.

FEBRERO DE 2006
Vázquez recibe el cobro del dinero
El asesor de Jaime cobra los fondos en Buenos Aires, a través de un pago en negro, en una sede financiera de la avenida Corrientes.

MARZO DE 2006
Un contrato complementario
La Argentina firma el 21 de marzo un contrato complementario con Comboios de Portugal, por $ 18,3 millones (6 millones de euros).

DICIEMBRE DE 2006
Cómo transportar los materiales
Colaboradores de Vázquez le informan al gobierno de España que SDV se encarga de los transportes de materiales a Buenos Aires.

ENERO DE 2007
Los trenes llegan a la Argentina
Se concreta el embarque por la firma SDV del material ferroviario que la Argentina había comprado en marzo de 2006.

ENERO DE 2006
La primera factura
Vázquez, asesor de Ricardo Jaime, emite el 25 de enero su primera factura a la firma portuguesa SDV Transitarios, por 339.415 euros.

ENERO DE 2006
El pago, vía las islas Caimán
Cinco días después, el 30 de enero, la empresa portuguesa SDV envía el dinero para Vázquez a una cuenta bancaria abierta en las islas Caimán.

ENERO DE 2007
Cobro del dinero, mediante un depósito en Virginia
La empresa transportadora portuguesa SDV envía el dinero a una cuenta abierta en Virginia, Estados Unidos. Vázquez lo cobra en Buenos Aires.

ENERO DE 2007
La segunda factura enviada por el socio de Ricardo Jaime
Una vez llegado el material desde Europa, el lobbista Vázquez emite el 12 de enero una segunda factura a SDV, por un monto de 318.656 euros.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 08:33
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 08:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial