Scioli busca evitar otra crisis en el PJ; reunión con Moyano

A sólo cinco días de comenzado el año electoral, el gobernador dio el primer gesto para contener al jefe de la CGT. Aceptó que la próxima reunión del peronismo provincial, el 18 de febrero, sea en el camping del Sindicato de Camioneros, en Sierra de los Padres, a 15 km de Mar del Plata, tierra chica de Moyano. "Estamos listos para hacer el llamado formal a los consejeros", confirmó ayer el apoderado del partido, Jorge Landau. Un objetivo específico de Scioli: contener a Moyano para detener sus embestidas.

Daniel Scioli llegó solo y en silencio a la sede porteña de la Federación de Camioneros. Hugo Moyano aceptó devolverle la gentileza y lo esperó sin estridencias, cómodo en territorio propio. Lo habían acordado así la noche anterior, por teléfono. Al final, la cita la cumplieron anteayer, al filo del mediodía, para tratar cara a cara el tema que consideran clave para sus proyectos políticos: el futuro del PJ bonaerense.

A sólo cinco días de comenzado el año electoral, el gobernador dio el primer gesto para contener al jefe de la CGT. Aceptó que la próxima reunión del peronismo provincial, el 18 de febrero, sea en el camping del Sindicato de Camioneros, en Sierra de los Padres, a 15 km de Mar del Plata, tierra chica de Moyano. "Estamos listos para hacer el llamado formal a los consejeros", confirmó ayer a La Nacion el apoderado del partido, Jorge Landau.

La convocatoria final, sin embargo, no fue el único tema de ese encuentro reservado entre Moyano y Scioli. Según pudo reconstruir La Nacion de fuentes sindicales y partidarias, uno de los ejes fue "el futuro electoral", pese a que el camionero ayer se preocupó especialmente en insistir en que no habían hablado del reparto de lugares en las listas.

"No es necesario referirse a eso para dar algunas señales", se ufanó ante La Nacion un funcionario bonaerense, de buena llegada al PJ provincial. Y habló de un objetivo específico de Scioli: contener a Moyano para detener sus embestidas.

En el gobierno bonaerense leen con especial preocupación varios movimientos gremiales. Dos en particular: que los hombres de Moyano hayan revivido en las últimas semanas la posibilidad de que el líder de la CGT sea candidato bonaerense y que se quejaran con ganas por la propuesta del sciolismo para que Antonio Cafiero sea una suerte de árbitro en una eventual interna.

Al tanto de los reclamos, rápido de reflejos, Scioli buscó la reunión, con aval oficial. Permitió entonces que el próximo cónclave partidario sea estrictamente moyanista. El gremialismo lo vivió como un triunfo de su influencia. "La reunión fue muy buena. Vamos a poner en funcionamiento la estructura del partido", dijo ayer a La Nacion el diputado Omar Plaini, mano derecha de Moyano en el PJ bonaerense. Proclamó, además, la reelección de Cristina Kirchner. Eso sí, dudó al hablar del futuro provincial: "El escenario está abierto para todos. Inclusive para Moyano".

Ese tipo de declaraciones inquieta al sciolismo. Por la amenaza latente y por la inevitable disputa de espacios, una discusión irremediable a partir de marzo. Está en juego hasta la carrera por la vicegobernación. El anuncio ya es explícito. En palabras de Plaini: "Este es un proyecto donde, más que acompañar, los trabajadores tenemos que ser protagonistas".

Las nuevas noticias cayeron como un baldazo de agua fría entre los intendentes del conurbano, que resisten al camionero. Les molesta que el PJ bonaerense pueda ser manejado directamente por el jefe de la CGT. A fin de año habían logrado boicotear una reunión similar en Mar del Plata que, por orden de la Presidenta, se terminó haciendo en la gobernación bonaerense. Allí todos sellaron una tregua momentánea, que sólo se mantiene por orden de Cristina Kirchner. Hacia adentro, en cambio, todo parece siempre a punto de crujir.
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 14:41
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 14:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho