Las familias también eligieron Reñaca

Se la tildó de “destino teen” y de “lugar romántico”, pero lo cierto es que muchas familias mendocinas optan por la V Región chilena como el destino elegido para pasar sus vacaciones veraniegas. En la nota, enterate los motivos de esta elección y no te pierdas la playera galería de fotos.

Es que, si bien hay destinos más tranquilos para las familias que están relativamente cerca –como Con Con, Maitencillo, Zapallar o Cachagua-, Reñaca tiene muchas ventajas que la posicionan.

Andrea y Sole Richardi, el pequeño Bautista, Diego Gámbaro, Rubén David, Aylén Titotto y Stella Puglioli elegían uno de los sectores más tranquilos para reposar bajo el sol.

En primer lugar, hay actividades y propuestas para hacer con los más pequeños, que los mantienen lejos del aburrimiento. Otro ítem valioso es que el polo comercial que significa Viña del Mar está muy cerca y es sabido que todas las familias destinan al menos un día para aprovechar de las mega liquidaciones que los shoppings y negocios chilenos están acostumbrados a organizar.

Vanesa Coray y Miguel Rosso junto a sus hijos, Agustín, Sofía y Agostina.

Los miembros de la familia Juárez con una
"intrusa": María Grazia Vicario.
 
“En nuestro caso, tenemos hijos preadolescentes (entre 10 y 14 años) y las características de Reñaca nos dejan tranquilos. Pueden salir de noche, generalmente se juntan con amigos en el McDonald's. En un radio de dos o tres cuadras, hacen algo pero no se alejan”, explicó María, una mamá de chicos de 10, 12 y 14 años.

En segundo término, no hay que olvidar la cercanía. Algunas familias se animan a viajar con abuelos, tíos y demás parentela justamente porque en escasas seis horas ya se llega a destino.

Economía y tranquilidad

Los días familiares tienen un marcado contraste con respecto a las jornadas descriptas por los teens. Mientras que estos últimos sólo quieren fiesta, música y mucha diversión, las familias hacen un plan súper relajado: las mañanas se disfrutan con caminatas o trote hacia Viña. Luego viene la hora del almuerzo, en casa y muy frugal. Playa toda la tarde, por supuesto, y en la noche juegos de mesa, películas o paseos que no impliquen mucho gasto (como visitas a ferias de artesanías o ir a tomar un helado). ¿Comer afuera? "Sólo una o dos veces, si la estadía es de dos semanas", comentó un viajero.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial