Deportes

Personajes de Dakar: los salvavidas de la ruta

Desde el último Dakar, el estado argentino se ha esforzado en garantizar la seguridad de los tramos fuera de pista, movilizando todo un ejército de coches y funcionarios.

Tratan de estar en todos lados y de verdad que lo consiguen. Haciendo de avanzadilla mientras el pelotón recorre los tramos no cronometrados, es decir, los enlaces que se hacen en Argentina en carreteras y autopistas abiertas al gran público, una treintena de funcionarios del ministerio del Interior baliza los cruces, coloca conos, distribuye folletos educativos, explica las normas básicas y se coloca en los puntos clave.

Su papel: atemperar los ánimos entusiastas de la multitud que se da cita al borde de vías y pistas, al tiempo que realizan un trabajo de prevención y educación. Este importante y original dispositivo encomendado por el ministro del Interior Florencio Randazzo está dando sus frutos.

Andrès Panero, coordinador de la operación sobre el terreno destaca cómo el hecho de trabajar para el Dakar facilita mucho la difusión de los mensajes de seguridad entre el público: “Intervenimos únicamente en los tramos de enlace y en la apertura de la carrera. Difundimos mensajes por megafonía y, sobre todo, al adelantarnos a los primeros competidores, uno de nuestros coches pone en alerta a los ciudadanos, que sienten que les tenemos en cuenta.” La presencia es continua, con funcionarios posicionados en los puntos neurálgicos, como la entrada a la ciudad de Huemes, en la carretera 34, por donde pasaba ayer el enlace y donde había un tramo con una fuerte presencia de semiremolques y coches particulares. “Nos desplazamos hasta lugares como éste para realizar tareas de prevención así como una labor que va más allá del Dakar, aprovechando la disponibilidad y presencia de los ciudadanos desplazados a ver la carrera.

” El sistema de pequeños coches naranjas de seguridad vial funciona tan bien que durante la primera etapa fue Lucas Palermo, responsable de la red viaria de la zona noroccidental de Argentina, el primero en asistir a Van Ginkel en plena autopista tras el vuelco de su camión. Entre las labores de educación e intervención, la operación hace que el Dakar cale hondo en el paisaje y permite transmitir con fuerza mensajes de seguridad vial a la ciudadanía.

Un trabajo continuo durante la duración del rally raid que sin embargo también se desarrolla durante el resto del año, si bien de forma más puntual. Andrès Panero: “A la gente les gusta vernos porque entienden que estamos aquí para que todo se desarrolle con normalidad”. En cada etapa en Argentina estos ángeles de la guardia del Dakar y de su ruta salen de avanzadilla poco antes del primer piloto para ir abriendo el recorrido. Se diría un acto de trashumancia deportiva, y todo ello para minimizar al máximo los riesgos.
Opiniones (0)
21 de octubre de 2017 | 02:15
1
ERROR
21 de octubre de 2017 | 02:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México