Dakar 2011: legión de compañerismo, entusiasmo y fervor deportivo

Con una despampanante presentación entre los viñedos de la bodega Pulenta Estate, "La Legión de Mendoza" presentó los vehículos y pilotos que competirán en el próximo Dakar. A pocos días del comienzo de la famosa competencia, no te pierdas los pormenores y la galería de fotos.

La edición 2011 del Dakar está cada vez más cerca -casi casi a punto de largar- y, desde hace tiempo, se palpita la pasión por la famosa carrera tanto en los fanáticos como en la ansiedad de los corredores.

Cada equipo está ultimando todos los detalles en sus vehículos y los acontecimientos sociales ya se impregnan de nerviosismo, expectativas y ganas de competir.

En la bodega Pulenta Estate se realizó una de las últimas presentaciones en sociedad: se trata de un equipo integrado por cinco mendocinos, con una historia bastante particular.

Pía Ugalde y Edu Pulenta, posando para la foto.

Un poco de historia. Lucas Lambertucci, Eduardo Pulenta, Gonzalo Peñalva y Daniel Merlo, cada uno por su cuenta, decidieron cumplir su anhelo de participar en un Dakar. Cada uno de ellos comenzó, pues, la preparación física requerida.

Sin embargo, y de diferentes maneras, se fueron enterando de esto y (llamada va, llamada viene) comenzaron a juntarse para salir a entrenar juntos. Desde inicios de 2010 muchos fines de semana compartidos se sucedieron: montañas, valles, ríos y desiertos fueron los relieves elegidos para ejercitarse y cobrar experiencia.

Pocos meses después del comienzo de los entrenamientos de este grupo, los cuatro se enteraron que Sebastián Halpern había sufrido una importante lesión y decidieron entonces convocarlo a participar de los entrenamientos. “Seba es un ejemplo para nosotros cuatro, y contar con su apoyo, su guía y sus consejos basados en la experiencia ha sido una gran suerte”, explicaron. 

El nacimiento. Un día cualquiera, en uno de los descansos del exigente entrenamiento Gonzalo Peñalva se dirigió a sus compañeros: “¿Saben qué? Le vamos a poner un nombre a este equipo”, sugirió. Todos estuvieron de acuerdo y lo que comenzó como algo divertido o una juntada de amigos se transformó en un verdadero team. Desde entonces, son “La Legión de Mendoza”.

Seba Halpern fue bautizado como “el gran guía”, por ser el más experimentado y el que siempre alienta, da fuerzas y tiene una palabra sabia.

Adriano Guarnieri, Franco Quiroga, Ale Merlo y Pato Boulin. Detrás, el atardecer lujanino.

Presentación en sociedad. Con un glamoroso cóctel en la bodega Pulenta Estate se dio a conocer oficialmente el equipo. De la mano de un delicioso catering, preparado especialmente por El Palenque, todos los invitados saborearon delicias criollas: empanadas y asado.

Por supuesto, los manjares nativos fueron perfectamente maridados por los vinos de Pulenta Estate. ¿La vedette de la noche? El nuevo La Flor Blend 2009, compuesto por Malbec (45%), Cabernet Sauvignon (45%) y Merlot (15%).

Movilizados. Cuando llegó el momento de transmitir las sensaciones y expectativas que cada uno llevaba en su interior, los protagonistas de la reunión se vieron visiblemente emocionados: el denominador común que todos comunicaron fue que los cinco soñaron toda su vida con esto que ahora concretaban y, que más allá del lugar que finalmente les deparara el destino en la carrera, ya estaba cumplido el anhelo de participar.

Acto seguido, se sumaron a los discursos los padres de Edu Pulenta y Dani Merlo –Eduardo Pulenta y "Caco" Merlo-, quienes hablaron del enorme sacrificio y entrega que cada uno de los competidores estaba demostrando. “Estamos profundamente orgullosos, tanto de nuestros hijos como de sus amigos”, dijeron.

Sebastián Halpern y Martha Reale, en plena charla.

La perlita de la velada. Los futuros competidores fueron, en principio, excelentes anfitriones: recibieron a todos los presentes, conversaron animadamente con todos… pero en un determinado momento, desaparecieron de golpe.

Cuando todos comenzaron a preguntarse por el paradero de “La Legión de Mendoza”, de golpe entraron vestidos con la ropa de competencia y acelerando a rabiar sus vehículos –cuatro motos y un cuatriciclo, todos Yamaha- entre las viñas de la bodega.

Luego de pasar rodeando a los invitados y entre aplausos, vivas y exclamaciones de aliento de todos, los pilotos se detuvieron y permitieron que quien quisiera pudiera conocer de cerca los vehículos y tomarse fotos.

En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho