México: la ciudad de Guadalupe, sin policía tras el secuestro de su última agente

El pasado jueves, un comando de una decena de hombres asaltó la casa de Irma Erika Gandara, incendiando la vivienda y dos vehículos aparcados frente a la vivienda. Soltera y sin hijos, la agente tenía la costumbre de patrullar, fusil automático en mano por las calles de Guadalupe.

Guadalupe (una ciudad de 9.000 habitantes cercana a Ciudad Juárez) ya no tiene ni un solo agente de policía. Un grupo armado secuestró a la última policía, una joven de 28 años, que era la única agente tras la dimisión y asesinato de sus colegas en esta región fronteriza, donde los carteles de la droga libran una encarnizada batalla.

El pasado jueves, un comando de una decena de hombres asaltó la casa de Irma Erika Gandara, incendiando la vivienda y dos vehículos aparcados frente a la vivienda, antes de huir con la joven, según informó este lunes el ministerio público, que citaba a testigos.

Soltera y sin hijos, la agente tenía la costumbre de patrullar, fusil automático en mano por las calles de Guadalupe.

Gandara había comenzado en la policía como radio operadora a mediados de 2009. El pasado junio, se quedó como única agente después de que siete de sus colegas dimitiesen tras el asesinato de uno de sus jefes. "Aquí, nadie quiere entrar en la policía, y además no hay presupuesto", declaró a AFP en octubre.

"Yo soy policía. No estoy aquí para hacer [una tarea] social o humanitario. Yo soy el único policía del pueblo, la autoridad", había dicho para marcar las distancias con Marisol Valles, una estudiante de 20 años convertida el pasado octubre en jefe de la policía municipal del vecino pueblo de Praxedis Guadalupe Guerrero, a la cabeza de una veintena de agentes. Falta de medios, esta última agente renunció de inmediato a enfrentarse a los cárteles de la droga y anunció que se concentraría en lo social.

En el corazón de la guerra del narco

El valle de Juárez es el escenario de una guerra encarnizada entre los cárteles de Sinaloa y de Juárez por el control del mercado local de la droga y el tráfico de marihuana y cocaína a EEUU. Los tiroteos, incendios criminales de casas y coches e incluso los secuestros se han convertido en algo prácticamente diario. El domingo, un vendedor de zapatos fue asesinado en su comercio en Guadalupe.

Esta localidad de 9.000 habitantes, situada a cinco kilómetros de la frontera con el estado estadounidense de Texas y a 60 km de Ciudad Juárez, se encuentra en el corazón de una de las regiones más violentas de México, donde más de 3.100 personas fueron asesinadas este año.

En todo el país, más de 30.000 personas fueron asesinadas en ajustes de cuentas entre cárteles o enfrentamientos con las fuerzas del orden tras la llegada al poder el presidente Felipe Calderón, a finales de 2006.

Durante este periodo, el Consejo ciudadano de seguridad pública, una organización civil mexicana, ha contabilizado además 5.300 secuestros.

"El número de secuestros en México ha aumentado un 317% en los cinco últimos años", declaró en las últimas semanas el presidente de la Comisión de seguridad pública en la Cámara federal de diputados, Jose Luis Obando.

En miles de localidades mexicanas, los policías municipales -poco numerosos, escasamente armados y mal pagados- han terminado por ponerse al servicio del narco, según ha reconocido el gobierno, que se propone unificar las fuerzas en 32 entidades dependientes de los gobernadores de cada uno de los estados del país.

Fuente: El Mundo.

Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 19:45
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 19:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes