La nueva ortografía

El gran reto del español en el siglo XXI es consolidar su posición como lengua de comunicación universal. Para conseguirlo es fundamental garantizar la unidad en la diversidad de su amplio horizonte geográfico y cultural. Ese es precisamente el objetivo que la Real Academia Española cumple, con la colaboración de las veintiuna Academias de la Lengua Española de América y Filipinas. Fiel a su lema fundante –“LIMPIA, FIJA Y DA ESPLENDOR” –, a la RAE le preocupan tres grandes problemas:

  1. la correcta escritura,
  2. el buen uso del léxico y
  3. el dominio de las reglas gramaticales.

Su objetivo prioritario es, como dijimos arriba, velar por la unidad del idioma, a fin de que los permanentes cambios que se producen en la lengua española no quiebren la esencial unidad que debe mantenerse en todo el ámbito hispánico.

Este año, en ocasión del V Congreso Internacional de la Lengua Española, que debió llevarse a cabo en Valparaíso, allá por el mes de marzo y que fue frustrado por el terrible terremoto, los académicos se ocuparon de aquellos tres problemas. En primer lugar, conocimos la Nueva Gramática de la Lengua Española, en dos tomos que atienden, fundamentalmente, a los principales problemas de morfología y sintaxis del español. Queda en pie la promesa de completar la obra con otros temas que atiendan a lo fonológico y a lo semántico. Además, casi simultáneamente, se dio a conocer el Manual de la Nueva Gramática, versión abreviada de la primera obra, destinada a estudiantes y a público no especialista y en consonancia con una vieja política académica de hacer compendios de las obras extensas.

Además, para atender el buen uso del léxico, se anunció la aparición de la 23ª edición del Diccionario de la Lengua Española; como todo lector actualizado sabe, ya no solamente el usuario puede consultar en las bibliotecas la última edición impresa de esta obra lexicográfica, sino que puede acceder, en forma permanente, a la edición virtual, actualizada día tras día, en la página de la RAE. También, se anunció el Diccionario de americanismos, cuya aparición coincidió con la conmemoración del bicentenario de emancipación de varios países sudamericanos.

Pero, y he aquí lo que nos convoca, se anuncia una actualización ortográfica. En 2007, los académicos habían determinado que, respecto de la Ortografía de 1999, era necesaria una revisión, que no llegara a una reforma exhaustiva; además, establecieron que era preciso eliminar, dentro de lo razonable, la opcionalidad abierta por las denominadas “normas potestativas”. Así las cosas, la Comisión Interacadémica se reúne en Valparaíso y Santiago de Chile, entre febrero y marzo de 2010 y, luego, en San Millán de la Cogolla (España), en los primeros días de noviembre último. Como corolario de estas reuniones preliminares, el pasado 28 de noviembre, en el marco de la Feria Internacional del Libro, en Guadalajara, México, queda aprobado el texto básico de la Ortografía de la lengua española que, de modo semejante a lo que ya se hizo en el plano gramatical, se presentará en dos versiones: una de referencia, amplia y razonada; la otra, en versión más reducida, esencial y manejable.

La nueva Ortografía es un proyecto ambicioso, resultado de una larga experiencia y fruto de reflexiones sobre sus fundamentos teóricos. Estos son sus rasgos más novedosos: es una obra razonada, exhaustiva, coherente, simple, moderna y panhispánica.

 

El significado de estos caracteres y algunas de sus modificaciones serán motivo de la nota próxima.

 

 

¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:50
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes