Deportes

Despres: "El Dakar es una parte importante de mi vida"

El francés, tres veces ganador del rally más exigente del planeta, dijo que correr esta competencia le dio mucho placer y notoriedad.

Como cada fin de año desde hace ya una década, Cyril Despres pasará las fiestas lejos de los suyos y “aburrido en algún restaurant”, como dice y retrata apoyando las mejillas sobre sus puños y haciendo puchero. Claro que este año será diferente a los anteriores porque desde Buenos Aires la imagen de Gina, su hija nacida en agosto, se reiterará incansablemente en su cabeza y en su corazón.

Es lo ingrato de ser un deportista profesional. Y no hay opción. Sobre todo, si se carga con el peso y el privilegio de ser uno de los mejores motociclistas del mundo y el ganador del último Rally Dakar . Por eso y porque disfruta de lo que hace, el campeón no puede dar ventajas.

Por eso, no reniega de sus obligaciones este carismático y agradable francés, que no abandonará la gracia ni el humor durante toda la charla con Clarín, a pesar del trajín generado por un viaje relámpago a Argentina que lo trajo para ultimar detalles de la puesta a punto con vistas a su participación en el Dakar 2011 con el equipo Red Bull.

-¿Qué balance hacés del 2010? -Ha sido un año muy especial. Empezó muy bien con una victoria en el Dakar, siguiendo con muy buenas noticias porque fui padre en agosto. Y hace menos de dos meses hice la primera carrera con la moto KTM 450 que llevaré en el Dakar y gané en Marruecos, en una de las pocas salidas de Rally que hice este año.

-¿Qué significa el Dakar para vos? -Es una parte importante de mi vida. Son diez años, diez Dakar. En Africa y en Sudamérica me ha dado mucho placer a mí y a mi equipo, y notoriedad. Podés ganar el Tour de France sin ser el campeón mundial de ciclismo y vale más ganar un Tour de France. Y (Lance) Armstrong lo sabe bien. Entonces en motos es igual: es mejor ganar el Dakar que ser campeón mundial.

-¿Cuáles son las sensaciones para el Dakar que se viene? - Estoy concentrado en los últimos detalles. La ropa para cuando haga calor, los cascos, las protecciones, la comida. Muchas cosas que son primordiales para llegar en las mejores condiciones. No me fijo mucho en el Dakar mismo.

-¿Qué pensaste cuando el Dakar se mudó a Sudamérica? -Que vamos a comer carne y que voy a trabajar un poco mi español, que hace tres años no estaba muy bien (risas). No, no. Que vamos a descubrir un continente, que es una suerte poder hacerlo. Y que es una aventura hacerlo arriba de mi moto.

Aunque hable en español, lengua que domina a la perfección junto al italiano, este francés residente en Andorra, su lugar en el mundo, no pierde ni un dejo de expresividad. Y con esa gracia, grafica una de las tantas anécdotas que acumuló de su paso por el Dakar en Argentina. “Hace dos años tuve un problema con un neumático y pinché una cámara de aire. Había gente que estaba hace uno o dos días en el desierto esperando que pase la primera moto. Imaginate que están aguardando que el primer piloto pase a fondo y yo, que estaba primero, freno y me paro diez minutos para repararla. Ahí viví la energía de esta gente, los felices que eran ayudándome. Me hubieran desmontado la moto entera si se los hubiera pedido. Me ofrecían agua, comida, me preguntaban qué necesitaba, qué quería. Y en el medio del desierto, lejos de todo. Son momentos que siempre recordás”.

-A los 36 años, ¿creés que ya alcanzaste el punto máximo de madurez como piloto? -Cada día hay que aprender. No sobre rally, sobre la vida. Hace cautro meses que tengo una beba y cada día es diferente. Volvés a empezar algo nuevo. Aburrirme puedo aburrirme muy rápido. Entonces hay que moverse, cambiar. Hacer cosas nuevas cada día.

FUENTE: CLARIN.COM
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|10:14
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|10:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic