Deportes

San Lorenzo y una crónica de una temporada nefasta

El Ciclón vivió un 2010 a puro desencanto. Con Simeone estuvo lejos de la pelea grande, y el regreso de Ramón no arrojó los resultados esperados. Con apenas 44 puntos en todo el 2010, la apuesta es resurgir con el cambio dirigencial.

"Quien mal anda, mal acaba" puede ser el título para resumir el año que se va para San Lorenzo. Es que el Ciclón, con infinitos problemas económicos y de conducción, deja atrás dos campeonatos para el olvido, en los que estuvo mucho más cerca del fondo de la tabla, que de los puestos de vanguardia: 44 puntos fue la magra cosecha entre el Clausura y Apertura.

Ya desde comienzos de año, la mano venía torcida con Diego Simeone, quien debió haber dejado el cargo a fines de 2009 tras caerse a pedazos en la Sudamericana y el Apertura. El Cholo, con casi nulo crédito con la gente y escasa confianza de sus dirigidos, hizo sapo en el nuevo torneo y decidió dar un paso al costado tras caer contra Gimnasia de La Plata en la fecha 12. Ante la renuncia, los dirigentes confiaron en Sebastián Méndez, un ídolo del club, aunque sin experiencia como para agarrar ese fierro caliente. El Gallego puso la cara, pero el equipo tuvo más malas que buenas.

Antes del cierre de ese torneo, se hizo oficial el acuerdo con Ramón Díaz. El último técnico campeón con el Ciclón se encontró con un panorama muy distinto al que tuvo durante 2007 y 2008... Y los refuerzos fueron terrenales y consensuados entre el flamante DT, el presidente Rafael Savino y el tesorero Claudio Di Meglio. Llegaron siete jugadores y ninguno fue más que los que ya estaban, algunos hasta tuvieron rendimientos que rozaron el ridículo. Los nuevos fueron: Damián Albil (suplente en Estudiantes), José San Román (suplente en Tigre), Diego Placente (ni concentrado en Francia), Diego Herner (borrado en 2009 de Huracán), Guillermo Pereyra (de la Segunda de España), Leonardo Fabio López Méndez (para los desentendidos "el nuevo Serna") y Sebastián Balsas (rechazado por Nacional de Montevideo).

Con ellos y los que estaban -menos Romeo que fue injustamente echado del club por Ramón-, el Falcon Familiar rindió más de lo que se esperaba en el primer tramo del campeonato. Hubo triunfos en cancha de Racing y en Boca, pero luego se desnudó la triste realidad de este plantel (tres jugadores de primera línea, varios del montón y otros tantos que son todavía menos que ellos). La caída fue estrepitosa y con seis derrotas seguidas en condición de visitante, se batió un record negativo en la historia del club.

Las elecciones de diciembre fueron un bálsamo. La gente dictaminó por escándalo la salida del oficialismo, que dejó al club con una deuda que supera los cien millones de pesos. Carlos Abdo, el nuevo mandamás azulgrana, hará el intento de levantar al Ciclón.

Fuente: TyC Sports
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|21:17
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|21:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016