Deportes

Comparada: "Sabemos cómo resolver el problema financiero"

Tras la conquista de la Copa Sudamericana, el presidente de Independiente, se concentró en los objetivos que le quedan en el último año de mandato.

La Copa Sudamericana reposicionó a Independiente, pero Julio Comparada sabe que el club no consiguió un estado ideal con el título. El presidente marca la conquista como un trampolín, acaso como otro punto de partida de una presidencia que ya lleva casi cinco años, pero sabe que quedan cosas importantes por delante. Así, consciente de las luces que se encienden en el tablero de mando, organiza la tarea del año de gestión que le queda, con la tranquilidad de un éxito deportivo que parecía impensado hace tres meses. Reconoce que la prioridad será estabilizar las finanzas. El último balance arrojó un pasivo de 144.000.000 de pesos y hacia allí se encaminarán los próximos esfuerzos.

-¿En qué momento de tu gestión te llegó el título? 

-En uno bueno. Volvimos a nuestro estadio, si bien no está terminado, y nos hicimos muy fuertes como locales. Apostamos en julio por las divisiones inferiores y comenzamos un torneo local complicado, pero por suerte se dio la manera que habíamos pensado: con mayoría de jugadores propios y mayoría de jugadores de las inferiores. Pensar en eso antes era un utopía. Llega en un momento importantísimo y justo.

-¿El título lo considerás parte del proyecto o fue circunstancial? 

-A ver? siempre tiene que haber circunstancias. Por ejemplo, Estudiantes tuvo pasajes de buen fútbol, pero hubo algunos partidos que no mereció esos resultados, por ejemplo contra nosotros. Siempre se necesita un factor que te lleve. Esto es parte de un proceso y lo tomo como un primer escalón. Se hizo un trabajo importante, aunque hay mucho por hacer.

-¿Estabas decepcionado hasta la Copa Sudamericana? 

-Se viven momentos de términos categóricos, dramáticos y exitistas. Después de la fecha con Vélez se puso a Independiente en una situación injusta. Era la primera del campeonato y, tras la segunda, con Argentinos, se daba la sensación de que jugábamos por el descenso. Una locura. Son las cosas con las que uno aprende a convivir.

-¿No eras exitista fuera del club? 

-Entiendo a los hinchas porque soy temporalmene dirigente. También soy hincha y el exitismo se acrecienta día tras día. Pero me siento apoyado por la gente. Sería injusto si dijera otra cosa.

-Pero la gente fue dura con vos? 

-Uno toma decisiones no pensando políticamente, si no las que cree convenientes para el momento del club. No se piensa en si va a ser aplaudida o reprobada. Muchas veces desde el fútbol dos más dos no siempre es cuatro. Se puede tener toda la razón del mundo, pero también hay que ganar partidos. Por eso los comprendo. No comparto algunas posturas, pero los comprendo. Independiente tiene la obligación de ser protagonista. Y los dos campeonatos de Gallego se pelearon hasta el final. En éste empezamos con el pie izquierdo, pero pusimos todas las fichas en la Copa.

-¿En qué cambió tu vida? 

-Tenía el sueño de ver a Independiente de una manera. Y, si Dios quiere, voy a cumplir mi mandato con los objetivos realizados. Nos propusimos un trabajo fuerte. No creo que haya habido una comisión directiva que tuviera que hacer tantas cosas como la nuestra. Hay aciertos y errores. Cuando se toman pocas decisiones, es más difícil equivocarse. Cometimos muchos errores, pero estoy ilusionado. Las bases están muy bien. Los predios están aggiornados , estamos terminando un estadio a nuevo, colegio nuevo, inferiores competitivas y la mayoría de los jugadores son propios.

-¿Te preocupan los números? 

-Lógico. Estamos trabajando para acomodar las cosas. Estoy convencido de que vamos a acomodarlas porque tenemos potencial. Parecen números enormes, pero lo que genera Independiente es enorme. Lo importante es que sabemos cómo resolver el problema financiero y estamos trabajando en él. Aspiro a terminar mi mandato con las cuentas en orden.

-¿Cómo se llegó a esta situación? 

-El fútbol argentino es deficitario para todos. Nos dedicamos a construir un estadio con recursos propios en medio de una situación de estabilidad del dólar y los precios de las obras aumentaron un 200 por ciento. Eso nos hizo un desfase en el presupuesto original muy grande, en medio de una crisis financiera internacional. No todos los ingresos fueron en efectivo. Muchas de las ventas las pagaron con documentos con fechas posdatadas. Ese desfase financiero nos perjudicó la obra. Siento que no se toma dimensión de lo que se hizo. Hoy, desde lo lógico, es imposible que un club haga lo que hicimos nosotros.

-¿No fue una locura hacerlo? 

-Era necesario. No teníamos otra alternativa. Agarramos un club en ruinas. Los argentinos tenemos memoria frágil. Hace cinco años, el personal cortaba Mitre porque no se pagaban los sueldos, los predios estaban destrozados. Apuntamos a todo y tal vez fue un error. Tal vez tendríamos que haber hecho menos cosas y más tranquilos. Hubiera disfrutado más de lo que disfruté. Fue mucho estrés. Pero las bases están sólidas.

-¿Pusiste plata tuya? 

-Sí, muchas veces.

-¿Cuánta? 

-No, no importa? Muchas veces. Los jugadores lo saben y por eso me respetan. Los empleados me respetan porque siempre cumplí. A veces con atrasos o dificultades. Nunca dejamos de honrar los compromisos.

-¿La recuperaste? 

-[Silencio]? Son cosas difíciles. Uno hace esto con cariño y pasión. Tenía un sueño y lo estoy llevando adelante. La situación del club es otra, pese a las dificultades financieras a corto plazo. Es otro nivel de facturación, de movilidad.

Lee la nota completa en Canchallena.com

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|14:49
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|14:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016