Deportes

Según el diario La Nación, Godoy Cruz es el otro campeón

El diario capitalino explica las razones por las que Godoy Cruz, con una política lógica y ajustada a los tiempos que corren, también resultó ganador en 2010.

Terminado el torneo Clausura y coronado Estudiantes como campeón, llegaron los tiempos de balances. De lo bueno y lo malo. De los números fríos y de resultados determinantes. De la figura, la revelación, la decepción y todo lo que uno pueda imaginar. Pero si de hacer las cosas bien se trata, más allá de los ya conocidos casos de Estudiantes y Vélez, quien se lleva todos los premios es Godoy Cruz de Mendoza.

Dentro de los datos que explican las razones de este presente tombino, hay uno que es lapidario: 31 de los 37 jugadores que componen el plantel profesional son propiedad del club y un caso que pinta de cuerpo entero es que, salvo raras excepciones, jugador que gusta, jugador que se compra, como fue lo de David Ramirez. Ahora, con el Apertura que hizo, todos lo quieren. Van a tener que poner mucha, pero mucha plata quienes pretendan tenerlo. El club está al día y recién ahora, lo deportivo tendrá prioridad sobre lo económico, teniendo como premisa que los números deben estar balanceados.

Desde la llegada de José Pepe Manzur, primero como gerenciador y hoy como vicepresidente, trabajando codo a codo con Mario Contreras, el titular de la institución mendocina, se jugó todo a ganar el "campeonato económico". Lo logró y, desde entonces, todo el esfuerzo se destinó a lograr objetivos. "Nos gusta actuar en el fútbol como en nuestros negocios y en nuestra vida privada. La única forma de crecer es con superávit, y nosotros queremos proyectar a Godoy Cruz en el mundo", decía a principios de año cuando en las arcas de la tesorería había 650.000 pesos a favor.

Una campaña formidable, bajo la batuta de Omar Asad, desembocó en la clasificación para la próxima Copa Libertadores y en el alejamiento definitivo de la zona de Promoción. Estos logros, lejos de embalar a la dirigencia, hizo poner paños fríos a cualquier intento de desfasajes a lo que se tenía previsto. Es el caso del Turco. Quizás con razón, pidió para su renovación un 70 por ciento más de lo que percibía. La respuesta no tardó en llegarle: "De ninguna manera podemos pagar esa cifra. Seguimos hablando, Omar", le contestaron desde la dirigencia. Asad dijo no y ahí nomás hicieron viajar desde Montevideo a Buenos Aires a Jorge Da Silva. Se reunió con Manzur y todo quedó sellado en menos de 10 horas. "Es una inmensa alegría dirigir a Godoy Cruz", dijo el Polilla ni bien cerró el acuerdo en Capital Federal.

Gracias al Turco Asad y a la dirigencia, el entrenador uruguayo se encontró con un club previsible, donde hacen lo que deben hacer para alcanzar metas. Por decantación, es lógico que al Tomba le vaya cómo le va. Lógica pura, que le dicen.

Fuente: canchallena.com
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (1)
6 de Diciembre de 2016|17:04
2
ERROR
6 de Diciembre de 2016|17:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y YO CADA DIA MAS ORGULLOSO DE SER TOMBINO
    1
En Imágenes