Deportes

El rugby argentino amenazado por otro conflicto

Luego de la elección de autoridades en la URBA, en Buenos Aires no aceptarán jugadores profesionales y unos 20 corren riesgo de quedar sin club. Otra batalla entre la UAR y la URBA.

Rayaba la medianoche del lunes cuando a Luis Castillo le vibró el teléfono celular y le avisaron que en las elecciones de la URBA había ganado la lista opositora de Carlos Campagnoli. El mensajero fue Federico Medina, un dirigente de Regatas que es parte de la frágil minoría que tiene Buenos Aires en la comisión directiva de la UAR.

"Leí algunas declaraciones en La Nacion que hizo Campagnoli. En sus palabras hay mucho para decodificar. No fue una victoria amplia, con respaldo unánime. Fue apenas por seis votos, lo que quiere decir que hay una buena parte de los clubes que no está de acuerdo con su visión. Lo importante es que la UAR está firme y sólida, unida, y no torcerá su rumbo", dijo el presidente de la UAR en diálogo con canchallena.com tras conocer el nombre del sucesor de Néstor Galán en la URBA.

El contrapunto más fuerte que vuelve a poner distancia entre Buenos Aires y la UAR es el camino a seguir con los jugadores que se desempeñan en clubes de la URBA y que además integran el Plan de Alto Rendimiento nacional (Pladar). "Buenos Aires no debe tener jugadores profesionales. No puede convivir el profesionalismo con el amateurismo. Hay que separar las aguas. Nuestro estatuto no permite que esto suceda", entonó Campagnoli, el flamante hombre fuerte de la URBA, abogado y ex presidente de Curupaytí.

Las palabras de Campagnoli vuelven a encender un caluroso debate: ¿dónde jugarán en 2011 los rugbiers de la URBA que integran el Pladar? Respondió la voz de la UAR encarnada en Castillo: "Lo deberá resolver Buenos Aires en una asamblea. Lo prioritario es lograr la unidad y el consenso. Ahora más que nunca no debe equivocarse. Esto puede complicar internamente a la URBA peor de lo que está".

Cacho Castillo reconoció que en el mundillo ovalado tomó fuerza una temible versión que corrió como reguero de pólvora: la creación de una liga abierta en la URBA con los clubes que acepten a los jugadores del Pladar en sus equipos. Lomas y los clubes platenses serían algunos de los que promueven esta revolucionaria iniciativa. "Ojalá que no suceda. Sería una locura, pero nada es descartable. Los rumores están y las versiones están latentes", asumió el presidente de la UAR.

Campagnoli debería convocar a una asamblea de dirigentes de la URBA para definir el futuro de los jugadores del Pladar. En caso de que así sea, sería una película repetida de lo que pasó en abril de este año, cuando los clubes autorizaron "excepcionalmente" la participación de los rugbiers hasta el 31 de diciembre de 2010.

De no encontrar una solución, unos 20 jugadores de la URBA afectados al Pladar Senior no podrán actuar en sus clubes la próxima temporada.

Otro frente de tormenta: la TV 

La lista de Campagnoli propone negociar un nuevo contrato con ESPN o con otra cadena por la televisación del torneo de la URBA. El actual vínculo caduca en diciembre de 2011. La nueva conducción pretende que se tenga en cuenta en la programación y en los contratos a los equipos de los Grupos II, III y IV.

En realidad, el contrato vigente con ESPN, ya contempla una cláusula con los equipos de las divisiones del ascenso, que prevé un resume semanal de uno a cuatro partidos de los Grupos II, III y IV. Además, en estas categorías, los derechos televisivos no son exclusivos como sí lo son en el Top 14.

Anualmente, la URBA recibe en concepto de televisación 4.110.000 millones de pesos, según se detalla en el último balance.

Fuente: www.canchallena.com

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:36
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes