Deportes

Wolkowyski quiere volver a jugar en la selección

El pivot de 37 años no descarta su vuelta al equipo nacional; además, se arrepiente de las duras declaraciones que hizo hace dos años sobre Sergio Hernández: "No lo tendría que haber hecho público", dijo.

En el año 1993 ensayaba sus primeros pasos en la selección. El Colo había debutado ese mismo año en la Liga Nacional, y desde entonces construyó una vida dedicada exclusivamente al básquetbol que cosechó éxitos inolvidables y abrió mercados prácticamente impenetrables para los jugadores argentinos (compitió en Estados Unidos, Rusia, España, Italia, Grecia, Polonia, Puerto Rico, Uruguay, Argentina). El chaqueño Ruben Wolkowyski luce parsimonioso a sus 37 años mientras se acomoda, en un espacio resguardado del sol y del calor formoseño, cerca de la pileta del hotel donde se hospeda con su equipo, Libertad, de Sunchales. Ciertamente, es una figura que contrasta con sus gigantes manos, sus 2, 07 metros y sus más de 120 kilos.

Lejos quedaron esas duras declaraciones sobre el ex entrenador Sergio Hernández que lo dejó fuera la lista de la lista de Pekín 2008. El chaqueño lo había acusado de "querer tener más poder que Magnano" y argumentó que lo excluyó por no haber asistido al Preolímpico y por no tener como agente a Villanueva, el mismo que el DT. La parsimonia vuelve al pivot, quien se arrepiente de aquellos dichos: "No lo tendría que haber hecho público y tendría que haberlo hablado directamente con Sergio. Por ahí por haberme sentido mal por no ir a la selección, hizo que dijera eso. Después tuve una reunión con él y lo hablamos".

El gigante de Casteli cree que la Liga Nacional cambió poco desde la temporada 1999/2000 que no competía en la Argentina), y que todavía hay puntos por mejorar: "Como número uno, yo creo que se puede mejorar los estadios. Hay algunos que están iguales y en 15 años se pudo haber mejorado muchísimo. El estadio de Formosa [Cincuentenario] es increíble. Pero no sólo para nosotros sino también para el público. Eso hará que se aboquen más a la cancha".

-Hace poco se cumplió 10 años del primer doble de un argentino en la NBA, que fue el tuyo, ¿recordabas la fecha? 

Vos sabés que no tenía bien presente la fecha. Tengo todos los recortes del diario. Mi señora es de armarlo año a año de todos los lugares donde estuve. Seguro que lo debe tener en mi casa. Para mí y para mi carrera fue muy grato ese día porque era debutar en la temporada de la NBA, cosa que en mi vida lo había pensado.

-Ahora que está Lamas como DT, ¿pensás en volver al seleccionado o ya es un ciclo terminado para vos? 

Para mí es una liga larga porque no estaba acostumbrado a jugar nueve meses. Hay que ver cómo llego físicamente al final de la temporada. Yo no sé si mi físico lo va a permitir. Toda la vida voy a querer vestir la camiseta de la selección. No sé si mi ciclo terminó o podré jugar un año o dos más. Hoy por hoy no pienso en la selección, pienso en Libertad. Si Julio piensa que tengo que estar, me llamará y hablaremos. Y él me dirá lo que necesita, y si no me necesita está todo bien.

-Con la baja de Fabricio Oberto, más allá de Juan Gutiérrez, y de lo que decida Román González, se abrió un hueco en el puesto de pivot, ¿vos harías un esfuerzo por estar

Sí, yo haría un esfuerzo. El cansancio lo podés vencer entrenando. Pero si estoy con dolores o cosas que me impiden entrenar como para estar en la selección y hacer un torneo [el próximo gran desafío es el Preolímpico de Mar del Plata en 2011], hablaré con Julio y le explicaré la situación. Pero si estoy bien, claro que sería un orgullo poder volver a la selección.

-Se te ve bien físicamente en la cancha, ¿sos muy autoexigente? 

Trato de estar siempre bien físicamente. Más allá de que uno tiene que entrenar con la pelota. La parte física creo que es lo más importante para jugar bien y mantenerse durante muchos años jugando. Toda mi vida me cuidé. Gracias a Dios no tuve lesiones grandes y eso es lo que hizo que mi carrera se extendiera un poco más. Con 37 años tenés que exigirte un poco más para estar al nivel de los chicos.

-¿Sentís que te acercás a los últimos pasos de tu carrera? 

No lo pienso. Eso se va a dar. Cada vez que termino la temporada hago evaluaciones si estoy para seguir o no. Y más allá de lo físico también pasa por lo mental. Lo que pasa es que uno tiene familia, y tengo que pensar en eso. Hoy voy a terminar la temporada porque estoy bien, y tengo ganas de jugar y viajar. Más allá de que por ahí hay momentos que vos decís, ¿y este viaje para qué? A nosotros nos mandaron a jugar el Sudamericano a Cúcuta, y el viaje, la organización, y el hotel fueron un desastre. Perdimos un jugador por lesión por culpa de la cancha. Esas son cosas que siendo joven dejás pasar pero ya cuando sos grande y en el 2010. Alguien no está haciendo bien las cosas. Hay que mejorar el cuidado con los jugadores de la Liga Nacional cuando vamos a jugar la Sudamericana que por ahí te mandan a jugar a un lugar sin saber a dónde vamos.

-¿Te ponés algún límite? 

Jamás le puse límite. Porque por ahí digo voy a jugar tres años y después termino la temporada y no quiero jugar más. Esto es año año.

-¿Qué balance hacés a esta altura de tu carrera? 

Yo estoy totalmente agradecido al básquetbol. A mí me dio las mejores alegrías, la familia, amigos, me hizo conocer el mundo, me hizo estar bien económicamente. No me puedo quejar de nada. Sólo tengo agradecimientos al básquetbol y a la selección. Que encima me gusta hacerlo. Quizás otros tienen un trabajo que no les gusta, y el mío es un trabajo que disfruté y me dio mucha satisfacción.

Fuente: canchallena.com.ar
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:47
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic