Deportes

Se entregaron los premios Clarín y Aymar fue la gran ganadora

Se entregaron los Premios Revelación y Consagración Clarín, en el Palacio Alsina de Buenos Aires. Luciana Aymar recibió el oro en Consagración y Mauro Giallombardo en Revelación. Diego Maradona fue el invitado de lujo y recibió una mención especial.

Quién si no ella podía ser la Consagración Clarín de Oro 2010. Figura y capitana de Las Leonas campeonas del mundo en Rosario y elegida por séptima vez como la mejor jugadora de hockey sobre césped del mundo, un hecho inédito para su deporte, Luciana Aymar arrasó en la mágica noche que reunió en el Palacio Alsina innumerables figuras del deporte de todos los tiempos. Además de naturalmente llevarse la estatuilla por ser la destacada del año en su deporte, la rosarina se hizo dueña del premio de la gente, una distinción que entregaba el público en general a través del voto popular, y de una mención especial junto a sus compañeras por los diez años de logros de Las Leonas (estuvieron Magui Aicega, Cecilia Rognoni, Gabriel Minadeo y Sergio Vigil, entre otros).


No fue Lucha, al cabo, la única que se bañó en oro en la gran fiesta. Porque Mauro Giallombardo, campeón del TC Pista con Ford, se quedó con el Premio a la Revelación Clarín de Oro, en una disputa en la que se impuso a las otras 34 Revelaciones del año.

Los primeros consagrados que se llevaron la estatuilla fueron Agustín Canapino, el campeón del TC más joven de la historia, en Automovilismo; y Pilar Geijo, campeona en aguas abiertas, en natación. También fueron entregadas las primeras plaquetas a las revelaciones. Y Ubaldo Matildo Fillol también tuvo su momento cuando subió al escenario para recibir de manos de Amadeo Carrizo un reconocimiento a su trayectoria.

En tanto, Facundo Pieres, campeón del Argentino Abierto de Palermo con La Ellerstina, recibió su premio en Polo. Después Luis Scola, en una comunicación telefónica, agradeció su reconocimiento como premio consagración en básquetbol. Después Jennifer Dahlgren, en atletismo, también obtuvo su premio consagración.

Con Claudio Borghi, Luis Segura y todos los futbolistas del plantel que se quedó con el título en el Clausura 2010, Argentinos Juniors fue reconocido por el campeonato obtenido tras 25 años. La entrega tuvo como postre un abrazo eterno entre Maradona y Borghi, dos cracks surgidos del inagotable semillero del Bicho.

La noche continuó con las consagraciones del golfista Fabián Gómez, quien recibió el premio de manos de goleador de River Mariano Pavone, y del jugador de voleibol Facundo Conte, que por no poder estar presente por encontrarse en Italia fue su padre, Hugo Conte, quien recibió en su nombre.

Hubo también tiempo y espacio para un homenaje especial. Clarín distinguió a distintos portadores de la "10" de todos los tiempos. Con Maradona a la cabeza -que le entregó el premio a Aymar-, subieron además al escenario para recibir el afecto y el reconocimiento de todo el Palacio Norberto Alonso, Ricardo Bochini, Daniel Valencia, Rubén Capria, Héctor Veira, Roberto Gasparini, Eduardo Flores, Daniel Onega, Osvaldo Potente y Daniel Willington.

Siguiendo con el fútbol, Patricio Rodríguez se hizo presente para recibir el premio en representación de Independiente, flamante campeón de la Copa Sudamericana, que logró el ansiado título internacional tras 15 años de sequías en el exterior.

No la tenía fácil ella en su terna, pero su buen año le permitió a Gisela Dulko imponerse a David Nalbandian y Juan Ignacio Chela como Consagración en tenis. Es que la tigrense, en compañía de la italiana Flavia Pennetta, culminó el año como número 1 del mundo en el ranking de dobles a fuerza de títulos, emulando así quien le entregó el trofeo, Paola Suárez, tantas veces laureada en esa modalidad junto a la española Virginia Ruano Pascual.

Antes del gran cierre que coronó a Aymar, se dieron una sorpresa y una lógica. Lo primero llegó de la mano de Benjamín Madero, a quien el Gran Jurado de Honor eligió como la Consagración en rugby por sobre Juan Martín Hernández y Martín Rodríguez Gurruchaga. Lo esperable, por otro lado, llegó en la premiación del futbolista extranjero del año, que recayó en Lionel Messi, as de espadas del Barcelona que encandila al mundo con su juego.

Luego sí, llegarían las premiaciones doradas que dieron cierre a una noche espectacular, cálida, colmada de estrellas. No en el cielo. Sí dentro de un Palacio Alsina que se vistió de gala para reconocer a través de Clarín al mejor deporte del año.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|13:21
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|13:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes