El pensamiento de Kirchner, compilado en un libro

El pensamiento de Néstor Kirchner se manifiesta en sus palabras compiladas por la periodista Luz Laici quien, a partir de las ideas que guiaron el proyecto nacional y popular del ex presidente, selecciona en el libro "Quisiera que me recuerden" lo más significativo de sus discursos, entrevistas, declaraciones y reflexiones personales.

"La idea surgió desde el funeral de Kirchner, los días de duelo nacional en el que la gente y sobre todo los jóvenes se manifestaron sin que nadie pudiera imaginar la repercusión masiva y espontánea ante su muerte", dice Laici.

Esos días comenzó a circular un poema de Joaquín Enrique Areta -detenido desaparecido- que el ex Secretario General de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) leyó durante la Feria del Libro de la Plata en 2005.

"Quisiera que me recuerden/ sin llorar ni lamentarme/Quisiera que me recuerden/ por haber hecho caminos,/por haber marcado un rumbo,/ porque emocioné su alma,/ porque se sintieron queridos,/ protegidos y ayudados,/ porque interpreté sus ansias, porque canalicé su amor", dice la primera parte del poema.

A través de las redes sociales el poema se amplificó de manera exponencial y naturalmente salió la idea de hacer este libro "para la gente que conoció su propuesta y para aquellos que no tenían tan presente su figura", precisa la politóloga.

La editorial (Planeta) quería sacarlo lo más pronto posible, "y lo principal fue elegir los vectores principales de su gestión para estructurar el libro".

"Aparecen los posicionamientos que tuvo con respecto a los derechos humanos, su vinculación con los medios, reflexiones personales -siempre se definió como un hombre común en un lugar preponderante- además de mostrar su humor y sus pasiones, que tienen que ver con Racing, con (la presidenta) Cristina, con lo que lo movilizó para meterse en política", menciona la periodista.

Laici armó este volumen sobre "un sector político y otro económico, centrales para definir su proyecto nacional y popular; y el fortalecimiento de América Latina como lugar de posicionamiento de un país hacia al mundo".

"Me sorprendió la presencia de los jefes de Estado despidiéndolo aquí y que haya sido el primero en asumir el UNASUR: por primera vez alguien había generado una unión entre los presidentes de la región inaudita en comparación histórica con otros gobiernos", apunta Laici, editora de la revista Veintitres.

Después de la elección de los ejes, "hubo que revisar los audios, archivos como los de las Madres y Abuelas, los de Carta Abierta, entre otros, y ver las entrevistas dadas a lo largo del tiempo en que fue presidente, legislador o secretario de UNASUR".

Condensar el pensamiento de una figura como la suya "nunca es una tarea fácil pero ofrece satisfacciones como el encontrar en detalle las ideas que lo guiaron", reflexiona la compiladora.

"Como todo hombre común tuvo sus contradicciones -desliza-, pero al mismo tiempo intentó manejarlas dentro de un lugar de poder que siempre obliga a negociar, a reposicionarse, a definir aperturas".

Kirchner, sostiene Laici, "se animó a ampliar las fronteras de derechos para todos, de gozar de una Argentina mas inclusiva. Y planteó la democratización de sectores claves como los medios -sobre todo para nosotros- y fue consciente de que quedaba mucho para hacer".

"El convocó a los jóvenes a transgredir incluso el cambio que proponía y a decir: `Este es el piso y el nivel de conquista que todos compartimos, que queremos, pero todavía queda mucho más por hacer` y eso se vislumbra en sus discursos", observa.

"También dijo: `Yo hice el cambio, hice la recuperación, les dejo a Cristina que va a profundizar este modelo` y me parece que en esta convocatoria está reconociendo lo que falta".

"Se le cuestionó que se recostara en el peronismo más tradicional para afrontar las elecciones y en cierta medida esto puede tener lógicas electoralistas, negociaciones de poder que exceden al conocimiento de cada uno", explica.

Al mismo tiempo, agrega la politóloga, "el libro trasluce su planteo de transversalidad convocando a múltiples actores de la política".

Al consultarla sobre sus descubrimientos al compendiar sus palabras, la escritora sostuvo que "siempre le habló a los jóvenes, los invitó a participar de un camino que había abierto en el 2003".

Otro aspecto que recupera el libro es "la capacidad que tuvo de reconocer errores como representante del Estado y revalorizar el lugar de Madres y de Abuelas de Plaza de Mayo en un historia argentina que las había relegado tiempo atrás".

"Otorgó dignidad a derechos que tenían que ser para todos -resalta-, como el derecho al trabajo, el derecho a un salario digno y en ese sentido se ven sus convicciones".

"Su capacidad de tomar con humor determinadas cuestiones -pero no con ingenuidad-, y de ser desestructurado más allá de los protocolos que imponía la política", es otro aspecto que esboza la compilación.

Desde esa perspectiva, "el libro deja ver al hombre detrás del mito que empieza a nacer desde su muerte repentina. Y presenta sus ideas que ya forman parte de la historia más allá que uno coincida o no con él en términos ideológicos".
 
En Imágenes