Murió dos veces y engañó a Hitler

Durante la Segunda Guerra Mundial los nazis cayeron en un complot británico en el que les hicieron creer que un vagabundo muerto era un oficial que llevaba documentos secretos. La Operación Mincemeat.

El veneno para matar ratas no le ofrece a los desesperados una muerte fácil. Pero fue con eso que Glyndwr Michael, desempleado y sin techo en el invierno de 1943, decidió acabar con su vida.

Una noche de enero lo encontraron en un almacén abandonado en King’s Cross, Londres.

Según su certificado de defunción, falleció por "envenenamiento con fósforo. Tomó veneno de ratas, en un intento por matarse cuando sus facultades mentales estaban perturbadas".

No fue enterrado en la capital británica ni en su ciudad natal en el sur de Gales. Un juez registró que iba a ser "sacado de Inglaterra" para su entierro.

Pero Glyndwr Michael murió por segunda vez. Una muerte que ayudó a cambiar el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Leé la nota completa en BBC Mundo
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:08
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes