Deportes

Pilotos Dakar: acelerando alrededor de una mesa

Diez conductores mendocinos que competirán en el Dakar 2011 fueron reunidos por MDZ. Máquinas, rutas, mecánicos, empresarios, preparadores físicos, fierros, estrategias, curvas y contracurvas, de cara al 1 de enero del año que viene.

La mesa fue una aventura en sí misma, fragmentos de los Dakar que ya pasaron e ilusiones del que vendrá estuvieron presentes en ella.

Pilotos, mecánicos, empresarios, preparadores físicos y navegantes pasaron dos horas hablando de fierros, estrategias, curvas y sensaciones de la gran aventura que larga el 1 de enero de 2011, en el obelisco de Buenos Aires.

De los 15 mendocinos que competirán en el Dakar 2011, MDZ logró reunir a 10. Robertino Patti, Lucas Lambertucci, Daniel Merlo y Gonzalo Peñalva representaron a las motos y sólo se ausentó con aviso "Edu" Pulenta.

De los que corren en autos estuvieron presentes Edgardo Dris y su navegante Ronnie Graue, Alejandro Sargo y Gabriel Vitar ambos del Chiara Team, y  Orly Terranova de BMW. En cuatriciclos el único mendocino será Sebastián Halpern. Lucio Álvarez y Alejandro Yacopini no pudieron asistir por motivos personales, pero ambos agradecieron la invitación. 

También estuvieron presentes Federico Fader, preparador Físico, Franco Gil nutricionista, Alfredo y el Gato, mecánicos del Chiara Tean y Adrián Yacopini empresario del mismo equipo.

La cita fue en el 23 Gran Bar donde Julia González y todo el staff del lugar se encargaron de atender sin fisuras a los invitados de MDZ. El Dakar está cada vez más cerca, el acelerador a fondo y una charla que levantó polvareda en cada curva:

 

Halpern candidato y la ausencia de los Patronelli

 

El primer tema que se instaló fue la posible ausencia de Marcos Patronelli en la categoría quads a causa de un accidente que padeció hace unos días en la localidad bonaerense de General Alvear: “La verdad yo quiero que corran. Son los rivales a vencer y sería lindo ganar con ellos en la competencia” arrancó Halpern. La mesa comenzó a participar y Ronny Graue, que el año pasado corrió en cuatri, tiró: “Además si no están los Patronelli la carrera pierde condimentos y atractivos, sería mejor que estén” aseguró.

Peñalva y Graue escuchan atentos a Seba Halpern.
La charla fluía, como una carrera bien llevada, y la mesa escuchaba con atención: “El tema es que, si no corre uno, el otro tampoco. De a uno no van a correr, ese es uno de sus puntos fuertes, corren en equipo”, retomó Halpern.

“Este es el año de Halpern con o sin Patronelli, hace rato que lo vengo diciendo”, apoyó Gonzalo Peñalva desde una esquina de la reunión. “En todos lados a los que voy digo que nosotros tenemos al mejor en esa categoría, que me vienen con Patronelli, en Mendoza tenemos a Halpern”, soltó Orly Terranova, quien, con humor, completó: “Parezco tu encargado de prensa”, entre risas.

Finalmente y unos días después de la reunión se confirmó que Marcos y Alejandro Patronelli estarán en la competencia.

“Después del Dakar, ya no sos el mismo”

 

Los que alguna vez corrieron un Dakar contaron sus experiencias y los demás escucharon ansiosos. Algunos están a punto de repetir la gran aventura y otros están a 20 días de cumplir el sueño de sus vidas. “Correr un Dakar es algo maravilloso, no hay palabras para describirlo,  más allá de que nos apasiona el deporte esta aventura es impresionante”, tiró Graue, uno de los que repite en el Dakar 2011.

Graue volverá al Dakar, aunque este año en una Amarok
“Uno trabaja todo el año porque no quiere perderse esta posibilidad de correrlo ahora que se realiza en el país. Más adelante no se sabe dónde puede ser el recorrido y se puede hacer más complicado ir. Este es el momento y hay que a aprovecharlo” comentó Edgardo Dris, otro de los que cambió cuatriciclo por camioneta y correrá con una Amarok del Chiara Team.

Entre tanta reflexión de ediciones anteriores apareció Robertino Patti, quien miraba con ojos brillosos al resto de los pilotos. Todos lo conocen de chico, su papá Roberto, es un aventurero de ley y compañero de la mayoría de los presentes.

“Esto es lo que siempre quise hacer, de chiquito soñaba esto. En el 2009, no llegué con la plata y no pude correr. En el 2010 me pasó lo mismo y ahora con lo que ahorré para las ediciones anteriores, más lo que tenia guardado de varios años atrás, voy a poder hacerlo” comentó el más joven de los mendocinos que correrá el Dakar.

Gonzalo Peñalva se sintió identificado con el comentario de Patti y agregó lo suyo: “Esto lo quiero hacer de siempre, ponele, unos 35 años. Estos no habían nacido y yo seguía el Dakar”, soltó entre risas y completó: “Estoy ansioso. Quiero que empiece. Quiero correr ya: la verdad no me aguanto la ansiedad” puntualizó.

“Es una experiencia tremenda, la preparación es muy dura y necesitás mucho más que un buen auto” compartió Terranova, quien sumó una anécdota de su primer intento por correr el Dakar: “Llame para inscribirme. Me puse en contacto en septiembre y los franceses me dijeron: 'No nene, la carrera larga en enero. La inscripción cerró hace tres meses'. Ahí me di cuenta de que esto era algo distinto, con una organización tremenda. Nosotros tenemos que estar a la altura de las circunstancias”, cerró.

El clima era perfecto: todos escuchaban y compartían opiniones, mientras los mozos del 23 Gran Bar no dejaban de afirmar bandejas con comida sobre las mesas, que ya tenían vinos y gaseosas para acompañar.

Entre risas y gastadas, justamente con la dieta pre-competencia, Halpern tomó la posta nuevamente: “El Dakar no dura 16 días, en realidad, dura un año. El Dakar empieza en febrero de un año y termina el año siguiente. Vos todo el año lo estás corriendo. Es una competencia que te cambia la vida. Ninguno es el mismo, después que corre un Dakar”, finalizó, mientras todos los que alguna vez participaron en la aventura, asintieron con la mirada.    

 

El equipo mendocino es de San Juan

 

El Dakar es una empresa muy costosa, no solo por los vehículos con los que se corre, sino por el alto costo de la inscripción y el gasto que demanda la logística necesaria para afrontar la aventura.

“Es complicado el tema de los sponsors. Por suerte, nosotros encontramos al Chino Yacopini, quien nos da un apoyo tremendo. Eso para el piloto es muy importante” arrancó Alejandro Sargo.

“Por ejemplo, además de las camionetas para correr, tenemos un taller que consiguió el Chino para poder arreglar todo lo que haga falta y eso es muy importante” agregó Graue.

“Nosotros conseguimos también varios sponsors que nos dan la chance de mantener el equipo. Sin eso, sería casi imposible”, comentó Peñalva, la voz cantante y experimentada del equipo "La Legión Mendocina".

Un dato de color: el Gobierno de Mendoza no apoya a ninguno de los pilotos mendocinos. Y un dato más: hay que decir que "La Legión Mendocina" -cuatro motos y el quads de Halpern- es patrocinada por empresas de San Juan.

Uno de los tantos contrastes que tiene la política deportiva provincial, comparada con otras. De hecho, durante el Dakar, llamativamente, veremos a la denominada "Legión Mendocina", con camisas en las que se leerá "Provincia de San Juan". 

Vitar  y Yacopini, navegante y director del Chiara Team
“Para mí, es muy importante como mendocino poder armar este equipo y homologar una camioneta, en un equipo que no es oficial. Después de 16 años, nosotros pudimos hacerlo”, arrancó  Adrián "El Chino" Yacopini: “Estoy muy orgulloso de los muchachos que están en el equipo. Haremos todo para terminar lo más arriba posible” comentó el empresario.

“El Chino tiene cuatro hijos más ahora, pero estos les han salido más caros”, soltó Sargo, en complicidad con su navegante Gabriel Vitar.

Lo llamativo es que, desde que la competencia se trasladó al país, en 2009, el número de mendocinos se ha ido incrementando notablemente pese a la difícil tarea de atraer capitales públicos o privados que sirvan de sostén.

En 2009 Orly Terranova, quien ya había corrido en años anteriores, fue el único mendocino en el primer Dakar sudamericano. En 2010 el número se incremento a 10 hombres y 8 vehículos, en esta edición habrá 11 máquinas y 15 representantes. “Por supuesto, esto es un importante crecimiento” aseguró Terranova. Y completó: “También lo importante es la proyección en el tiempo. Es un crecimiento sostenido, además, en todas las categorias”.

Sargo volvió a entrar en escena, adelantándose en plena curva: “Lo que pasa es que esto siempre estuvo, el material humano está de siempre. Lo que pasa es que ahora logramos juntar la plata o conseguir sponsors, pero nosotros estamos de siempre”.

Rápido y furioso, Halpern copó la parada: “Lo que pasa es que acá tenemos el terreno ideal para practicar este deporte. ¿Querés dunas?: tenés. ¿Necesitás piedras?: también tenés. ¿Querés guadal?: tenés guadal. Yo no sé cómo entrenan los muchachos de Santa Fe o La Pampa. Acá,  tenemos todo”, comentó convencido. “Por eso, Mendoza es la provincia que mas mendocinos presenta”, tiró Yacopini su extraña frase y la mesa respondió con una carcajada masiva, tras el furcio del Chino.

 

¿Correr para ganar o corremos para ser parte?

 

“Yo quiero terminar lo más arriba posible. Si rompo la camioneta, la rompo. No quiero llegar dos días después que todos y conformarme con dar la vuelta. Quiero llegar lo mejor posible. Voy a ir rápido, porque no lo entiendo de otra manera” arrancó Sargo ante la mirada del resto.

Es que el Dakar tiene la particularidad de que cada piloto se traza un objetivo y planifica la carrera en base a esa meta particular que se ha planteado. Primero, compiten con ese objetivo y, después, con el resto.

“Yo corro para llegar” agregó Halpern, ante las risas de los demás, que parecieron no creerle. “De verdad voy día a día”, agregó el campeón argentino de cuatri con mirada pícara.

Patti sólo quiere terminar la aventura.
“Mi objetivo es dar la vuelta. Eso, para mí, es ganar” arremetió Patti. Y cerró el de San Martín: “Mi idea es completar la vuelta. Me preparé para eso y, además, realmente sé que con lo que tengo no puedo competir con los grandes monstruos que hay en las motos. No tengo para hacerle competencia, yo quiero llegar”, aseguró.

Daniel  Merlo y Lucas Lambertucci se sumaron a la mirada de Patti: “La meta es llegar. Intentaremos estar lo más arriba posible, pero nosotros no corremos para ganar, corremos para llegar” tiró Merlo.

Orly Terranova es el único mendocino en un equipo oficial y sus obligaciones son distintas al resto: “Ellos corren para ganar” acotó Halpern mientras las bandeja de postres se estancaba en la esquina del Chiara Team: “La idea es entrar entre los cinco primeros. El equipo invirtió mucho y tenemos que estar preparados para eso. La idea es llegar bien arriba” contó Terranova.

 

¿Paro para ayudar a un colega?

 

Las gastadas iban y venían. La mesa quedó chica y se armó la ronda en el patio. La lluvia se presentó y otra vez cada  uno ocupó su lugar en la mesa.

Orly Terranova, uno de los animadores de la velada
“Yo paso, pregunto si está todo bien y, si no hay sangre, paso de largo”, bromeo Sargo siempre en yunta con Vitar. Los demás respondieron con risas. “¿Yo me paro o no?” preguntó Graue ante la mirada de Terranova que comenzó a enumerar cuál de los pilotos frenaría a ayudar en caso de ver al costado de la ruta a otro mendocino: “Este no para, este sí, este sólo si el que está tirado es su amigo”, comentó con gracia mientras las carcajadas retumbaban en el lugar.

No hay dudas de que se ayudan hasta donde se puede. No sólo dentro de la ruta, sino también afuera.

Terranova aportó algunos datos técnicos al equipo de las Amarok. Le recordó casi en sorna a Halpern que este año llevara buenos auxilios y, entre todos, se pasaron información de combustibles, recorridos y datos necesarios para emprender la aventura.

Casi tres horas alcanzaron para entender un poco la pasión que estos pilotos sienten por el rally raid. La cara los delata, los ojos les brillan cuando hablan de sus fierros y de la competencia que esta a la vuelta de la esquina.

Las máquinas ya están listas, pero ellos siempre sienten que falta algo. Quedan pocos días, el trabajo previo llega al final y la hora de la verdad se avecina. Cuando eso ocurra, quince aventureros de nuestra tierra estarán surcando el sur del continente y miles estarán expectantes de su destino.

Así es el Dakar, cientos lo corren, pero varios millones lo disfrutan.

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|18:59
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|18:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes