Deportes

El gran grito del tenis de Serbia por su primera Davis

Impulsado por las sendas victorias de Djokovic y Troicki sobre Monfils y Llodrá, respectivamente, el combinado serbio se quedó con el título ante Francia ejerciendo como local en Belgrado.



El dobles le había dado una inyección anímica a Francia, en su visita a Serbia por la final de la Ensaladera de Plata. Pero la calidad y la juventud se juntaron en Belgrado para que los serbios pudiesen quedarse con su primera Copa Davis. Las contundentes victorias de Djokovic y Troicki dieron vuelta la serie para que festeje todo un país.


Quien empezó a torcer la historia fue el ganador del único punto serbio hasta el momento, demostrando porqué es el número tres del mundo, sólo por detrás de Rafael Nadal y Roger Federer. Novak Djokovic sacó a relucir toda su efectividad en el juego para quedarse con el partido más esperado de la serie, el que protagonizó junto a Gael Monfils. El resultado, contundente: 6-2, 6-2 y 6-4.


Desde el inicio, Djokovic se hizo fuerte. Consiguió su primer quiebre en el cuarto game y no paró hasta quedarse con el primer set, demostrándole a toda Francia que la serie no estaba para nada definida. Monfils, en tanto, intentaba meter saques ganadores cuando le tocaba estar en el servicio, mientras que cuando en esa condición estaba el serbio apenas podía limitarse a lograr una buena devolución.


Esa situación que se profundizó en el segundo, cuando el serbio se hizo aún más fuerte en el juego y en la cabeza. La cantidad de puntos ganados con el primer servicio se diferenciaron considerablemente en las estadísticas de ambos tenistas, mientras que desde el segundo servicio Monfils bajó de un 100% (3/3) a un 33% (3/9). Los errores no forzados también subieron: mientras en el primero había sido 7 del serbio contra 11 del francés, en el segundo, Djokovic se mantuvo en la misma cantidad, mientras que la primera raqueta francesa ascendió a quince. Lo que se mantuvo fue el resultado del segundo set: un idéntico 6-2.


El tercer set encontró a Djokovic más compenetrado que nunca en cerrar el partido, y a un Monfils casi sin chances de darlo vuelta, aunque el francés se dio el gusto de salvar tres quiebres en el segundo game y evitar así entregar su primer servicio del parcial. Esa alargada definición pareció distraer al local, que en el tercer game arrancó 0-15 por primera vez en el partido y terminó cayendo 30-40 para que el francés se quedara con su primer quiebre. Cuando se fueron a sentar, se lo vio a Djokovic con hielo en la pierna izquierda. Pero eso no pareció impedirle tomarse revancha en el siguiente con 40-15 y 2 iguales en el set. Un nuevo quiebre de Monfils (3-4) enojó a Djokovic. Pero nunca se dio por vencido y así recupero el servio, lo confirmó y no dejó que el francés vuelva a sumar, porque el tercero fue para él por 6-4, para quedarse con el cuarto punto de la serie y forzar a la definición en el quinto.


En el quinto esperaban, en un inicio, Tipsarevic y Simon pero ambos capitanes decidieron cambiar a sus singlistas. Serbia apuesta por Troicki, más joven que su compañero. Mientras que Francia elige a Llodra, uno de los artífices de la victoria en el dobles. Y es a los serbios a los que mejor les sale. Porque pese a su juventud, Troicki se creyó el personaje de héroe y no puso reparos para ganarle a un experimentado como Llodra.


Lo demostró desde el primer set. Imitando a Djokovic, se quedó con los dos primeros por un contundente 6-2, pese a que el segundo había empezado favorable a Llodra con un quiebre para el 2-0. Sin embargo, Troicki iba a recuperarse para catapultar las chances de su rival, ponerse 5-2 con un nuevo quiebre y sacar, de manera formidable para el 6-2.


Pidiendo el aliento de su gente y tan agrandado como si fuese el número tres del mundo, Troicki no tuvo dudas para ganarle a Llodra, pese al intento de recuperación del francés en el tercer set, cuando quebró y se puso a un game (3-4) del serbio. Pero Troicki no iba a dejar que le saquen la chance de llevar a su país hacia su primera Ensaladera de Plata, ganándole a un grande en Copa Davis como Francia. Y lo logró: fue 6-2, 6-2 y 6-3 para dar vuelta la historia y hacer festejar a todo una nación.
En Imágenes