Viñas y partituras: nuestra música a principios del siglo XX

El libro "La música en la petaca del misionero", editado por la EDIUNC, detalla las tradiciones musicales italianas en Rodeo del Medio hace cien años y repasa la vida cotidiana de la época, en la que inmigrantes y criollos intercambiaron recetas, vinos, amores, oraciones y melodías.

María Antonieta Sacchi de Ceriotto es una de las musicólogas más reconocidas de nuestro país. Sus trabajos sobre las producciones musicales de nuestra provincia concretan con creces la doble y esquiva ambición del académico: sumar investigación y amenidad, información y deleite, documentación y creatividad.

Este es el caso de su último trabajo, La música en la petaca del misionero. Un mundo sonoro en las viñas de Rodeo del Medio. 1905-1930, recientemente editado por la EDIUNC.

A través de la tarea de los salesianos en Maipú, la investigadora revela en detalle no sólo la presencia de las tradiciones musicales italianas en la zona a comienzos del siglo XX y sus diversas derivaciones, sino que también despliega un friso en el que va repasando aspectos de la vida cotidiana de la época, en la que inmigrantes y criollos intercambiaronn recetas, vinos, amores, oraciones y melodías.

Sobre la base de una sólida documentación, Sacchi de Ceriotto, releva la llegada de los seguidores de Don Bosco a Rodeo del Medio en 1905 y su proyecto evangelizador del cual uno de sus puntales fue la educación musical, la promoción del canto coral, la creación de bandas de música y el teatro. A todo ello, bajo la atenta mirada y la batuta del padre salesiano Aquiles Pedrolini, se sumó la edición de revistas de música.

Recordemos que en esta zona se habían plantado cepas mejoradas que fueron cultivadas por los contratistas y jornaleros italianos en su propio estilo de laboreo intensivo.

“La zona de pajonales y escasas viñas de Rodeo del Medio se convirtió así en una experiencia de fundación y organización de un pueblo alrededor de la obra inicial, un oratorio y una modesta capilla de los salesianos, con la incorporación (…) de una escuela de enseñanza primaria con especialización  en labores agrícolas”, escribe la investigadora.

La también autora de La profesión musical en el baúl, destaca el protagonismo del padre Pedrolini, como educador y como músico, a través de la creación de coros y bandas y de impulsar actos al aire libre amenizados por estas agrupaciones de niños, jóvenes y adultos; de preparar coreutas que desplegaran un singular repertorio de canto gregoriano en los actos litúrgicos; y de la composición.

“En Rodeo del Medio, Pedrolini construyó prácticamente todo, desde las oportunidades de comunicación a los medios de ejecución, coreutas, actores e instrumentistas –ya se tratase de funciones en la iglesia, actos en el patio de la escuela o representaciones en el teatro- escandidos a intervalos predecibles del año litúrgico y del calendario patriótico. Además, contribuyó a la construcción de un público de feligreses y de familias de escolares que participaron y apreciaron este esfuerzo comunicativo, en parte legitimado por el prestigio de la iglesia, al que debe agregarse el conquistado por la congregación local gracias a su actuación positiva en un apartado y olvidado medio rural”, reflexiona Sacchi de Ceriotto.

Entre las tareas apostólicas y las preocupaciones de la sociedad, los salesianos realizaron una importante obra de ingeniería social concentrándose en la alfabetización de niños y adolescentes, apoyándose en la música y en el teatro y en la instalación de talleres artesanales para los inmigrantes y sus hijos. De todo ello surgió una singular manera de pensar y de sentir que se trasladaría a las próximas generaciones de mendocinos nacidos en la zona de Rodeo del Medio.

El minucioso y profusamente documentado libro La música en la petaca del misionero está acompañado por un excepcional DVD multimedia que contiene partituras, catálogos, reglamentos, ilustraciones gráficas que van de la reproducción de tapas a la artículos periodísticos de la época, el contenido íntegro de la revista musical Santa Cecilia, el libreto de obras de teatro, maravillosas fotografías y, tal vez, lo más importante, un puñado de grabaciones de piezas de la música sacra y recreativa que interpretaban aquellos coreutas y músicos del 1900 en las voces del Coro de Niños de la UNCuyo de hoy. Un verdadero tesoro.

Patricia Rodón

¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (1)
7 de Diciembre de 2016|11:28
2
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Como siempre, las notas de Patricia son muy completas, excelente ilustración y muy bien documentadas
    1
En Imágenes