Reabren a todo lujo un museo sobre la historia de las finanzas en Wall Street

Varias figuras hicieron su donación para revivirlo. Alberga más de 10.000 documentos y objetos. Y cuenta la historia de cómo se hicieron y se perdieron las grandes fortunas.

Tras años de batallar en un sótano cerca de los mayores bancos de inversión y casas de bolsa de Manhattan, el Museum of American Finance reabrirá hoy sus puertas en una nueva sede: un espacio de 2.787 metros cuadrados en el edificio Renaissance Revival en Wall Street.

El museo, que documenta cómo se hicieron y perdieron las mayores fortunas en la historia de Estados Unidos y que reúne una gran cantidad de exposiciones sobre los mercados financieros, el dinero y los bancos, está elevando su perfil y mejorando sus finanzas con la ayuda de empresas como Goldman Sachs y el ex copresidente de esta firma John Whitehead, el presidente de Merrill Lynch, John Thain; Citigroup, la New York Stock Exchange Euronext y Lehman Brothers. Ellos y otros ayudaron a la institución a reunir u$s 9 millones de fuentes públicas y privadas para su nueva sede. Además, para mejorar su presupuesto operativo anual de u$s 3 millones, Whitehead y Thain buscan nuevos donantes.

“Estamos llevando Wall Street al público”, dijo en una entrevista Lee Kjelleren, presidente y máximo responsable del museo. “Esta nueva presencia en Wall Street hace toda la diferencia”, agregó. En su primera gala el lunes por la noche, el museo reunió más de u$s 500.000. Algunos de los pesos pesados de Wall Street que ayudaron a organizar la cena o hicieron una donación fueron Thain, el presidente senior de Blackstone Group Peter Peterson, Arthur Levitt y William H. Donaldson –ex presidentes de la Comisión Nacional de Bolsas y Valores–, el asesor financiero David N. Deutsch y el presidente de Lazard, Bruce Wasserstein.

El museo firmó un contrato para alquilar por 20 años los primeros dos pisos del predio de 48 Wall Street, la sede original del Bank of New York. El espacio de exhibición albergará más de 10.000 documentos financieros y objetos tales como certificados accionarios del siglo XIX, barras de oro y perfiles interactivos de notables empresarios estadounidenses. La historia de la Bolsa de Nueva York se muestra en el entrepiso del edificio, conocido como Banking Hall, y también hay una sala dedicada a Alexander Hamilton, el secretario del Tesoro de George Washington y fundador del Bank of New York.

El museo, fundado en 1988 por John Herzog –entonces presidente de la firma financiera Herzog Heine Geduld– había estado cerrado desde diciembre del 2006.

Entre las exhibiciones que se hicieron alguna vez en el museo se destacan, por ejemplo, una acerca de la historia del periodismo financiero, que mostraba antiguos periódicos y titulares clave de la historia de las Bolsas del mundo, además de hablar de la evolución de una profesión “que se desarrolló a la par de Wall Street”. También se realizaron dos muestras que, por separado, hablaban de la vida y obra de figuras como John Rockefeller y J. Pierpont Morgan, fundador del banco de inversión que lleva su nombre.

Para aquellos turistas que lleguen a Nueva York con hambre de conocer el distrito financiero más importante del mundo, el museo llenará el espacio vacío que dejó el New York Stock Exchange (NYSE), que cerró sus puertas para los visitantes en septiembre de 2001.
Fuente Cronista
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 01:53
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes