Deportes

Quilmes lo dio vuelta y se lo ganó a All Boys

El Cervecero le ganó al Albo por 2 a 1. Mauro Matos, en el PT, puso en ventaja al equipo de Floresta. En la segunda etapa, Juan José Morales y Bernardo Romeo marcaron para Quilmes.

Tenía el partido casi ganado. Con el resultado a favor, All Boys se defendía ante un rival que manejaba la pelota sin profundidad y que estaba más cerca de recibir el segundo en una contra o en una bola aérea que de llegar al empate. Sin embargo, Cambiasso cometió un grosero error, la visita se desmoronó en el Centenario y Quilmes festejó por primera vez ante su gente.   

Cuando el encuentro recién se estaba armando y ninguno de los dos se había acercado con peligro a los arcos, Vella mandó un largo lateral al área, Gerlo la dejó corta de cabeza, Matos la mató con el pecho y fusiló a Galíndez, quien nada pudo hacer. El visitante se puso rápidamente en ventaja y después se mostró peligroso en los metros decisivos.

El Cervecero trató de tocar por abajo y llegó con criterio hasta tres cuartos de cancha a partir del manejo de Raymonda, el buen toque corto de Kalinski y de algunas apariciones de Cerro por la izquierda. Sin embargo, el Albo se armó bien en la mitad, estuvo impasable en defensa, sobre todo por el trabajo de Domínguez, y el local se fue quedando.

Por su parte, el equipo de Pepe Romero trató de salir rápido por las bandas y cada vez que se lo propuso creó chances muy claras. A los 18, el inquieto Pérez García la tiró al punto del penal para la llegada en carrera de Matos, quien le dio mal de zurda y dilapidó una oportunidad inmejorable. Y a los 33, Rodríguez se la volvió a tirar al ex Arsenal y Fontanini cortó justo ante su disparo.

Quilmes volvió a tener la pelota en el complemento, pero All Boys fue nuevamente el más picante en los minutos iniciales, sobre todo con la pelota aérea. A los 9, Matos bajó una bola luego de un córner y Ferrari estrelló una chilena en el travesaño. El ex atacante de Arsenal inquietó otra vez a los 19 con una media vuelta y a los 20 con un cabezazo que se perdió muy cerca.

La visita estaba para el segundo frente a un rival golpeado, herido, sin ideas e impotente frente a una defensa firme. Pero a los 29 cambió todo: Barrientos tiró un pelotazo largo para rearmar la jugada con Cambiasso, este la bajó con el pecho, no se decidió a sacarla de primera y J. J. Morales se la robó para irse de cara al arco y poner el 1-1 impensado.

Con este cachetazo, All Boys se adelantó nuevamente y creó dos oportunidades. A los 32, Galíndez le sacó un tremendo remate a Vella y uno más tarde, Domínguez ganó en las alturas y su cabezazo, que tenía destino de red, rebotó en la humanidad de un defensor. Quilmes levantó el ánimo, empezó a meter en cada sector y se llevó tres puntos fundamentales.

A los 34, Bernardo Romeo, quien no pudo jugar demasiado en el Apertura debido a una lesión y había ingresado a los 21, se elevó totalmente solo tras un excelente centro de Kalinski y decretó el 2-1 para desatar el grito descontrolado de Madelón. El Cervecero está más vivo que nunca: cosechó siete de los últimos nueve y sueña con la salvación.

Opiniones (0)
23 de Febrero de 2017|20:34
1
ERROR
23 de Febrero de 2017|20:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    23 de Febrero de 2017
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    Retromobile
    21 de Febrero de 2017
    Retromobile