El temporal que azota a Catamarca ya aisló a 1.200 personas

El fenómeno, que comenzó hace dos días y hoy persistía con menor intensidad, afectó en el occidente de la provincia a Fiambalá, donde los habitantes quedaron aislados por el desborde del río Abaucán. Un alud de barro y piedras causó pérdidas de cultivos y ganados. A su vez, en este fueron evacuadas unas 15 familias

Unas 1.200 personas quedaron aisladas en el oeste de Catamarca debido a un temporal que inundó al menos 12 poblados, uno de los cuales fue arrasado por un alud, mientras en el este fueron evacuadas unas 15 familias, sin que se registraran daños personales, informaron este miércoles funcionarios provinciales y municipales.

El fenómeno, que comenzó hace dos días y este miércoles persistía con menor intensidad, afectó en el occidente catamarqueño a Fiambalá, en el departamento de Tinogasta, a unos 330 kilómetros de la capital provincial y limítrofe con la Tercera Región de Chile.

Los poblados más perjudicados, donde hay gente sin agua potable ni electricidad y el algunos casos con un nivel de agua de dos metros, son Tatón, Puerta de Tatón, La Herradura, Palo Blanco, Antinaco, La Ciénaga, Quebrada el Cerco, Río Grande, Las Papas, Chuquisaca, Aguas Negras y Mesada de Zárate.

En el este de la provincial, el temporal obligó a evacuar a unas 15 familias de la ciudad de Santa María, cabecera del departamento del mismo nombre, donde quedaron cortados caminos rurales y desbordaron pozos ciegos.

Amado Quintar, intendente de Fiambalá, detalló a Télam que unas 1.200 personas están aisladas en estancias ubicadas al este del río Abaucán, que desbordó por las lluvias, y afirmó que "el agua, el alud de barro y piedras ocasionó pérdidas irreparables de cultivos y ganados que fueron arrastrados por el temporal".

La Ciénaga, donde residen 28 familias, es el poblado más afectado, porque fue "arrasado por un alud de barro y piedras", mientras en otras poblaciones "el agua llega a un nivel de dos metros", agregó.

El jefe comunal precisó que "no hay víctimas" y que "el daño material es cuantioso", en especial la pérdida de ganado vacuno y caprino, que fue total, y la de viñedos, que son los principales recursos económicos de los habitantes de la zona.

Personal de Gendarmería y de Defensa Civil, con maquinarias viales, se sumó al operativo de ayuda y esperaba hoy un descenso del río Abaucán para acceder a los poblados afectados.

Quintar señaló que algunas familias pudieron ser evacuadas y que existe una "gran preocupación por el aislamiento y la interrupción de los servicios de agua potable y energía eléctrica".

Su gabinete municipal mantenía constantes reuniones para evaluar la situación y esta tarde analizaba la posibilidad de declarar por decreto el "estado de desastre ambiental" en toda la zona.

La secretaria de Desarrollo Social de Catamarca, Marta Torres de Mansilla, anunció a Télam que se dispuso de un "operativo especial y de emergencia" para asistir a las familias damnificadas.

"Es una situación de gravedad que estamos tratando de resolver con la mayor celeridad posible", dijo la funcionaria, quien anunció que entre esta tarde y mañana partirá la asistencia y que la ayuda complementaria surgirá con un relevamiento en el lugar.

El intendente de Santa María, Jorge Anderch, donde se evacuaron unas 15 familias, precisó a los medios locales que algunos accesos viales del interior departamental quedaron interrumpidos, pozos ciegos de varios barrios desbordaron y algunas casas sufrieron caída de los techos y paredes.

Anderch informó que se comunicó con funcionarios del Gobierno provincial para solicitar asistencia económica, tendiente a afrontar la situación generada por las adversidades climáticas, que calificó de "crítica".

Como consecuencia del temporal fue suspendido el lanzamiento de la temporada turística, programado para anoche en ese distrito de los valles calchaquíes.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 11:40
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 11:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes