Historias detrás de la tragedia en la ruta 40

Una pareja de recién casados y su familia volvían a Mendoza en el micro de CATA: 2 murieron en el accidente.

A medida que pasan las horas se van conociendo las diferentes historias encerradas en el micro de CATA que chocó en San Juan ayer a las cinco de la mañana, de frente, con un camión en la ruta 40. Se trató de un impacto de una violencia pocas veces vista, y que se manifestó con ocho víctimas fatales y la destrucción de los dos vehículos.

Por el momento, otras seis personas continúan heridas e internadas; la mayoría en el Hospital Rawson, de la Ciudad de San Juan.

Caterina Chacón de 12 años es la única menor de edad, por lo que se encuentra internada en el Hospital de niños, con politraumatismo y traumatismo encefalocraneano.

Entre los pasajeros del micro de la tragedia viajaba una familia completa, que habían ido a San Juan por un casamiento que se concretó el último fin de semana. Maira Avellá, de 20 años, es sanjuanina y se casó el sábado pasado con el mendocino Pablo Peralta (23). Una vez casados, el plan de la pareja era regresar a España, donde residen actualmente.

Como el vuelo salía desde Mendoza, la familia de la chica quiso acompañar a los recién casados. Pero el destino les deparó la dura experiencia: entre los muertos en el accidente, aparecen la madre de Maira y un hermano de 14 años.

En tanto, el resto de la familia continúa en observación con heridas severas: Gerardo Avellá, de 22 años, sufrió traumatismos en tórax y abdomen. En tanto, Enrique Avellá (48), padre de la recién casada también presenta fracturas de fémur, tibia y peroné.
Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 13:57
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 13:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esto es lo peor que dejan los accidentes de tránsito. Porque me van a disculpar, por ahí sea impertinente esto, pero los muertos, muertos están, y descansan en paz. El shock post-traumático de los familiares y sobrevivientes son las peores secuelas que dejan estas situaciones. Y en el mejor de los casos, las compañías de seguro abonan indemnizaciones por "daño moral". Pero hay cosas que el dinero no puede comprar... Ah... es Estado? Bien gracias... debe haber muerto en el accidente.
    1
En Imágenes