“Soy inocente de lo que se me acusa” fue la frase de los 4 imputados en sus últimas palabras antes de la sentencia

Los acusados en el juicio por delitos de lesa humanidad en San Rafael decidieron pronunciar sus últimas palabras antes de la sentencia que se leerá esta tarde luego de las 18 hs.

Esta mañana los cuatro imputados, el ex Comisario Ruiz Soppe, el ex policía Labarta, el abogado Egea Bernal y el Teniente Coronel (RE) Guevara hicieron uso del derecho que la Justicia les otorga de decir unas últimas palabras antes de que los miembros del Tribunal Federal Oral Nº2 que preside el Dr. Jorge Burad, se retirara a una reunión secreta para deliberar la suerte que correrán estos hombres luego de leída la sentencia.

El primero en decir sus últimas palabras fue Raúl Alberto Ruiz Soppe, quien en principio se dirigió a las partes, resaltando que hubo irregularidades procedimentales en el juicio. Como lo hizo cada vez que declaró durante el debate, repitió que siempre acató las órdenes que se le dieron bajo el marco de la Justicia. “Sea cual sea la sentencia que me toque, no voy a tener ningún rencor con nadie.” Cuestionó en parte la identidad de los desaparecidos y aseguró que “no hay ni hubo ningún pacto de silencio porque nada sabemos. Sólo existe en nosotros una completa inocencia”.

Seguidamente habló el imputado Aníbal Alberto Guevara Molina, quien antes que nada dijo parafraseando al Dr. Burad, que en estos 4 meses se recorrió un largo camino y “ya no somos los mismos”. Guevara aseguró que “su camino ha sido más largo”, porque desde el 2006 recorrió un camino retrospectivo hacia los años del objeto procesal de la causa. Hizo varias citas de pensadores y filósofos de la historia. Se tildó a sí mismo, como al resto de los imputados como “perejiles”, sacando esa palabra de testigos que pasaron por ese juicio.

 
“No soy autor ni cómplice de los delitos que se me imputan. No soy tampoco quien puede dar cuenta a los interrogantes de los familiares”, dijo y aseguró ser “un chivo expiatorio al que se pondrán las culpas”. Lejos de reivindicar –como ha pasado en otros juicios en el país- al gobierno militar del llamado Proceso de Reorganización Nacional, los criticó duramente. “Jamás ha sido mi intención perjudicar a nadie”. Recibió un fuerte y extenso aplauso de sus familiares y amigos presentes en la sala. Algunos de ellos se pusieron luego una remera con la leyenda “somos vos, sos nosotros”.(foto)

Luego le tocó el turno al ex policía Juan Labarta, quien fuera uno de los imputados más nombrados e implicados en la causa por muchos de los testigos. Entre ellos el Dr. Armando Dauverné quien en su momento dijo al Tribunal que "hubiera querido encontrárselo sólo en la calle".

Explicó que si bien se le pidió que juntaran información sobre las actividades políticas y gremiales de aquellos años, “nunca señalé yo al Ejército ni a mis jefes ni a ninguna autoridad a los cuatro desaparecidos porque ellos no estaba metidos en los gremios. No los conocí y nunca señalé a ninguna persona para que fuera detenido ni mucho menos desaparecida”. Manifestó en cuanto al Departamento 2 de Inteligencia, que luego del golpe militar dejó de funcionar. “Nunca tuvo la finalidad de apoyar al Ejército. La información que juntáramos no podía cambiar las decisiones que tomaran los militares. No podíamos intervenir en sus decisiones.”, dijo y aseguró que “nunca le tocó el pelo a ningún detenido ni a nadie”, por lo que se considera “un hombre de bien y eso lo saben los que lo conocen”.

Un poco quebrado en el final de sus palabras le pidió al Tribunal que si resuelve condenarlo por el delito que se le imputa, lo dejen cumplir la pena en su casa porque quiere acompañar a su esposa que enfermó cuando estuvo detenido que fue operada de cáncer de matriz y que desde entonces está convaleciente lejos de él. “Quisiera atenderla en su enfermedad y estar con ella. Si me castigan con la pena de prisión no me castiguen impidiéndome estar con mi esposa. No soy una amenaza para nadie, pero como algunos lo piensan quiero dejar claro que soy un viejo de 75 años, sordo y con varias enfermedades que no cometió ningún delito. Le pido al Tribunal que no le agregue a un eventual castigo legal un castigo inhumano que no se justifica conmigo ni con nadie”, dijo y finalizó dirigiéndose a los familiares de las víctimas asegurándo que “comparte su dolor y que nunca quiso que sucedieran los hechos que los lastimaron tanto”.

Finalmente el Dr. Egea Bernal. Aseguró que “es un convencido que no se puede vivir con rencores con venganzas, con resentimientos, con odios. Siempre sostuve que la vida me tendió una trampa, pero tengo la tranquilidad de conciencia que nunca pensé, realicé ni colaboré en ningún acto ilícito. Juro que no tuve ningún trato con ningún militar ni autoridad militar.”

Manifestó que “lo usaron”. Citó palabras del Presidente del Tribunal quien en una oportunidad dijo durante el debate que “este es el juicio de los testigos muertos” y le agregó a esa frase que “este es el juicio de los autores y responsables muertos.” Preguntó, “¿ustedes creen que a un abogado, de simples tareas administrativas el poder militar le iba a contar qué es lo que iban a hacer, cuál era el contenido de las órdenes secretas?” En cuanto a los desaparecidos, dijo que los documentos que él firmó con sus libertades, son legítimos, aunque no sabe qué les pasó después. Juró que “no hay pacto de silencio y que no sabe qué paso”. Agregó “repito lo que siempre les dije a mis alumnos, ‘estamos viviendo en un bendito país’ pero miremos para adelante porque el vivir del pasado no ayuda”. Agradeció y felicito por su brillantez a su defensor Dr. Ramiro Dylon por su alegato.

“Estoy con la conciencia muy tranquila”, dijo y le pidió al Tribunal que su decisión se ajuste a derecho, a la Justicia y a la independencia de los Poderes del Estado. Pidió que haya influencias de cualquier naturaleza “que está manchando la independencia judicial en este país. Solicito mi total inocencia y por ende mi absolución. A todos, a todos gracias” finalizó.

Banderas y pintadas frente al Aula 1 de la FaCAI, mientras los imputados pronunciaban sus palabras ante el Tribunal.

Luego Mediamza.com entrevistó a Miriam Zambrini, representante de APDH en San Rafael por la sensación que le dejaron estas palabras. Manifestó que “le parecen absolutamente a destiempo. No les creímos nunca. Será la sociedad quien haga la condena social”. Aseguró que aceptarán con absoluto respeto la decisión del Tribunal, cualquiera sea esta.

La sentencia será leída a las 18 hs. en el aula magna de la FCAI.

Opiniones (0)
25 de Julio de 2017|13:55
1
ERROR
25 de Julio de 2017|13:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes