Deportes

Roberto Heras también dice adiós por falta de ofertas dignas

“Me hacía ilusión volver, pero de ninguna manera estaba dispuesto a consentir que se aprovecharan de mi situación”, que es en defintiiva lo que algunos han pretendido. “Me da pena, pero tal y como está el ciclismo creo que es lo mejor para mí”.

Aunque ya había cumplido la sanción de dos años por dopaje, y por tanto estaba en condiciones de volver a competir, Roberto Heras ha decidido finalmente poner el punto final a su carrera deportiva. A los 33 años, el mejor escalador español de los últimos tiempos dice adiós. “He tirado la toalla, es definitivo”, comenta desde el Valle de Arán, donde pasa las fiestas y donde practica el esquí, otro de los deportes que le vuelven loco. “Es imposible seguir en las condiciones que yo quiero”.

Heras había recibido en los últimos meses numerosas ofertas, pero ninguna de equipos ProTour, de Primera División, que es lo que él quería para volver por la puerta grande. “Me hacía ilusión volver, pero de ninguna manera estaba dispuesto a consentir que se aprovecharan de mi situación”, que es en defintiiva lo que algunos han pretendido. “Me da pena, pero tal y como está el ciclismo creo que es lo mejor para mí”.

No es, ni mucho menos, el final que había soñado, pero lejos del pelotón tiene, más que nunca, los pies en el suelo. “Sigo sin entender el código ético, sigo sin entender los motivos por los que los equipos ProTour no pueden fichar a un corredor que, como yo, ya ha cumplido su sanción, pero ante este panorama lo mejor es dejarlo. Este final es algo con lo que no contaba”, al menos no hasta hace unas semanas, “pero no me ha costado demasiado tomar esta decisión”.

Heras es el enésimo corredor que se despide del ciclismo por los temas de dopaje, la Operación Puerto, los códigos éticos y la guerra de intereses que hay en la trastienda de este deporte. “Hace unos días leí lo de Joseba Beloki”, que también lo ha dejado. “Y algunos otros corredores de talla también van a tener que dejar el pelotón por falta de equipo. Está claro que el ciclismo no atraviesa la mejor situación posible: los equipos, los organizadores, la UCI..., están en guerra, no hay ninguna unión, y así es muy difícil salir de la crisis”.

Heras, sin embargo, va a seguir montando en bicicleta, pero sin obligaciones, sin objetivos, sólo por diversión. “El ciclismo me ha gustado desde siempre y voy a seguir andando en bici”, que por algo este año ha hecho, pese a no tener ni equipo ni pretensión de ningún tipo, algo más de 20.000 kilómetros. Su mente, sin embargo, empieza a trabajar en el centro médico-deportivo que quiere montar en Barcelona. “Siempre me han gustado las claves y los secretos del entrenamiento y creo que puedo aportar mi experiencia”.

                                                   Aún colea el positivo de 2005

Pese a que no ha podido volver a competir, Heras se siente un hombre feliz, máxime cuando hace unas semanas ha vuelto a ser padre. “No voy a tener el final que yo quería, pero pese a todo me siento una persona con suerte”, ya que no muchos ciclistas pueden presumir de tener tres Vueltas a España en su palmarés. “Los buenos momentos no me los quita nadie, no hay despacho en el mundo que me pueda quitar eso”. 

Se refiere a sus triunfos épicos en el Angliru, en Aprica, en Pajares..., cimas en las que reinó y victorias que han quedado un poco en entredicho tras su control positivo con EPO en la Vuelta 2005. “El tema está en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León”, en Valladolid. “Va para largo, pero ahora ya no tengo prisa y me lo tomo con calma sabiendo que Guardiola necesitó 6 años para lavar su imagen y demostrar su inocencia”.

Condenado por la justicia deportiva, espera que la ordinaria le dé la razón. “Me conformo con que se reconozca que las cosas no se hicieron bien, que hubo irregularidades en el procedimiento que pudieron alterar el resultado. Han pasado más de dos años y sigo esperando a que me manden los análisis a la prueba B. Los de la prueba A me los dieron al día siguiente, pero los de la B los he reclamado media docena de veces y todavía sigo esperando”.

Si llegan, llegarán tarde. “Mi vida ya está en otro lado y ahora para mí lo más importante es la familia y la salud, pero quiero tener constancia de lo que hicieron”, entre otras cosas porque de aquel resultado positivo ha sobrevenido este prematuro adiós. 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|19:50
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|19:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016