Deportes

Nueve meses de sanción para un Sub-20 de la selección de Chile

Se llama Jaime Grondona, y la FIFA lo castigó por los incidentes ocurridos en la semifinal del certámen ante Argentina, en Canadá. "No me voy a echar a morir por esto", relativizó el jugador.

Desalentado está Jaime Grondona después de conocer la dura sanción que le aplicó la FIFA por los incidentes que ocurrieron tras la semifinal del Mundial Sub 20 entre Chile y Argentina.

El organismo rector del fútbol mundial aplicó al delantero de Santiago Wanderers nueve meses de suspensión, en partidos nacionales e internacionales.

Pero a pesar de lo abatido que se le escucha, el joven goleador dice estar tranquilo, sobre todo por la apelación que le prometieron el Sindicato de Futbolistas y la ANFP. "Estoy tranquilo, hay que esperar que se apele. Tengo que arreglar esto con Carlos Soto que me está ayudando".

No quiere hablar mucho del tema, Grondona, porque se lo pidieron y él quiere cumplir. "No puedo dar demasiados antecedentes, están revisando el papel que llegó, no puedo hablar hasta que se resuelva todo. Cuando esté de vuelta el documento tocaremos el tema. Si resulta, bien; si no, a asumir no más", se resigna.

Dice haber recibido el apoyo de su familia, pero aún no de sus compañeros, aunque "puede que me hayan llamado, pero como tenía el teléfono apagado no me di cuenta".

Lo único que se atreve a comentar del dictamen, es que no pensaba en una sanción tan expresiva. "Cuando estaba allá (Canadá) lo conversé, pero después se olvidó y no le tomé mayor importancia", analiza.

A pesar de todo, el fornido atacante sigue en pie. "Yo y mi familia estamos todos tranquilos. No me voy a echar a morir por esto, aún tengo carrera", argumenta.

De pocas palabras agradece a Wanderers por la ayuda. "Me han apoyado en todo momento. Tengo contrato con ellos y juegue o no juegue va a seguir igual", remata.

Grondona ahora sólo esperará. Confía en los abogados de la ANFP y el apoyo del Sifup.
En Imágenes