Comenzaron las liquidaciones de verano con hasta 50% de descuento

A pesar del calor, hay prendas entre 10% y 50% más baratas que una semana atrás. Pero por la suba de los insumos, la colección de invierno será un 20% más cara que la de 2007.

Recién comenzó enero y las altas temperaturas seguirán por muchos días más. Sin embargo, la mayoría de las marcas de indumentaria empezaron las liquidaciones de verano y algunas, incluso, habían dado ya el puntapié inicial apenas dos días después de Navidad.

La temporada fue buena, si bien la demanda ya no aumenta a tasas tan altas como años previos. Desde 2003, el sector crecía a un ritmo promedio de 30% anual, diferencia que se achicó a 20% en 2006 y a poco más de 10% el año pasado. El repunte fue impulsado por el consumo local y por el auge del turismo. Se estima que las ventas de ropa a nivel minorista suman u$s 12.000 millones anuales, de los cuales u$s 500 millones son aportados por extranjeros que aprovechan el peso devaluado para llevarse prendas de diseño y calidad a un menor costo.

Los descuentos van del 10% al 50%, sobre todo en productos con mayor stock.

Pero hay diferencias según las marcas. Por caso, mientras Portsaid mantiene los precios de alta temporada –las prendas más livianas, como shorts o musculosas– que hoy tienen mucha salida, Rapsodia aplica rebajas a estos productos para potenciar más su venta.

A fines de enero, algunas etiquetas sumarán más artículos a los descuentos. El calzado también comenzó las rebajas, como Tosone, que ofrece hasta un 30%.

Efecto inflacionario

La mayoría de las marcas consultadas, como Uma, Portsaid, Rapsodia y Desiderata, aseguran que las ventas crecieron 10% en unidades este verano, contra igual temporada del año previo, cifra que trepa a 25% en facturación y al 35% en el caso de Giesso, por efecto inflación.

La mayor preocupación del sector, precisamente, pasa por la inflación. La mayoría de los insumos se encarecieron y la nueva temporada de invierno llegará en febrero al menos con un 15% a 20% de incremento, coinciden en Portsaid, Uma, Rapsodia, Giesso, Desiderata y Calandra. “Estamos luchando con proveedores de materias primas y confecciones para que el alza no supere el 20%. Las fibras sintéticas subieron mucho por el precio del petróleo, la lana y el algodón también. A la presión de la espiral salarial se suma el alto precio de los commodities a nivel internacional”, explica Mariano Rodríguez Giesso, presidente de Giesso.

“El alza es muy irregular. El costo de los hilados subió mucho, lo cual encarecerá bastante a los sweaters, mientras que otras telas se mantuvieron relativamente igual”, agrega Álvaro Pérez Esquivel, gerente de Marketing de Portsaid. “También influye la revaluación del real brasileño y los mayores precios de la India, de donde provienen muchas telas”, cuenta Clara Forno, jefa Comercial de Rapsodia. “El valor del cuero se disparó. Vamos a tratar de absorber parte de la inflación. Hoy todos miran el precio, tanto los de alto como los de bajo poder adquisitivo”, aclara Ivana Erlichman, responsable de Imagen de Uma. Por último, están también los alquileres. “Hoy cuesta el doble que en octubre de 2003 alquilar un mismo local”, advierte Pérez Esquivel.
Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 05:35
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 05:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'