Deportes

Los problemas de Quilmes pueden afectar el partido frente al Tomba

Luego de los incidentes cuando terminó el partido ante Gimnasia La Plata los jugadores del equipo "Cervecero" buscan ayuda y piensan en irse del club lo antes posible. El partido frente a Godoy Cruz podría cambiar de escenario o jugarse a puertas cerradas.

 El plantel de Quilmes, luego de ser víctima de la violenta barra brava cervecera, que tras la derrota por 1-0 con Gimnasia, en La Plata, provocó diversos destrozos en el ómnibus de la delegación y en los autos particulares, resolvió no entrenarse hoy por la mañana, como tenía previsto antes de los lamentables hechos. Tras un encuentro con el secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi, los futbolistas decidieron reunirse con el presidente del club, José Luis Meiszner, antes de volver a practicar. Y si bien pretenden que el dirigente les brinde seguridad, muchos jugadores dijeron que ya no tienen ánimo de volver a actuar en Quilmes y que quieren marcharse del club.

"Tengo una amargura muy grande; nunca me había pasado algo así", se lamentó Adrián Pirata Czornomaz, ayudante de campo del entrenador Leonardo Madelón, a cuyo auto le astillaron el parabrisas de una pedrada.

Tras la derrota con Gimnasia, los jugadores eran transportados en ómnibus desde La Plata hasta Quilmes, y en el camino, en la esquina de Brandsen y Paz, el vehículo fue agredido a pedradas (destrozaron la ventanilla donde iban ubicados Leandro Gioda y Diego Torres, que lograron cubrirse y no resultaron heridos). A pocas cuadras del estadio cervecero, el ómnibus sintió el impacto, que provocó mucho miedo, pero igualmente logró seguir la marcha hacia el Centenario. Luego, los jugadores se encontraron con varios automóviles rayados y con los neumáticos y los vidrios dañados. Entre ellos, los que pertenecen a Ariel Broggi, Danilo Gerlo y a Czornomaz. El plantel completo se trasladó hasta la seccional 3a para realizar la denuncia. Pero, alertados por ello, otro grupo de hinchas se dirigió a la comisaría para increpar a los jugadores. Según confirmaron las fuentes policiales, se registraron tres detenciones.

Pero no es la primera vez que el club del sur del conurbano, cuyo vicepresidente es el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sufre un episodio violento. Con Hugo Tocalli como director técnico, el 7 de septiembre pasado, la barra brava visitó al plantel en busca de explicaciones por el mal momento que ya atravesaba el conjunto.

"Es una campaña impresentable y hasta es entendible una manifestación de repudio para los jugadores o la dirigencia, pero nunca en esos términos. Esas actitudes agravan el presente del equipo. Siento importencia e indignación ante un hecho de violencia o inseguridad como el que pasó", declaró Meiszner a la agencia Télam.

"Ya no tengo ganas de seguir jugando en este club. Muchos de mis compañeros piensan lo mismo. Tenemos bastante miedo por lo que pasó", señaló, por lo bajo, un integrante del plantel.

En las próximas horas, el Coprosede podría pedir la inhabilitación del estadio Centenario, sitio donde los barrabravas ingresaron en el estacionamiento, zona vedada para el público en general, sobre todo los días en los que no hay partido. Quilmes tiene designado jugar frente a Godoy Cruz, de Mendoza, el domingo próximo, a las 16, en su estadio... pero habrá que esperar para ver en qué escenario lo hace.
Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|13:05
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|13:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A LOS DIRIGENTES DE QUILMES QUIENES PAGAN A LOS BARRAS ,QUE NO SE QUEJEN O SE OLVIDAN QUES LOS MANDARON AL MUNDIAL ...
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic