Deportes

Cappa, en la cuerda floja y cada vez más lejos de River

La caída de River ayer ante All Boys en Floresta asfixia el ciclo de Cappa, que sólo tiene el apoyo del presidente Passarella; el superclásico, determinante.

Aquel comienzo de felicidad plena, de ilusiones y esperanza quedó en el olvido. Aquel apoyo masivo que logró desde los resultados y desde la filosofía de juego que pregonó, no existe y se convirtió en desencanto. Aquel proyecto de plazo extendido se recortó abruptamente y ahora debe medir cada paso para no quedar tendido y fuera de plano. Aquel ideal por recuperar la identidad futbolística de River ya forma parte del anecdotario, porque las urgencias, reflejadas en la tabla de los promedios, son las que marcan el ritmo. Aquella ambición de Ángel Cappa de liderar el resurgimiento de un club que se acostumbró a caminar a tientas asoma debilitado, asfixiado y con una posible fecha de vencimiento. El superclásico, el martes 16, en el Monumental, será una prueba de fuego, y el resultado determinará si se trata de la última batalla que tendrá que afrontar. 

La derrota con All Boys profundizó el malestar que está instalado en River, donde la mayoría de los dirigentes le dan la espalda al entrenador. Dejó de cautivarlos, lo mismo sucede con los hinchas, y el presidente Daniel Passarella es quien todavía no baja los brazos. No se trata de puro convencimiento: el Káiser impuso a Cappa por sobre la preferencia del resto de los pares de comisión directiva que fueron consultados cuando River determinó que Leonardo Astrada debía dejar de ser el técnico. Aquella vez, no existieron las sutilezas: los millonarios empataron 0 a 0 con Atlético, en Tucumán, y con una llamada telefónica el presidente le quitó el respaldo al Jefe . Entonces, el nombre de Ramón Díaz ganó por abrumadora mayoría para tomar las riendas, aunque el riojano quedó relegado por la elección personalista de Passarella. 

Lee la nota completa en canchallena.com
En Imágenes