Deportes

Nueva York quiere celebrar otro Maratón con recaudación de 26,6 millones

El tradicional Maratón de Nueva York ya hace años que transcendió de una simple competición deportiva para convertirse en un fenómeno socio-filantrópico, y de promoción de imagen con una popularidad que alcanza a todos los rincones del mundo. Además, este año para los organizadores también está el gran objetivo de conseguir una recaudación récord de 26,6 millones de dólares que puedan ser utilizados para ayudas a organizaciones benéficas.

El tradicional Maratón de Nueva York ya hace años que transcendió de una simple competición deportiva para convertirse en un fenómeno socio-filantrópico, y de promoción de imagen con una popularidad que alcanza a todos los rincones del mundo.

Además, este año para los organizadores también está el gran objetivo de conseguir una recaudación récord de 26,6 millones de dólares que puedan ser utilizados para ayudas a organizaciones benéficas.

Si Nueva York se convierte en la capital del mundo de la política cuando la Organización de las Naciones Unidas celebra la reunión anual de la Asamblea General, el Maratón también ha servido para que de la gran mayoría de países lleguen también deportistas dispuestos a vivir la experiencia única de correr por sus calles.

Este año, de acuerdo a la organización, la participación para la carrera del domingo será de 45.000 corredores y a cada uno de ellos se le ha pedido que colabore de la mejor forma posible en la recaudación de fondos benéficos.

El objetivo establecido por la organización para la cuadragésima edición del Maratón de Nueva York 2010 es recaudar 26,2 millones de dólares, algo que hasta ahora nunca se había podido alcanzar.

Con el lema de un millón de dólares por cada milla del recorrido, los organizadores han establecido la donación básica de 13 dólares para todas las personas que quieran participar en el proyecto benéfico y de esta manera batir el récord de recaudación.

La prioridad desde que se estableció en 1970 la carrera para conseguir fondos que ayuden a los más necesitados ha sido el gran atractivo que hace que este año, más que nunca, famosos de otras especialidades deportivas, del mundo del cine, de la música y de la televisión se hayan inscrito para participar.

Todos ellos tienen un objetivo personal que cumplir con la participación en el Maratón de Nueva York, y aunque la mayoría guarda relación con mostrar que hacer deporte es saludable y ayudar las causas de los más necesitados, para muchos también se trata de un reto único de ver si pueden conseguir acabar la carrera.

Los organizadores confirmaron que hay más de 40 famosos que están inscritos para competir en la popular prueba de fondo.

Pero si hay un personaje que está siendo el gran centro de atención previo a la carrera es Édison Peña, el minero chileno que junto con otros 32 compañeros de trabajo permaneció 69 días atrapado a 700 metros de profundidad en una mina de su país.

Peña, que ha llegado como invitado de honor de la carrera, no ha defraudado a nadie y está siendo la gran atracción por su carisma y dotes de cantante al más puro estilo Elvis Presley.

Al margen de lo que pueda lograr durante la carrera, Peña, de 34 años, ya ha generado un interés especial por ver la carrera, que se espera reúna a través de su recorrido por las calles de Nueva York a más de dos millones de personas.

Los participantes harán un recorrido de 42 kilómetros a través de los cinco condados de la ciudad.

Mientras que los atletas profesionales llegan preparados para luchar por la victoria que les proporcione unos premios de 130.000 dólares para ganador en cada una de las categorías, que se incrementarán a 200.000 si repiten triunfo, para la gran mayoría el objetivo es conseguir llegar a la meta.

La dureza de la carrera hace que una gran mayoría no pueda concluirla y el resto llegue con ampollas en los pies, calambres y músculos inflamados.

Pero habrá merecido la pena por la buena causa benéfica que cada uno de ellos hayan apoyado con su participación además de vivir la experiencia única de recorrer las históricas calles, Central Park, y puentes neoyorquinos por los que transcurrirá la mayor prueba de fondo del mundo.

Mientras que a su paso también lo estarán ambientando más de 100 bandas de música que tocarán en vivo, dándole un ambiente único que además permitirá a los corredores observar la diversidad cultural que existe en los distintos barrios neoyorquinos.

Pero lo más importante de todo es que con el sólo hecho de haber logrado participar ya es un éxito después que a más de 50.000 personas que también deseaban correr les fueron denegadas las solicitudes.
En Imágenes