Deportes

Lo único millonario de River es su deuda: el pasivo llega a 200 millones de pesos

Los números del primer año de gestión de Daniel Passarella se traducen en una compleja situación financiera producto de la debacle causada por José María Aguilar, de la que el club no logra recuperarse.

El 9 de diciembre de 2009, Daniel Passarella asumía como presidente de River y, en su primer discurso oficial anunciaba que él solo no podría sacar a River de la situación en la que está, una frase que hoy se confirma como premonitoria, de acuerdo al balance que próximamente se confirmará en el club con un pasivo de 200 millones de pesos.

Las cifras son llamativas, aunque es cierto que el "Kaiser" se hizo cargo de una institución devastada por la gestión "vaciadora" de José María Aguilar (se fue con un balance en rojo de 41.014.658 pesos) sobre la cual el ahora presidente prometió una auditoría que parece haber quedado sólo en palabras.

Las responsabilidades son compartidas: Passarella recibió un club arrasado y eso explica en gran parte que no haya podido cumplir con muchas de las promesas de la campaña. En aquel primer discurso presidencial, sin embargo, anunciaba que se iba a poner al frente del marketing del club para potenciarlo y evitar que la única manera de dejar a salvo al club fuese la venta de jugadores. Y con eso cumplió.

Pese a esa situación, una de las facetas en las que River ha logrado recomponerse, los números mantienen al club en "situación de calle", tal como lo expone en su edición de hoy el Diario Popular que, tras acceder a documentos de la institución: una pérdida de 60 millones de pesos, la que acusa como la más alta de los últimos 20 años, 200 millones de pesos de pasivo, 600 millones de pesos como déficit operativo anual y 30 millones de pesos entre obligaciones y compromisos asumidos para el 2011.

Números elocuentes de una situación compleja y acuciante, de la que no se puede salir si, además, el equipo no logra imponerse deportivamente, lo que provocaría la atracción de sponsors, publicidad, compradores de futbolistas o premios por participación en competencias internacionales.

Le será difícil a River salir del círculo vicioso en el que ha entrado: de la nada –y ni siquiera con eso contaba Pasarella cuando asumió- debe actuar como un club grande, lo que lo obliga a asumir compromisos que luego no puede cumplir.

Los millones que ha recibido como "parches" para tratar de impedir el nocaut no lo son para potenciarse: los agujeros que se tapan en un costado, se abren por el otro. El desafío es harto complicado.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (1)
7 de Diciembre de 2016|05:45
2
ERROR
7 de Diciembre de 2016|05:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. y lo más seguro es que desciendas GALLINA !!!
    1
En Imágenes