Vargas Llosa: "No hay indicios" de que Argentina vaya a salir de la crisis

Argentina "era un país desarrollado, próspero", y "se ha ido subdesarrollando por razones puramente políticas", por "la incompetencia de sus políticos, por las malas políticas las que han ido empobreciendo a un país que era un ejemplo para toda América Latina", reiteró el escritor peruano. Sobre Brasil y Dilma Rousseff, dijo esperar "que la política exterior sea distinta" que la practicada por Lula da Silva.

"Argentina está sumida en una crisis de la que no hay indicios de que vaya a salir", estimó este miércoles el Nobel peruano Mario Vargas Llosa, quien lo atribuye al "sistema prácticamente monopólico del poder" que supone el peronismo.
  
Argentina "era un país desarrollado, próspero", y "se ha ido subdesarrollando por razones puramente políticas", por "la incompetencia de sus políticos, por las malas políticas las que han ido empobreciendo a un país que era un ejemplo para toda América Latina", reiteró el escritor en la presentación de su nueva novela, "El sueño del celta".
  
"Para mí eso tiene un nombre, que es el peronismo, y sin embargo el peronismo sigue siendo enormemente popular en Argentina, ha llegado a sustituir prácticamente a la palabra política, todo se hace dentro del peronismo", lamentó.
  
"Mientras Argentina no deje atrás esa experiencia fundamentalmente populista y un sistema prácticamente monopólico del poder, Argentina no va a despegar ni recuperar lo que fue", sentenció, días después del fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner, esposo de la actual presidenta, Cristina Fernández, ambos peronistas.
  
Sobre Brasil y su nueva presidenta electa, Dilma Rousseff, dijo esperar "que la política exterior sea distinta" que la practicada por el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva, y "que haya menos complacencia con las dictaduras".
  
En cuanto a las elecciones legislativas del martes en Estados Unidos, vaticinó que el presidente Barack Obama "va a tener más dificultades para mantener su programa de reformas" con un parlamento en que la oposición es mayoritaria en una de las cámaras, la de Representantes.
Opiniones (16)
14 de diciembre de 2017 | 14:53
17
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 14:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. que dice Amargo Loza es que el neo-liberalismo es una crisis de la que hay que salir.Si la generación de los 80 es el modelo de prosperidad y desarrollo para Latinoamérica, menos mal que nadie la siguió
    16
  2. Vargas Llosa es un gorila incorregible y abyecto
    15
  3. Escuchar a una persona con tantos conocimientos, que diga muchas cosas que no tienen argumentos reales, es claro que toma una postura y también es claro que este medio decide reproducir lo que dice, por ende ambos van de la mano. Cada cual define su postura con lo que hace.
    14
  4. Da un poco de comezon, las certezas casi psicoticas de cualquiera que pudiera tenerlas, en este caso de Vargas Llosa, quieb teniendo premio nobel ahora deviene futurista o pronosticador de catastrofes. Sera que este hombre carece de elementos subjetivos? Sera que el ojo detras del que mira no responde a una ideologia, por cierto nefasta para nuestro pueblo? a las pruebas me remito en los 90. Tanta certeza, tantos 100% de razon, algo se escapa, baste mirar peru, españa y el mundo entero, mucho mas para darse cuenta que la verdad en este mundo, nadie la tiene agarrada tan de las pelotas.
    13
  5. Perdon por el titulo que he puesto queridos comentaristas, pero este tipo me enerva, me pone agresivo, porque es un tipo que defiende las politicas que nos llevaron al 2001, a las politicas que devastaron el pais, a parte es un genocida, persiguio a los indigenas peruanos, espero que los peruanos no lo voten ya que quiere postularse como presidente, sino se les viene un 2001, este tipo quiere un gobierno bobo, donde solo se enriquecen los que mas tienen a traves de las privatizaciones, como osm, afjp, se llevaran millones del pais quebrando el sistema, esa es la politica que alienta este personaje, recetas del fmi, sistema colonizador yanqui que arrasa con las economias latinoamericanas. Hasta la proxima
    12
  6. Español imperfecto y peruano renegado,de pesada prosa y fatigante lectura ,carga ahora el innoble título de lacayo premiado.Abusa usted de su nueva,abyecta y denigrante misión.Habla sinrazones ,precedido por sus modernos abolengos solo para mostrar que la Argentina de 1966 ,1976 y 1989 fue la que los amos del español imperfecto y peruano renegado,quisieron para todos los argentinos.
    11
  7. Che, me autoconsidero gorila. Nunca me gustaron los gobiernos peronistas, pero estes Vargas Llosa ahora es Dios? "Démosle bola a este tipo que es premio nóbel". Imaginate si Pérez Esquivel (ya sé, antes que salga algún bol......., son distintos premio nóbel) y se ponga a hablar sobre la corrupción de Burkina Faso y que todos ahí digan: "qué capo el flaco este, mirá qué razón tiene". Daaaaaaaaale, che, lo dice Cobos y es mala palabra. Ahora, lo dice este, y es Dios?????
    10
  8. Estimados lectores, uno siempre tiende a simpatizar con las críticas porque el deseo de todos es que las cosas siempre mejoren más y más. Pero los invito a conocer a fondo las ideas que este señor eleva como bandera, para entender qué desea para nuestro país. Le pongo en conocimiento que este señor es un defensor a ultranza del Neoliberalismo, es decir, la doctrina económica, política y social que dejó a la Argentina en ruinas durante las gestiones de Memem y De La Rua. El Neoliberalismo es la doctrina que va dejando hambre, destrucción, inseguridad y polarización creciente de la riqueza en cuanto país aterriza e impone sus criterios, y su canto de sirena es el achicamiento del Estado para dejar espacio al Libre Mercado, de manera tal que en una imaginaria que se daría en términos de igualdad de fuerzas, se da una contienda social en donde se enfrentan los sujetos entre sí, las empresas entre sí, las corporaciones entre sí, triunfando los más aptos, y desapareciendo los que no lo son. Un darwinismo social despiadado, en donde el Estado debe quedar inmóvil, como un testigo que nada puede hacer, salvo dar el marco legal para que se alce el brazo del triunfador. Friedrich Von Hayek, padre del ideario neoliberal y premio nobel de Economía, dice en su artículo %u201CEl atavismo de la justicia social%u201D que la justicia social no existe. Y eso es porque para un neoliberal no existe sociedad ni proyecto colectivo, solo existe un amontonamiento de sujetos que luchan entre sí salvajemente para realizar su proyecto de vida individual. Esta doctrina supone que las sociedades avanzan cuando los sujetos compiten entre sí sin ningún tipo de barrera, y que el Estado no tiene que intervenir en esa lucha salvo para levantar el brazo del vencedor. Aunque el lector que no esté en el tema no pueda creer lo que sigue, también los pongo al tanto que para la escuela Neoliberal y especialmente para Hayek, la solidaridad entre nosotros es un instinto heredado genéticamente (de cuando cazábamos en grupo) que debe ser desterrado, y que el egoísmo extremo es una gran virtud porque mejora la competencia. Quien ponga en duda mis palabras, lo invito a un debate público y abierto, tengo un libro escrito sobre Neoliberalismo, y veinte más de los propios autores neoliberales que fundamentan mis palabras. Estimados ciudadanos, ésta que defiende Vargas Llosa, es la doctrina que tuvimos en este país desde los 90 hasta la llegada de Nestor Kirchner. Mundialmente se conoce al 2001 de la argentina como el símbolo del fracaso del paradigma neoliberal, pero aún así, personajes como este tienen la tremenda caradurez de defender ese ideario darvinista y salvaje, que solo es un traje a medida de quien en la selva sea lo más parecido posible a un león, ya que es quien tiene las de ganar. Justo ahora que estamos saliendo de la herencia tremenda que nos dejaron 12 años de neoliberalismo aparecen estos señores voceros de las elites y las grandes corporaciones, y no es casualidad: quieren volver a someternos y endeudarnos para que paguemos el costo de la enorme crisis mundial que se produjo en el 2009 gracias a consejos económicos como los de Vargas Llosa. Vargas Llosa y seguidores: ¿saben algo? muchos argentinos ya no son los mismos. Se instruyen, y ya no van a venderle espejitos de colores para que vengan a rematarnos otra vez este bendito país, ni a querer transformarlo en la selva despiadada que tanto desean, y que hoy, poco a poco, empieza a tomar un color un poco más humano y solidario, más allá de que quedan muchísimas cosas por mejorar. Pero salir del desastre que sus ideas nos dejaron en el 2001 va a ser una tarea ardua. A mi juicio, escribirá muy bien, pero no tiene autoridad moral para abrir la boca respecto de nuestro país. Antes de ver la paja en el ojo ajeno, mire la enorme viga que tiene en su ojo de la Derecha.
    9
  9. Estimados lectores, uno siempre tiende a simpatizar con las críticas porque el deseo de todos es que las cosas siempre mejoren más y más. Pero los invito a conocer a fondo las ideas que este señor eleva como bandera, para entender qué desea para nuestro país. Le pongo en conocimiento que este señor es un defensor a ultranza del Neoliberalismo, es decir, la doctrina económica, política y social que dejó a la Argentina en ruinas durante las gestiones de Memem y De La Rua. El Neoliberalismo es la doctrina que va dejando hambre, destrucción, inseguridad y polarización creciente de la riqueza en cuanto país aterriza e impone sus criterios, y su canto de sirena es el achicamiento del Estado para dejar espacio al Libre Mercado, de manera tal que en una imaginaria que se daría en términos de igualdad de fuerzas, se da una contienda social en donde se enfrentan los sujetos entre sí, las empresas entre sí, las corporaciones entre sí, triunfando los más aptos, y desapareciendo los que no lo son. Un darwinismo social despiadado, en donde el Estado debe quedar inmóvil, como un testigo que nada puede hacer, salvo dar el marco legal para que se alce el brazo del triunfador. Friedrich Von Hayek, padre del ideario neoliberal y premio nobel de Economía, dice en su artículo %u201CEl atavismo de la justicia social%u201D que la justicia social no existe. Y eso es porque para un neoliberal no existe sociedad ni proyecto colectivo, solo existe un amontonamiento de sujetos que luchan entre sí salvajemente para realizar su proyecto de vida individual. Esta doctrina supone que las sociedades avanzan cuando los sujetos compiten entre sí sin ningún tipo de barrera, y que el Estado no tiene que intervenir en esa lucha salvo para levantar el brazo del vencedor. Aunque el lector que no esté en el tema no pueda creer lo que sigue, también los pongo al tanto que para la escuela Neoliberal y especialmente para Hayek, la solidaridad entre nosotros es un instinto heredado genéticamente (de cuando cazábamos en grupo) que debe ser desterrado, y que el egoísmo extremo es una gran virtud porque mejora la competencia. Quien ponga en duda mis palabras, lo invito a un debate público y abierto, tengo un libro escrito sobre Neoliberalismo, y veinte más de los propios autores neoliberales que fundamentan mis palabras. Estimados ciudadanos, ésta que defiende Vargas Llosa, es la doctrina que tuvimos en este país desde los 90 hasta la llegada de Nestor Kirchner. Mundialmente se conoce al 2001 de la argentina como el símbolo del fracaso del paradigma neoliberal, pero aún así, personajes como este tienen la tremenda caradurez de defender ese ideario darvinista y salvaje, que solo es un traje a medida de quien en la selva sea lo más parecido posible a un león, ya que es quien tiene las de ganar. Justo ahora que estamos saliendo de la herencia tremenda que nos dejaron 12 años de neoliberalismo aparecen estos señores voceros de las elites y las grandes corporaciones, y no es casualidad: quieren volver a someternos y endeudarnos para que paguemos el costo de la enorme crisis mundial que se produjo en el 2009 gracias a consejos económicos como los de Vargas Llosa. Vargas Llosa y seguidores: ¿saben algo? muchos argentinos ya no son los mismos. Se instruyen, y ya no van a venderle espejitos de colores para que vengan a rematarnos otra vez este bendito país, ni a querer transformarlo en la selva despiadada que tanto desean, y que hoy, poco a poco, empieza a tomar un color un poco más humano y solidario, más allá de que quedan muchísimas cosas por mejorar. Pero salir del desastre que sus ideas nos dejaron en el 2001 va a ser una tarea ardua. A mi juicio, escribirá muy bien, pero no tiene autoridad moral para abrir la boca respecto de nuestro país. Antes de ver la paja en el ojo ajeno, mire la enorme viga que tiene en su ojo de la Derecha.
    8
  10. Claro querido Mario, tiene 100% de Razón!
    7
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho