Deportes

¿Don Julio Grondona creerá que somos idiotas?

Como siempre sucede en AFA, don Julio tomó una decisión y nadie pudo torcerle el brazo. Una Comisión sumisa y de su riñón le dio legitimidad a un nombramiento que sólo nació de su interés por no aprender de los errores y de no rebajar su orgullo para llamar a Bianchi.

Grondona nació político, a los 25 años fundó un club, lo presidió durante dos décadas, luego pegó el salto para presidir a Independiente de Avellaneda y con tan sólo 3 años en los sillón “rojo” fue designado cuando lucía sus jóvenes 48 primaveras como el mandamás del fútbol argentino; su carrera política en ascenso en el deporte pero sobre todo el encontrarse bien visto por la dictadura militar que gobernaba la Argentina le abrieron el camino a un trono que a los 79 años sigue ocupando.

Ni Maquiavelo, ni Napoleón Bonaparte hubieran trazado un camino político tan dominante sobre una actividad y sobre sus rivales. Aplastó a sus detractores, ató de pies y manos a los que no compartían su manera de dictar los preceptos del fútbol, agasajó y comprometió con favores a los amigos y a los funcionales.

Si uno consulta a los dirigentes del fútbol, todos o casi todos les dirán que perpetuarse en los cargos es malo, que la democracia es el mejor sistema de gobierno, que la renovación es necesaria en todos los ámbitos de la vida. Eso sí, en todos menos cuando hay que votar en calle Viamonte, ah se acaban los principios, las ideas y los ideales. ¡Adelante don Julio! ¡Como no don Julio! ¡Apoyo la idea de don Julio! Se escucha en la “escribanía” (Algunos todavía lo llaman Comité Ejecutivo) que le da entidad a todo lo que el viejo mandamás propone. Y cuando algún loco intenta pedir otra cosa, el sistema lo aplasta y lo fatiga como a Gámez.

El caso de la designación de Batista es otro manejo patético de la conducción de AFA, porque la decisión de que el ex técnico de Godoy Cruz sea definitivamente el técnico de la Selección estaba tomada por el dueño de la pelota desde hace tiempo. Pero luego de otro fracaso rotundo poner el técnico a dedo era desde lo político muy arriesgado, había que legitimar su idea; no a través de la democracia, ni del consenso, sino armando una parodia que le diera visos de institucionalidad al nombramiento unipersonal. Formó una comisión con 5 dirigentes amigos y sumisos sin tener en cuenta por ejemplo a Vélez y Lanús (opiniones disidentes) pero no era suficiente con eso, lo puso a su hijo para darle un tono definitivamente hilarante.

Batista es otra decisión de Grondona, arbitraria, chiquita y cómoda porque bajar el copete y marcar el número de Bianchi no es una opción, porque apostar a un ganador como el Tolo Gallego puede ser riesgoso y sobre todo porque Batista es dócil, está a la mano y no pone al poder del ferretero millonario en peligro como si lo exponía Maradona. Checho es joven tiene capacidad y aptitud pero le falta rodaje, títulos y experiencia en el cargo. Esperemos que esta nueva aventura en la que nos embarca Grondona tenga final feliz y si así no fuere nos dirá en la cara: “Yo no lo elegí a Batista, fue la comisión”.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|06:55
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|06:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Terminenla con esto de grondona...ya esta, cambien las leyes y se acabó..hoy por hoy es asi segun la ley. Pero basta de bolus.. hay cosas mas importantes.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016