Deportes

Meca logró su meta y cruzó tres veces el estrecho de Gibraltar

El nadador español de aguas abiertas David Meca consiguió establecer una nueva marca, aunque tuvo que ser asistido por calambres en todo el cuerpo, mareos y vómitos.

En una rueda de prensa en el Palacio Autonómico de Ceuta tras abandonar el hospital, donde ha estado internado toda la noche en estado de observación, el nadador ha manifestado que ha sido un reto "que jamás olvidaré porque durante la travesía hubo momentos alarmantes".

David Meca ha explicado que se trataba de un reto "que llevaba madurando hace mucho tiempo" y que le hacía "mucha ilusión" conseguir, pero ha reconocido que "el día no era el más adecuado".

El nadador ha contado que la jornada, que empezó a las 09,35 horas desde Tarifa (Cádiz), "comenzó con un día bueno, salvo un poco de oleaje, pero el primer tramo hacia la costa ceutí fue duro, el segundo de vuelta durísimo y el tercero de regreso a Ceuta peor".

En este último tramo ha asegurado que "las olas y el viento eran fuertes, por lo que la gente de mi equipo empezó a llorar, una de las zodiac me golpeó en la espalda y vi que todos lloraban de miedo".

David Meca tuvo que ser sacado del agua y atendido por un médico en el barco "porque el golpe que sufrí con la embarcación fue muy duro", pero decidió continuar porque "había mucha gente esperando aunque tenía miedo de recibir más golpes con las embarcaciones, a las cuales casi ni veía por la falta de visibilidad".

El campeón mundial ha señalado que en el primer tramo tardó unas cuatro horas, en el segundo unas cuatro horas y media y en el tercero otras cuatro horas y ha indicado que la atención médica en el barco "no duró mucho".

El golpe se produjo cuando le faltaba una hora para llegar hasta la ciudad ceutí, "por lo que lloré en el agua y temí por la integridad de mi equipo pero me volví a lanzar al mar después de unos momentos de desesperación".

Ha reconocido que este reto "hubiese sido más fácil en verano pero en esa época es un suicidio para mi carrera deportista profesional, por lo que pienso que ahora era el momento de conseguirlo".

El nadador espera que se homologue el récord del triple cruce "porque llegar a Ceuta era un plus y yo conseguí unir la distancia real de los tres Estrechos, de ahí que espero que cuente como reto oficial porque la llegada a Ceuta era un regalo".

Sobre su estancia en el hospital, ha afirmado que "llegué con una hipotermia bastante severa y he estado toda la noche en una habitación especial a una temperatura de entre 30 y 35 grados".

Ha desvelado que en el hospital "lo primero que pedí a las doce de la noche fue un roscón de Reyes relleno de chocolate y me dieron un poco porque tenía la glucosa a índices muy bajos, ya que había vomitado bastante durante la travesía".

El nadador ha valorado el recibimiento en Ceuta "porque había 5.000 personas y el marco era incomparable por el foso de San Felipe".
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|04:57
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|04:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic