Abstracciones atiborradas de color

El artista plástico Federico Azpilcueta presentó una interesante muestra de arte y MDZ Sociales dijo presente. En la nota, conocé el perfil de este joven creativo, mirá algunas de sus obras y recorré la galería de fotos con todos los que asistieron.

Con un delicioso y concurrido cóctel, el spa y health center Pura Vida inauguró la muestra del artista plástico Federico Azpilcueta.

En el marco del ciclo “Arte, música y bienestar”, el centro abrió sus puertas y recibió a un nutrido grupo de clientes, invitados especiales y amantes del arte en una jornada diferente y llena de color y abstracción.

Impactantes cuadros pintados al óleo, casi todos utilizando la técnica de la espátula, sorprendieron a todos los asistentes. “Me encanta su propuesta porque nada es literal ni evidente. Todo es sugerido, y la interpretación del receptor es esencial para que la obra brinde un mensaje. Creo que la función principal de una obra de arte es que te haga pensar, que te cuestione y entre ella y tu visión, se conforme su significado”, comentó una de las damas que recorrían la exposición con sumo interés.

"En movimiento" y "Aldea global", dos de las obras más admiradas.

Sobre el artista. Federico Azpilcueta Ferrer es un joven artista que nació en junio de 1984 en Mendoza. Su niñez transcurrió en las pintorescas calles de "Chacras de Coria", y desde pequeño se interesó por la pintura y el color.

Los encuentros con el arte comenzaron a los diez años, en un divertido taller llamado " Los bajitos pintan bien", de la mano de las profesoras Miriam Palloti y Silvia Odoriz. Fueron ellas las que empezaron a ver crecer al artista que, precozmente, ya mostraba habilidades para la pintura.

"Elizalde", uno de los cuadros que impactó por su particular tamaño.

Siempre continuó pintando en forma esporádica, y siempre bajo la influencia de grandes artistas. Ya en la universidad, cursando la carrera de arquitectura, su excelente desempeño académico lo hizo acreedor de una beca  para cursar parte de sus estudios en México.

Aprovechó su estadía en ese país para estudiar a los artistas de la cuna americana: descubrió sus técnicas, su estilo, su color local, y tomó de ellos pinceladas que reflejaría después en su propia obra.

Hoy divide su tiempo entre el ejercicio profesional como arquitecto y la pintura, su gran pasión.

Su trazo particular, el uso personalísimo del color, y el tono intimista y sutil de sus cuadros dan cuenta de su crecimiento artístico y de su sensibilidad creativa.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial