Deportes

Pérdidas por más de 50 millones de euros por la suspensión del Dakar

La carrera que fue suspendida por las amenazas de Al Qaeda traerá no sólo perjuicios económicos a los organizadores, sino también a los participantes a los equipos, a las ciudades que participaban de la ruta y a los auspiciantes.

Las pérdidas de los equipos por la suspensión del Rally a Dakar, ante el riesgo de atentados de Al Qaeda, treparán a 50 millones de euros, mientras la organización se expone a feroces demandas, lo que pone a riesgo el futuro de la mítica carrera por el desierto.

"La cancelación de la 30° edición del Rally a Dakar podría significar el final de la prueba por el continente africano", aventuró el periódico francés "Liberation" en su edición de este sábado.

El rotativo, sostuvo que "es difícil creer en la realización de la edición 31, pese a las promesas de los organizadores".

La carrera se iba a largar hoy en Lisboa, pero fue cancelada el jueves, luego de las presiones del gobierno francés, que alertó sobre "altos riesgos" de atentados por parte de grupos musulmanes cercanos a Al Qaeda en Mauritania.

La ciudad portuguesa de Portimao ya anunció que demandará a la empresa francesa organizadora Amaury Sport Prganisation (ASO) para que le devuelva los 1,3 millones de euros que pagó de canon y que aseguraba el paso de la caravana por esa localidad.

ASO, por su parte, ya se comprometió a devolver los valores que los 570 inscriptos pagaron como derecho de partida, que en el caso de un automóvil es de 22 mil 500 euros y en el de una moto 13 mil.

"El impacto económico es incalculable. El equipo más modesto de coches no puede afrontar la carrera por menos de 60 mil euros, unos 35 mil en caso de una moto, pero ir con una preparación aceptable puede duplicar esa cantidad", detalló el periódico El Mundo de España.

Los equipos de automóviles que aspiran a entrar entre los veinte mejores pueden superar los 400 mil euros de inversión por coche, mientras que las escuadras que representan oficialmente a las automotrices invierten unos 4 millones de euros.

Una estimación del periódico español instaló la pérdida global de los equipo en su conjunto en 50 millones de euros, aunque el cálculo es por aproximación.

Los organizadores cuentan con un seguro que afronta gastos en caso de anulación de la carrera, pero corren el riesgo de afrontar demandas en los tribunales de equipos, ciudades afectadas, patrocinadores y hasta cadenas de televisión.

"Las pérdidas serán muchas, por supuesto. No sólo para nosotros, sino también para el organizador portugués, los participantes, los preparadores. También para los países que atravesamos. El volumen económico que mueve el Dakar es simplemente colosal", dijo Ettiene Lavigne, director del Rally.

"No sólo es el dinero, sino también los empleos que genero todo el año para la preparación", afirmó Jean Louis Schlesse, ganador de dos ediciones, en otra mirada de la crisis.

También resultan incalculables las pérdidas que sufrirán los países africanos por la caída en los ingresos por turismo, generado por el paso de la caravana.

"El rally era el acontecimiento clave para nuestra industria turística. Las pérdidas serán de varios millones de euros", avisó Moustapha Kanbe, secretario del Sindicato de la Industria Hotelera de Senegal.

Mauritania, el país donde las amenazas del terrorismo forzaron la suspensión de la carrera, recibe sólo 50 mil turistas al año, la mitad de ellos por el Rally, y las autoridades anunciaron pérdidas por 3 millones de euros, además de quejarse por una "postergación apresurada".

"Resulta imposible evaluar las pérdidas en su totalidad. Pierden las compañías aéreas, las agencias de turismo, los hoteles, los restaurantes, las empresas que arman productos de merchandising y hasta los artesanos regionales, que salvan su año gracias al Dakar", comentó un experto francés.

Los numerosos puestos de trabajo que genera el Rally a Dakar en las pobres economías de los países que atraviesa son otro de los problemas que desatará su ausencia este año.

Por ejemplo, el 70 por ciento de los alimentos que consume la caravana se compran en los países africanos, lo que implica un marcado movimiento paras las raídas economías regionales.

"La situación en Norte de África es inestable y el aumento de los peligros permanente, la suerte del Rally a Dakar parece plantada", publico "France Soir".

La prensa francesa criticó a ASO porque no tenía un plan B, una alternativa que dejara afuera a las etapas de Mauritania y salvara la carrera. Para L'Equipe "el futuro sólo dirá si es posible que el Rally a Dakar prosiga" porque "los riesgos del terrorismo van en aumento.

"Los que siempre objetaron el Rally deben estar ahora satisfechos", completó el periódico, que acotó que la prueba "se manifestó siempre como una acción para salvar a África" y que esa empresa "le costó la vida a unas cincuenta personas en tres décadas".

El periódico deportivo francés opinó que "la cancelación no beneficia a nadie, salvo al terrorismo".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|09:26
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|09:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016