Deportes

Todas las fotos de un partido de rugby entre presos y la Policía

El equipo de rugby de la Policía Metropolitana, se enfrentó a los Espartanos, el equipo de reclusos de la Unidad 48 San Martín del Servicio Penitenciario Bonaerense. Mirá la galería de fotos.

El equipo de rugby de la Policía Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires es una iniciativa que data casi desde los orígenes de la joven fuerza policial. El fanatismo que el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, profesa por este deporte fue un impulso clave para que en mayo de 2009 se conformara este grupo de noveles y comenzara a participar en el torneo inter-empresarial de la URBA. Así lo relató a Noticias Urbanas Maximiliano Scarimbolo, oficial mayor de la fuerza porteña. “Vamos a ver con qué nos vemos a encontrar”, anticipó el jugador, que debió ver el partido desde afuera por una lesión. Para sumar presión también estaba presente el mismo jefe del cuerpo, Eugenio Burzaco.

Casi dos horas más tarde del horario pautado para el inicio del encuentro y vistiendo como uniforme una quincena de remeras cedidas por el CASI salieron a la cancha Los Espartanos, equipo conformado por internos de la Unidad 48 San Martín, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense. En contraste al prolijo uniforme que vistieron los policías, el equipo rival improvisó shorts de bermudas e intercambió las camisetas para permitir cambios con los suplentes, aunque la falta de equipo material no significó menos entrega al momento de pisar la cancha.

El capitán de Los Espartanos se llama Sebastián Laterza, tiene 26 años, de los cuales 3 ya ha pasado recluido. Todavía le quedan otros dos. Estela, la madre que lo alienta desde el lateral de la cancha y lo persigue con su cámara de fotos, dice que podría haberlo sacado antes, pero cree que su encarcelamiento por robo de automotor es justo y debe cumplirlo. No es que ella crea en el sistema penitenciario, pero confía en que la lección le sirva a su hijo para retomar el buen camino una vez que regrese a la libertad. “Está en manos de Dios”, confía, y asegura que desde que integra el equipo de rugby ha sabido encontrar una nueva motivación positiva.

Montenegro participa de las dos rondas que se arman previamente al inicio del encuentro. Aunque dirige a los metropolitanos, aprovecha para saludar a su amigo Coco, que a pesar de sus cuarentaytantos se anima a jugar con los muchachos que entrena dos días a la semana. No es el único rugbier experimentado que acompaña a los presos, una suerte de emparejamiento por las precarias condiciones en que juegan Los Espartanos. “Lo que importa hoy es jugar”, resume el ministro antes de dirigirse al costado del campo, donde también se encontraban los espectadores y los oficiales armados con rifles que sirvieron de escolta al equipo que vistió los colores del CASI.

Al comienzo del encuentro, dividido en tres parciales de 25 minutos cada uno, los policías parecían dominar cómodamente, aunque sus avances siempre eran interrumpidos cerca de la línea por los precisos tackles de los rivales. Un empuje anímico fue la clave, y antes de que hubieran pasado 15 minutos ya estaban en ventaja por un try, aunque no tuvieron suerte en el tiro a los palos. Los primeros choques agarraron en frío a más de uno, y jugadores de ambos bandos debieron ser atendidos por el servicio médico que acompañó a los porteños.

La sorpresa llegó cuando Los Espartanos, que hasta el momento habían estado a la defensiva, contraatacaron con un try y conversión, que los puso a la cabeza por 7-5. Desde la banda Montenegro, que intercalaba su función de entrenador con la de line-man, comenzaba a preocuparse por el destino del partido. De nada sirvió que su equipo volviera a convertir para poner un transitorio 12-7, porque la rebeldía y las ganas de los presos pudieron más, y tras un nuevo try y la increíble conversión de puntín del pateador Maxi pusieron el 14-12 definitivo.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (1)
4 de Diciembre de 2016|19:31
2
ERROR
4 de Diciembre de 2016|19:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Me matan las remeras rayadas del equipo de los internos jajajajjaja
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016