La querella pidió perpetua para tres de los imputados

En el juicio por delitos de lesa humanidad ayer comenzó el turno de los alegatos de la querella que finalizaron hoy con la palabra del Dr. Diego Lavado. Esta parte pidió prisión perpetua para el teniente coronel Aníbal Guevara, para el ex policía Juan Roberto Labarta y para el ex comisario Raúl Ruiz Soppe. Para el abogado Raúl Egea Bernal pidió 12 años de prisión.

Continuando con los alegatos hoy fue el turno de los querellantes Alfredo Guevara y Diego Lavado. El primero hizo una fuerte comparación entre la Alemania Nazi y la Argentina de los ’70, continuando con las palabras que dejaron sus colegas, los querellantes que se manifestaron ayer. “Nos quieren disfrazar de legalidad la ilegalidad”, dijo el querellante.

Suele llamar la atención que en San Rafael haya habido desaparecidos, pero que nunca se hayan extraviado” esos libros de novedades de los diferentes centros de detención que ahora están sirviendo justamente para incriminar a los imputados. El Dr. Guevara explica que eso ocurre porque los militares y policías implicados, esperaban que esos documentos sirvieran de prueba a su favor, y terminó siendo al revés.

Habló de la declaración de Ruiz Soppe, de cuyas palabras extrajo que tanto Guevara como Labarta formaron parte de un “grupo de tareas”. Soppe había querido basar su defensa en “su desconocimiento” de lo que ocurría en San Rafael, sin embargo algunas contradicciones ayudaron al Dr. Guevara a incriminarlo aún más, ya que de los testimonios de los testigos se extrae que este imputado tenía una fuerte relación con militares de alto rango como el Mayor Suárez, máxima autoridad de la zona. “Si ellos siguen creyendo que acá hubo una guerra es que no entendieron nada”, dijo.

Habló de organización criminal, de “un plan común que tenía por finalidad delictiva de la Junta eliminar a los oponentes, incluso apropiarse de los niños y que Contaba con un grupo de tareas, integrado entre otros por el Teniente Guevara, los policías Labarta, Fierro, López, Mussere y Trentini”.

Sobre el entonces Teniente Guevara dijo que aunque niegue su participación en los hechos, tiene que haber estado por los testimonios de los testigos, como en la detención de Tripiana, o a cargo de la tropa según dijo el ex soldado Lemos. Del testimonio de Guevara en la instrucción, el querellante también sacó contradicciones.

El Dr. Guevara “no podía creer” las palabras de Labarta que dijo en la instrucción, haber sido amigo de los sindicalistas e incluso haberlos defendido alguna vez. Que no se hubiera enterado de nada de lo que pasaba en San Rafael siendo que su trabajo era justamente en el Departamento de Inteligencia.
Del Dr. Egea Bernal le llama la atención que fuera a cualquier hora a firmar actas de libertades, y es que su firma figura en las de varios desaparecidos a cualquier hora del día o de la noche.

Este querellante pidió que se extraiga compulsa penal contra el ex comisario Trentini, el comisario Pérez (actual miembro del Consejo de Seguridad del municipio), contra Hugo Carrió, contra el ex director de la cárcel Braulio Navarro Chirino, contra el ex capellán del Ejército Franco Revérberi, contra José Miguel Ruiz Pozo, hermano del acusado Cristóbal Ruiz, fallecido durante el transcurso de este proceso, y contra Luis Sabez.

Luego comenzó el alegato del último querellante, Dr. Diego Lavado. En una brillante disertación de casi 3 horas citó abundante jurisprudencia internacional y la palabra de juristas y penalistas de renombre. Este querellante hablaba con la voz quebrada en varios momentos, dada la importancia de su relato, o quizás por el nerviosismo propio del momento.

Habló de la junta militar, de la importancia de los juicios durante los años del Presidente Alfonsín. De la “guerra santa” que creían las fuerzas armadas que libraban. También se refirió al ejército y la policía como entidades donde quienes participaban lo hacían voluntariamente, y que de hecho fueron muchos los que no formaron parte de la represión. “No todos eran criminales, pero sí los hubo como estos que están sentados acá en el banquillo de los acusados, hubo otros que murieron durante el juicio, y otros que contaron con la complicidad de jueces para no ser imputados”, dijo.

Habló de los desaparecidos, de la cantidad de adolescentes y humildes trabajadores que hay entre esos 30.000.

Comenzó hablando de los acusados por Ruiz Soppe, quien al ser el máximo responsable policial, “debe haber sabido lo que ocurría”. Con su venia se usaron dependencias policiales como centros de detención, móviles policiales para hacer secuestros y trasladar soldados y cortar calles. “Soppe es un personaje central en el plan de exterminio que hubo en el Departamento de San Rafael”, dijo el querellante.

A Labarta lo señaló como un hombre popular y conocido que “fichaba al enemigo y marcaba con rojo al próximo objetivo”. Sobre Guevara aseguró que se demostró que era la mano derecha del Mayor Suárez, y que si bien su defensa se basa en que era solamente un teniente muy joven, era el 3º en jerarquía en San Rafael luego del Mayor y del Capitán Stuhldreher, por lo que su participación fue igual de dolosa dentro de ese grupo de tareas. “Guevara prácticamente tenía tanto poder como Ruiz Soppe”.

Sobre el Dr. Egea habló de su papel para poder ocultar la prueba de la desaparición de estas personas, dado que hacía las actas de quienes nunca más  volvían a sus hogares. “Le puso un matiz falso, un cascarón a la ilegalidad para disfrazarla de legalidad”.

Este querellante fue el encargado de hacer el pedido de penas para los imputados:

Para Ruiz Soppe, Guevara y Labarta pidió prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua, accesorias legales y costas por homicidio calificado en concurso real con otros delitos de gravedad. Para Egea Bernal pidió la pena de 12 años de prisión por falsificación de instrumento público, asociación ilícita y aplicación de tormentos.

“La función que va a tener la respuesta del Tribunal va a ser decirle a la sociedad que estos hechos no son aceptados. Estaos apostando hacia el futuro y apostando a que hechos como estos nunca más vuelvan a cometerse”, concluyó el Dr. Lavado.

La semana que viene, serán los alegatos de la Fiscalía y la otra de las defensas.
Opiniones (4)
24 de Abril de 2017|04:55
5
ERROR
24 de Abril de 2017|04:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Coincido con Federico, las personas que están siendo juzgadas no son los verdaderos responsables de este "Juicio" . Ya que los verdaderos responsables no están. Prefieren seguir con este circo montado para seguir engañando a la "GENTE".Para tapar lo que hacen los Señores gobernantes de nuestra nacion. Yo quiero un pais con Justicia que se Juzgue a los verdaderos Culpables y quiero un pais sin resentenimiento porque nos sirve para nada todo esto.
    4
  2. La bronca es hacia la forma en que llevaron el juicio, nosotros confiamos en la justicia, pero esta nos defraudo. Todos se dieron cuenta durante estos tres meses de juicio de quienes fueron los responsables. No tuvimos ni tenemos odio hacia ninguna persona y mucho menos hacia los familiares, por el contrario entendemos su dolor y ojala nada de esto hubiera pasado y asi nadie seguiría sufriendo. Pero paso y mi Padre no es el culpable. Uds lo saben, los querellantes lo saben y la justicia lo sabe, igual lo van a condenar!
    3
  3. Fede he venido siguiendo el juicio y tus comentarios,cada vez se te nota mas el odio,el mismo que refleja tu padre cuando mira a los familiares de los desaparecido,porque Guevara no declara y demuestra que las acusaciones son falsas?
    2
  4. Estos mismos abogados que pasan sus días defendiendo asesinos, ladrones y violadores, no tienen moral para llamar criminal a nadie. Nos quieren hacer creer que un teniente de 24 años era el único responsable y la encarnación del diablo, cuando los mismos detenidos por el (como Duverne o la misma mujer de Tripiana) hablan de que su hombría de bien y buen trato. Todos los que asistieron al juicio, saben bien quienes son los nombres de los responsables, pero como algunos ya no están y otros cuentan con la complicidad de los jueces (incluido Acosta), lo quieren culpar a Guevara. La justicio tiene la oportunidad de redimirse y no culpar a personas inocentes. Esta en sus manos!
    1
En Imágenes