Deportes

El hospitalizado Briggs no teme repetir el duelo ante Klitschko

El púgil estadounidense de los pesos pesados Shannon Briggs, hospitalizado en Hamburgo tras su derrota contra el ucraniano Vitali Klitschko, anunció que espera volver a competir y desafió nuevamente a su último rival.

"Si pudiera, pelearía esta noche. Adoro pelear. Tuve una bonita carrera. Voy a hablarlo con el jefe, mi mujer, y tomaremos una decisión. Con un poco de suerte me dejará pelear de nuevo", declaró el boxeador en una conferencia de prensa televisada en la clínica universitaria de Hamburgo-Eppendorf.

Pese a las fracturas en sus dos órbitas oculares y en la nariz, además de una lesión muscular en el brazo, de la que será operado el viernes, Briggs se presentó ante la prensa con unas grandes gafas negras pero en aparente buena forma física, siendo capaz de reír ante los periodistas.

"Sigo estando igual de feo, pero estoy bien", respondió a un periodista que le preguntó sobre sus lesiones en el rostro.

Briggs también asumió la decisión de terminar el combate ante el ucraniano, en el que fue ampliamente dominado por su rival desde el primer asalto.

"Fui yo quien dijo claramente en mi esquina que no quería abandonar y que pensaba que podía ponerlo nocáut, pese a mi lesión", señaló. "Tuve ocasiones, y podría haberle metido una buena derecha y tumbarlo", insistió.

Reconociendo que vivió el pasado sábado uno de los "peores momentos" de su vida, calificó la velada ante Klitschko de "supercombate", en el que "mostró de lo que era capaz". "Si hubiera que repetirlo, lo repetiría", adujo.

Briggs mostró su brazo izquierdo, y el biceps estaba todavía muy hinchado. "Esperamos que el hematoma se reabsorba para operarlo y recoser el tendón. Esto debería poder tener lugar el viernes", indicó el médico presente en la conferencia de prensa del boxeador estadounidense.

Lesionado en el brazo desde los primeros minutos del combate, Briggs estuvo sometido a una auténtica avalancha de golpes de Klitschko, que se saldó por su sexta derrota como profesional a los puntos por decisión unánime de los jueces (120-107, 120-107 y 120-105).

La violencia del combate generó muchas críticas contra el árbitro y el médico del combate, acusados de pasividad por los expertos y de antiguos boxeadores.

En Imágenes