Deportes

Los entrenadores del fútbol argentino, tensionados

Los técnicos viven en conflicto más allá de los resultados: Falcioni se enfrenta con Cappa, Borghi padece la exposición pública y las presiones xeneizes, Gareca se molesta con los medios...

El fútbol argentino se convirtió en un trampolín irritable. En un golpe al vacío con suerte de irascibilidad. Ser susceptible, en el juego doméstico de hoy, es el ejemplo más noble. Los estados alterados no tienen dueño, en realidad: todos los artistas de la pelota se zambullen en ellos como si fuesen auténticos especialistas. Aunque son los DT los exponentes más fidedignos. Atrás quedó aquella moraleja de la silla eléctrica en la que sufrían sentados, resultados negativos mediante: hoy viven en conflicto. Gestos, miradas, palabras. Se defienden y atacan: y aquí, no hay ideología que valga. Tal vez perdieron ese viejo código que mantenían: el del respeto. O no: se adaptan al nuevo mundo, más salvaje, brutalmente mediático. "Veo que hoy están hasta los de policiales, a lo mejor cometí algún delito", lanza Claudio Borghi, el curioso técnico de Boca, con un pie afuera y otro adentro, casi a diario, por malos resultados e inusuales declaraciones. Apenas una muestra de una profesión envuelta en polémica. 

Leé esta nota completa en el siguiente link de Canchallena.com

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|23:13
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|23:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic