Deportes

Matías Núñez, el arquero mendocino de la Selección Argentina

Para algunos será más o menos importante, otros se admirarán por la realidad que puede narrar. Lo cierto es que Matías, el arquero de la Selección Argentina para personas con parálisis cerebral, tiene una vida que merece ser contada. Esta es su historia.

“Nací con una parálisis cerebral, y como vengo de una familia humilde mi única rehabilitación fue el deporte. Pude hacer todas las actividades en el Poliguay, hasta que a los 14 años empecé el entrenamiento de alto rendimiento, jugando al básquet en silla de ruedas; a los diecisiete cuando viajo por primera vez a Buenos Aires me descubre un médico y me dice, vos tenés que jugar al fútbol”.

Así fue, se pasó como un suspiro, y hoy a los 31 años, Matías Núñez, mendocino de San José, hincha del Boli y con una vida dedicada al deporte, se prepara para vestir una vez más la camiseta de la Selección Argentina de jugadores con parálisis cerebral.

Aprender a superarse

Matías llegó a la redacción de MDZ junto a quien hoy es su entrenador, Alejandro De la Riba, de cara a lo que será la Copa América de la disciplina en Octubre próximo.

Su historia se fue desandando, desde sus inicios, como un chico con problemas motrices, hasta el arquero que hoy es, integrando desde hace 10 años el seleccionado.

“El deporte a mi me cambió la vida. Me crié a dos cuadras del poli (Poliguay) y desde muy pequeño hice distintas actividades como atletismo, voley, fútbol, siempre con chicos sin discapacidades”.

El crecimiento personal y físico, para Matías estuvo tomado de la mano al deporte como contención emocional y solución a las carencias en cuanto a su rehabilitación.

Así conoció a grandes personas que hoy lo ayudan, como Julio Manzur y Sergio Hassen, quienes lo asisten en su desarrollo en el fútbol adaptado. 

Con camiseta celeste y blanca

“Hay que definir lo que es un deporte adaptado: sería adaptar un deporte que ya existe, en este caso el fútbol, para que lo jueguen personas con discapacidades”, señaló Matías, intentando aclarar el panorama sobre una disciplina para la mayoría desconocida.

“El fútbol adaptado tiene una clasificación, donde depende de la lesión que uno tenga, el puntaje que te dan”.  Esto quiere decir, que un problema motriz en las piernas implica un Nº5, mientras que un tic en el dedo y una pierna más delgada por haber sufrido meningitis, por ejemplo, un Nº 8. Según esto, se determina el lugar en la cancha.

Así se conforma el seleccionado, equipo que Núñez integra desde hace 10 años, resguardando el arco celeste y blanco.

“Fui y rendí una prueba para la Selección. En esa oportunidad éramos varios los chicos de Mendoza que habíamos viajado.  A mi me llamaron para una segunda prueba y había un solo arquero, por lo que después de la parte física me fui al arco”.

Ese día Matías se destacó y se ganó un lugar que aún hoy, diez años después, está vigente.



Huracán Las Heras, su casa

“Huracán es el primer equipo en el país, que permite que una persona con una discapacidad motora, entrene con su equipo de primera” eso llena de orgullo a Matías y a su amigo y entrenador, Alejandro de la Riba, quien gestionó esta posibilidad.

Por eso, el ex arquero de Gimnasia e Independiente Rivadavia, entre otros equipos de la provincia, destacó la buena predisposición del plantel para recibir a Matías: “Los chicos lo quieren muchísimo y siempre lo toman como ejemplo de dedicación y trabajo. Es muy importante que en el equipo somos varios Atletas de Cristo, lo que ayuda a entender y comprender, sin egoísmos”.

Porque si bien Matías cuenta con una rutina de trabajo especial que le envían desde la Selección, la mayoría del tiempo realiza el mismo entrenamiento que el resto del plantel y se mueve con los arqueros del Globo como uno más.

“Hacemos trabajo de coordinación, salto, velocidad, como cualquier rutina de arquero”, contó De la Riba, a lo que Matías añadió: “Con Ale (De la Riba) aprendí a mejorar la técnica y conocer mis tiempos. La información a mi me llega algunos segundos tarde por la lesión cerebral, entonces aprendí a tirarme leyendo la jugada de antemano, anticiparme”.

La Copa América para Matías arranca en poco más de dos semanas, se jugará en Casa Amarilla, predio de Boca Juniors y su presente en Huracán no deja de alegrarlo y llenarlo de orgullo por la posibilidad que le han dado de ponerse en óptimas condiciones para una nueva cita internacional.

“A mi los periodistas me dicen que mi nota es una nota de color.  Pero por lo que hace Huracán por mí y lo que estoy aprendiendo, deja de ser una nota de color. Yo soy un jugador de fútbol. Y después que cada uno le ponga el titulo que quiera”. Dice con atino, el arquero de la selección.







 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (1)
2 de Diciembre de 2016|15:11
2
ERROR
2 de Diciembre de 2016|15:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. no se como ponerlo..pero que bien hace leer estas notas...solo quiero rescatar lo que se logra cuando la vida te pide ...me emocione..grande pibe..y a De la riba..si colabora..alguna vez lo aplaudi como jugador..hoy te aplaudo..como ser humano..
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016