Los argentinos, los mejores narradores en español

De los 22 mejores escritores de la lengua española menores de 35 años, 8 son de Argentina y 7 de España. Así lo determinó una publicación considerada referente del canon en el mundo: Granta. Los detalles, aquí.

Argentinos y españoles copan la lista de Granta. De los 22 mejores escritrores en lengua española menores de 35 años 8 son de Argentina y 7 de España.

Según publica este viernes el diario El País, no deja de sorprender el resultado teniendo en cuenta la gran renovación que viven actualmente las letras hispanohablantes, en ¡20 países!, y la acogida internacional de varios de sus autores.

No se trata de cuotas por nacionalidad o sexo (sólo hay cinco mujeres: 3 argentinas y dos españolas). Pero... esto tiene muchas lecturas que desarrollaré más adelante. A continuación la lista de la revista británica:

Andrés Barba (España), Oliverio Coelho (Argentina), Federico Falco (Argentina), Pablo Gutiérrez (España), Rodrigo Hasbun (Bolivia), Sonia Hernández (España), Carlos Labbé (Chile), Javier Montes (España), Elvira Navarro (España), Matías Néspolo (Argentina), Andrés Neuman (Argentina), Alberto Olmos (España) Pola Oloixarac (Argentina), Antonio Ortuño (México), Patricio Pron (Argentina), Lucía Puenzo (Argentina), Andrés Ressia Colino (Uruguay), Santiago Roncagliolo (Perú), Samanta Schweblin (Argentina), Andrés Felipe Solano (Colombia), Carlos Yushimito del Valle (Perú) y Alejandro Zambra (Chile).

Esto dijo El País de los jóvenes destacados por Granta:

Cosmopolitas y nómadas. Así es la generación de escritores en lengua española menores de 35 años en la que cada vez hay más mujeres. Es la generación en la cual se ha fijado la revista británica Granta por primera vez para elegir a los 22 mejores. Son hijos y representantes ideales de este tiempo. Es decir que su naturaleza genética, cultural y literaria está hecha en el mestizaje. Esa es su fuerza. Y su geografía es el planeta. Han nacido en un lado, han estudiado en otro, han decidido trabajar y vivir en otra parte mientras están atentos a moverse donde el instinto o la curiosidad los lleve. Autores sin prejucios que han renunciado a los mundos totalizadores de generaciones anteriores. Y que que tienen como herencia literaria toda la literatura universal más allá de la tradición literaria de sus países: Admiran y han aprendido tanto de Cervantes, Bécquer, Darío, Lorca, Borges, García Márquez, Vargas Llosa o los contemporáneos en español, como de Homero, Dante, Shakespeare, Balzac, Tólstoi,  las hermanas Brönte, Proust, Chéjov, Woolf, Mann, Kawabata, el cómic, Faulkner, Roth, la novela gráfica, Coetzee…

Cómo se elaboró la lista

Para articular esta tarea se ha abarcado todo el ámbito de la segunda lengua más difundidadel mundo, la de más de una veintena de países. Convocamos pública y privadamente a todos los narradores que nos recomendaron o descubrimos por los más diversos medios, desde la conversación o la llamada telefónica, hasta las bitácoras de internet y la prensa, y, por supuesto, los libros. Se recibieron en Duomo, la editorial que patrocina Granta desde Barcelona, más de trescientas obras de casi todos los países de lengua española.

La selección final es de autores, no de obras sueltas, que incluye a narradores de diversas naciones y de al menos cuatro nodos regionales (Barcelona-Madrid, Buenos Aires, Lima-Bogotá y México). El conjunto de jóvenes narradores propuesto desde Granta busca refrendar un pacto de reconocimiento previo, de señas de identidad, que en diez años podrán corroborar la vigencia de este arsenal de referencias consensuadas.

La historia de Granta y sus listas

Cuando en 1979 cinco estudiantes de Cambridge, Inglaterra, resucitaron una antigua revista llamada Granta, nadie sospechó que el empeño casi misionero de sus nuevos responsables –entre ellos tres extranjeros– la fuera a convertir en la publicación literaria más renovadora, influyente y prestigiosa de lengua inglesa, un nuevo vínculo, primero, entre lo que se escribía en Estados Unidos y Gran Bretaña y, luego, entre ésta y los demás países que comparten el idioma. Un empeño a contracorriente de la insularidad proverbial inglesa y en favor de una curiosidad cosmopolita demostrada ya a lo largo de más de 110 números. A lo largo de estos años la revista ha difundido y en algunas ocasiones incluso dado a conocer a escritores como Joyce Carol Oates, Martín Amis, Kazuo Ishiguro, Ian McEwan, Salman Rushdie, Julian Barnes, Riszard Kapuzsinski, Bruce Chatwin, Raymond Carver, Paul Theroux Louis de Bernieres, Hanif Kureishi, Sherman Alexie, Jeffrey Eugenides, Graham Swift, Richard Ford, Monica Ali, Arundhati Roy, Philip Kerr, Zadie Smith, Jonathan Franzen, y en nuestra lengua a Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Jorge Ibargüengoitia, Javier Marías, Guillermo Cabrera Infante, Ariel Dorfman, Javier Cercas, Rodrigo Fresán y Rodrigo Rey Rosa.

Granta ha presentado también algunos de los reportajes más prestigiosos de la historia del periodismo contemporáneo: el de James Fenton sobre la caída de Saigón (Vietnam) o el de Martha Gelhorn sobre la invasión estadounidense a Panamá, entre muchos otros. Es un empeño presidido en la actualidad por su propietaria, la filántropa Sigrid Rausing, y encabezada editorialmente por John Freeman.

Granta en Español, fundada en 2003 y en la actualidad patrocinada por Duomo Ediciones (Gruppo editoriale Mauri Spagnol), continúa con ese ánimo: una sensibilidad y una pasión por lo concreto y real, inmediato, atentas a desvelar lo que ocurre ahora, de modo patente u oculto, haciendo hincapié en el interés de lo narrado. La influencia casi preceptiva de la revista (o libro) originales, para sus decenas de miles de lectores asiduos en todo el mundo, se ha dejado sentir con las célebres antologías narrativas que han nutrido los catálogos de varias editoriales en español durante dos decenios.

Granta no sólo bautizó, por ejemplo, a un conjunto de narradores estadounidenses (“realismo sucio”), difundió a algunos escritores ineludibles, sino que además popularizó lo que en inglés se identifica con el galicismo reportage, así como la crónica de viajes. Es decir, Granta subvirtió las ideas recibidas de los géneros literarios y del localismo, de qué merece la pena ser leído como “literatura”. Y el tiempo le ha dado la razón, y ha acuñado, lo cual casi parece irónico, el adjetivo “granta-like”, que bien a bien nadie parece capaz de definir, aunque sí de reconocer, para calificar un estilo.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:53
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes