Deportes

FIFA combatirá la corrupción y el lavado de dinero en el fútbol

El organismo que preside Joseph Blatter anunció el lanzamiento de un sistema que servirá para ejercer un mayor control en las transferencias internacionales.

A partir del viernes, todos las transferencias internacionales de jugadores serán registradas y controladas a través de una base de datos online, el TMS (por las siglas del inglés Transfer Matching System), anunció hoy la FIFA.

"Este es un momento histórico para el fútbol", sentenció el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

"El TMS es un sistema relativamente simple, pero tendrá una inmensa repercusión en las transferencias internacionales de jugadores. Gracias a él, las autoridades futbolísticas dispondrán de más datos sobre cualquier transferencia. Lo más importante es que este sistema aporta más transparencia a las transacciones y nos permite luchar contra el blanqueo de dinero y proteger a los jugadores menores de edad", añadió el suizo.

Más de 3.600 clubes de todo el mundo están ya conectados al sistema, que pretende evitar pagos ilegales entre clubes o empresas.

El principio es relativamente sencillo. Las entidades que se han adherido a la red deben introducir en los traspasos datos sobre los futbolistas, agentes involucrados y pagos. El que no se haya registrado no puede realizar traspasos de jugadores a nivel internacional.

El número de controladores que se pondrá en funcionamiento para vigilar los datos es algo que la FIFA no reveló, aunque advirtió habrá duras sanciones, desde la resta de puntos a la prohibición de compraventa de jugadores, para quienes violen las normas.

"En un sistema online no se puede mentir", aseguró el jefe del departamento legal de la FIFA, Marco Villiger. Si el comprador y el vendedor introducen datos diferentes, la transferencia se invalida.

El sistema está a prueba ya desde 2007 en casi todas las grandes ligas. Pero desde el viernes es obligatorio.

Todos los agentes tendrán que registrarse, incluidos los consejeros de los jugadores, sobre quienes la FIFA quiere ejercer un mayor control. El primer gran test será el período de transferencias de la próxima pausa navideña.

También deben registrarse todos los cambios de clubes internacionales y los primeros contratos profesionales de los menores de 18 años.

De esta forma se quiere poner límite al incontrolado comercio de talentos desde África y Sudamérica hacia Europa. Villiger dijo que en el futuro quiere ampliarse el sistema también a los traspasos nacionales.
En Imágenes