¿Cadáveres en el “Pozo de las Animas”?

Un testigo en el juicio por delitos de lesa humanidad, contó esta mañana al Tribunal que tiene información de que su cuñado, un desaparecido, podría haber sido arrojado al Pozo de las ánimas en Malargüe. Otros testigos ya hablaron de Las Salinas, de El Usillal y de otros posibles destinos de los cuerpos.

Ayer declaró el ex comisario Norberto Mercado y su testimonio dejó entrever que fue testigo de los detenidos y tenía pleno conocimiento de lo que estaba ocurriendo en San Rafael. Por ese motivo fue que en el día de hoy, el abogado defensor del Teniente Coronel Guevara, Eduardo San Emeterio, pidiera que se lo investigue por delitos de lesa humanidad.

Declaró Bernardo Osuna, quien es policía y trabajó en Sanidad Policial durante 1976, bajo las órdenes del médico José Miguel Ruiz Pozo (hermano del imputado fallecido Cristóbal Ruiz). Atendía a policías pero nunca a militares. Si bien en el mismo edificio estaba el D2 y veía seguido a Labarta, no sabe qué actividad específica realizaban quienes formaban parte de ese departamento. Además de Labarta allí trabajaban Puebla, Fierro y Vistoletta.

Más tarde declaró Hugo Gamboa, cuñado de Ricardo Ríos, un desaparecido. No conoce a los imputados salvo a Labarta de vista. Contó las circunstancias en las que fue detenido su cuñado en 1976. Cuando se lo llevaron policías y militares Gamboa fue a la comisaría 32º e hizo la denuncia ante la presencia del ex Comisario Trentini.

Ríos fue liberado, pero aparentemente mientras era torturado se le habría caído la venda y le vio la cara a un conscripto, por eso supone Gamboa “fue que lo detuvieron la segunda vez y no volvió a aparecer”. “Murió por nada, sólo por tener una creencia política”, dijo Ríos refiriéndose la militancia que su cuñado tenía dentro de la Juventud Peronista.

El testigo tenía miedo, dice que “el león no ha muerto y puede volver”, refiriéndose a la represión. Contó que hace un tiempo una mujer golpeó la puerta de su casa y le contó una historia escalofriante: su marido, Alberto Villa, le contó que “al cuñado de Gamboa lo habían arrojado al Pozo de las Ánimas”. Este hombre Villa habría sido miembro de la SIDE en los ’70 y el Presidente del Tribunal, pidió que sea buscado para declarar al respecto.

Finalmente compareció el testigo José Miguel Ruiz Pozo, hermano del acusado Cristóbal Ruiz, fallecido durante el transcurso de este proceso. En sus palabras habló de haber visto a los detenidos y haber firmado las actas de libertad de algunos de ellos, incluso la del desaparecido Osorio.

El Fiscal Dante Vega pidió la suspensión de la indagatoria ya que se abrirá una causa penal contra este médico ya que es evidente su participación, y dejarlo hablar sería obligarlo bajo juramento a declarar contra sí mismo, lo cual es inconstitucional.

Mañana al mediodía en compañía de la testigo Carmen Carrasco, el Tribunal y las partes junto con Policía Federal y Gendarmería, se dirigirá al Usillal nuevamente para hacer una inspección ocular, por el testimonio de esta mujer que de chica vio cómo se echaban bultos en unos piletones que habría en el lugar, en tanto que el próximo martes, salvo que algo lo atrasara, serían las inspecciones oculares con testigos a la Municipalidad, a Infantería y a la Departamental.
Opiniones (1)
25 de Julio de 2017|13:58
2
ERROR
25 de Julio de 2017|13:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Seguramente va a aparecer "testigos" que aseguren que vieron a Guevara con una pala cavando y tambien de que es el culpable de que Jack Cousteau no pudiera encontrar el fondo... Solo espero que toda esta gente pueda dormir tranquila, sabiendo que con sus declaraciones van a incriminar y condenar a una persona inocente, solo por el hecho de que haya sido militar !!
    1
En Imágenes