Por qué mueren los libros

Hay obras que se liquidan a pocos meses de ser una novedad; ocurre con los de actualidad; testimonios de editores, vendedores y autores; los desafíos del sector.

Ciertos tipos de libros, como los periodísticos, tienen un tiempo de vida cada vez más corto. Precios altos, a veces combinado con obras de mala calidad y demasiado ligadas a efímeros personajes mediáticos, están entre las principales razones de este fenómeno.

"Tenemos ejemplos de algunos libros que, a las pocas semanas de editados, ya están como saldos", comenta Daniela Paz, de la librería de usados Monk. Cita algunos casos vinculados a la vida de personajes muy difundidos por los medios masivos de comunicación de los que se escriben libros no siempre de calidad. "Enseguida están a menos de la mitad de precio", confirma.

Su colega Fabián Benegas, de la librería Dickens, coincide en la corta vida de esta clase de libros y también apunta a la ecuación calidad y precio: "Muchas novedades están muy caras y la gente espera el saldo", dice. Apunta el caso de los libros de política "que están muy caros al principio y en menos de un año valen 15 ó 16 pesos". Algunos, dice, por la baja calidad, ni así se venden bien. "El boca a boca, a veces, puede más que la crítica de los medios", arriesga Paz.

Por su parte, el presidente de la Cámara Argentina del Libro, Carlos de Santos, habla con lanacion.com de la presencia cada vez más fuerte de "libros mediático dependientes", estos que son muy fogoneados desde los medios y que, cuando desaparecen de la pantalla, se mueren. "Hay editoriales de flujo que editan cantidad de novedades sin importar la calidad, pautan un objetivo de venta y, si no se cumple en el plazo establecido, ordenan saldar", comenta.

De ahí que los testimonios de diferentes libreros consultados hablen de órdenes, muchas veces inesperadas, de liquidar títulos a pocas semanas de llegados a la librería.

Según De Santos, el incremento de títulos editados, contrariamente a lo que podría suponerse, atenta contra el negocio editorial porque se reducen las tiradas. "Hay más títulos pero con menos tiradas, lo que incrementa los costos y reduce los márgenes del librero", señala.

La socia fundadora de V&R, Trinidad Vergara, se identifica como dentro de las editoriales más conservadoras. "Prácticamente nos despegamos de la coyuntura y editamos libros que no mueren tan rápido, no hacen ruido, nunca están en los Best Sellers pero nos interesa trabajar así para no padecer tanto a la industria", comenta. Y se explaya en este mecanismo: "Lo malo de esto es que el 90% de los libros que se publican tienen muy corta vida porque las editoriales sacan libros nuevos todos los meses (las más grandes, 30 ó 40) y en las librerías no habría ni espacio físico para exhibirlos, por eso los nuevos desplazan a otros".

Según cifras del Sistema de Información Cultural de la Argentina (Sinca), en 2008, el último año cerrado, se editaron 22.878 libros nuevos en la Argentina; este es el volumen de los títulos que disputan un lugar visible en las vidrieras de las librerías.

"Hay un embudo natural, no se le puede dar permanente oportunidad a todos los libros, entonces la rotación es muy alta", dice Vergara. Enfatiza: "El instant book, el de tema candente, tiene tanta vida como lo periodístico: cortísima, 3, 6 meses, con suerte un año, después se consigue en todos lados saldado".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|16:41
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|16:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016