Deportes

Desde adentro: Argentina clasificó en el Mundial de Voley

El armador del equipo argentino Luciano De Cecco cuenta en su columna de ESPN las sensaciones de la segunda victoria en el Mundial y el pasaje a octavos de final. Imperdible.

Cumplimos el objetivo inicial. Con los dos triunfos, ante Venezuela y México, logramos meternos en segunda ronda y, además, con la posibilidad de pelear el primer lugar del grupo. Y la verdad que en la previa no era una tarea para nada fácil. Venezuela llegaba con un equipo más experimentado, y México fue una sorpresa ante Estados Unidos en la primera fecha, forzando el quinto set con un juego de ataque muy importante.

Repito que la decisión del cuerpo técnico de analizar hasta el detalle a los mexicanos fue importante. Porque allí descubrimos algunas claves, como por ejemplo la de buscar la presión con el saque sí o sí, porque con recepción cómoda trabajaban muy fuerte el ataque. Los equipos que rotan con eficacia con complicados, no importa que se llame México o Estados Unidos.

En el partido ante México, sobre todo en los dos primeros sets, cumplimos el libreto de manera perfecta. Sacamos bien, bloqueamos, defendimos según la estadística y fuimos contundentes en la contra. Es importante para nosotros.

El primero lo ganamos con la ley del bloqueo que impusieron Sebastián Solé, Blanco y Pereyra. Un equipo basado en el ataque como México sufre mucho si no pasa en la primera pelota, en la rotación. Entonces hicimos las cosas muy bien. Ganarle 25-12 a un equipo que venía de un 15-13 en el quinto ante Estados Unidos nos dio confianza.

Para el segundo el saque comenzó a jugar fuerte. Así desacomodamos las principales variantes de México y logramos presionar en toda la estructura de México. Creo que los asfixiamos con los argumentos que habíamos planeado. Y a esta altura, si hablamos de un equipo en construcción como el nuestro, seguir libretos tácticos, proponerse objetivos y cumplirlos no está nada mal.

No tengo explicación concreta para lo que pasó en el tercero. Nos relajamos, es cierto, pero México además comenzó a defender como ante Estados Unidos y eso nos puso nerviosos. De pronto perdíamos 8-0, después de ganar cómodos 25-12 y 25-19. Nos fuimos todos de la cabeza y por eso el técnico debió apelar al banco. Entró Nico Uriarte, entró Scholtis, entró Ocampo, entró Giustiniano, y del malísimo panorama de 1-10, 4-14, 9-17 y 12-18, comenzamos a acomodarnos y el equipo terminó 17-25

Jugar un cuarto set, como se había presentado el partido, no estaba en los planes en ese momento. Lo dejamos escapar, y México demostró que si les das rienda puede agrandarse. Entonces era un nuevo desafío para el equipo, siempre pensando en la juventud y en las escasas situaciones de juego que vivimos juntos. Teníamos que revertir, recuperarnos. Por suerte en el tercero, a pesar de la derrota, Uriarte, Ocampo y Giustiniano se encargaron de no dejar que la confianza mexicana llegara a las nubes.

Todo arrancó parejo, e invitaba a la preocupación. De todas maneras, creo que no estaba en riesgo el partido. Nos fuimos un punto abajo al primer tiempo técnico (7-8) y allí comenzamos a cambiar. Creo que fue clave el turno de Martín Blanco al saque, porque en una ráfaga nos pusimos 12-8 entre sus aces y los bloqueos de Solé. Allí se quebró el partido. Otro dato importante. Porque es cierto que tenemos nuestros atacantes principales y que Facunco Conte volvió a ser nuestro máximo anotador con 23 puntos, pero los centrales tanto sábado como domingo cumplieron papeles vitales. Ante Venezuela cerraron el primer y segundo set (Blanco y Solé) y frente a los mexicanos sacaron la diferencia en el cuarto.

Al segundo tiempo técnico llegamos 16-10 y a esa altura Solé mostró lo mejor de lo que sabe, el bloqueo. El equipo se relajó y forzó a México al límite para que otra vez repitiera errores. El cierre del partido llegó con Facu Conte, que está en un nivel muy bueno para el equipo.

Trabajamos mucho y bien, pero estamos en construcción...Este lunes jugamos contra Estados Unidos, que jugó cinco sets con México pero que tiene la medalla de campeón olímpico en el cuello, y de uno de los equipos que siempre pone en jaque a Brasil, la potencia absoluta de la última década.

Estados Unidos, además de contar con jugadores de buena talla física, tiene la característica de la disciplina táctica por sobre todas las cosas, que lo convierte en un equipo durísimo en ataque, saque, y sobre todo bloqueo. Ellos suman a su riqueza física y técnica una obediencia de juego admirable, y nunca se desesperan, porque están convencidos que es el mejor camino para el equipo. Eso no caracteriza a este equipo, sino a todos desde los 80, con diferentes intérpretes dentro de la cancha.

Será un partido muy importante para nosotros, porque de ganar nos adjudicaríamos un grupo de Mundial, algo histórico para este plantel de 23,6 años de promedio de edad (el tercero más joven detrás de Cuba y Túnez), que está recorriendo sus primeros caminos en conjunto. Por eso vamos a analizar cada detalle de los americanos, como ellos analizarán los nuestros. En definitiva, ante equipos parejos y estudio de los detalles, el talento debe jugar su papel.

Estamos bien. Estamos capitalizando aprendizaje mientras ganamos partidos y nos sentimos más fuertes. No hemos llegado a nada todavía, pero estamos encontrando un camino, un patrón, un estilo que puede definirnos como agresivos, luchadores y con riqueza técnica. Depende de nosotros Y tenemos que lograr la continuidad porque ganar partidos en forma consecutiva es algo que también debe aprenderse.

Nosotros somos un equipo en construcción, y ese sería el mejor título que podemos conseguir. Demostrar que somos un equipo que está puliendo sus características para llegar a lo más alto.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|16:53
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|16:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016