Deportes

Discapacidad y deporte, dos conceptos que se unen

Todas las personas con discapacidad pueden practicar deportes, ya sean de ocio o de competición, y hay quienes logran alcanzar un alto nivel deportivo. El deporte adaptado también se practica en Mendoza, y acá hablamos de ello con la gente de ICLIM.

Practicar deportes es, sin duda alguna, una de las actividades más antiguas de la humanidad. Ya sea en su faceta de ocio o de competición, millones de personas se vuelcan a diario a las calles, clubes, centros de alto rendimiento, gimnasios, etc, para satisfacer la necesidad de movimiento, de integrarse a un equipo, de sentir placer o de valorizar su propia imagen.

Desde hace algunos años, las actividades deportivas comenzaron a ser vistas como herramienta de readaptación social, y entonces las teorías se encaminaron hacia los sectores más desprotegidos de la sociedad, dando oportunidades a quienes pudieran desarrollarse en la práctica deportiva ya sea de alta competencia o simplemente del placer de realizar un deporte de ocio.

En 1944, surge la idea del deporte como terapia para la rehabilitación de pacientes con lesiones medulares, en el servicio del profesor Guttmann, en Inglaterra, en 1951 se realizan los primeros juegos internacionales en silla de ruedas, en 1960 se crea el Consejo Internacional de deportes para discapacitados físicos y se realizan los primeros juegos paraolímpicos en Roma, y desde esa fecha, el impulso no ha dejado de crecer.

En resumen, y siguiendo la teoría esbozada por Jean-Bernard Piera, Dominique Pailler : y  Jean-Claude Druvert en el estudio Discapacidad y Deporte, “el deporte para discapacitados físicos se ha diversificado notablemente y los progresos obtenidos en el material y las técnicas lo han hecho accesible a todas las formas de discapacidad, incluso las más graves. En los centros de rehabilitación  se han desarrollado equipamientos deportivos muy distintos de los equipamientos tradicionales que han  dado pruebas de su eficacia en la rehabilitación. Una vez completada la etapa de rehabilitación en el centro, existen múltiples ofertas que amplían el campo de actividad de las personas discapacitadas, y el deporte no es más que una de las posibilidades de inserción. En cuanto a los deportes de competición, cada vez mejor organizados, la práctica de los mismos permite la aproximación a los deportistas no discapacitados, e incluso la incorporación a las mismas estructuras que ellos”.

Nuestra ciudad no es ajena a esto y desde hace 38 años, ICLIM, el Instituto Cultural del Lisiado Mendocino,  bregó, según ellos mismo aseguran,  por la integración de la persona con discapacidad a través del deporte, por la promoción de  la practica de actividades deportivas en las personas con discapacidad, en una primera etapa como recreación y esparcimiento, coadyuvando al proceso de rehabilitación psico-física, hasta llegar a la etapa en que, la práctica del deporte es competitiva y de alto rendimiento.

Con Celso Cerda y Claudio Ponce, directivos de la institución, nos adentramos más en el desarrollo del deporte para discapacitados. Y allá vamos….

Un término me llama la atención en la entrevista: deporte adaptado. Rápidos y muy didácticos, me explican sobre esto. “El deporte adaptado está entendido a nivel mundial como la posibilidad del deporte con todos sus componentes para sectores de la población que no pueden acceder de una manera convencional. Es un término que surge como complemento del deporte tradicional.”, dice Celso.

Profundicemos sobre la institución.  “En ICLIM practicamos básquet, tenis de mesa, natación y atletismo, pero el que más se practica es el básquet porque es el que más ayuda al discapacitado, porque lo hace una persona independiente. Cuando aprende el manejo de su silla de ruedas, se puede desempeñar mejor en la vida cotidiana. Cuando aprende a manejar la silla, más o menos en tres años, es un hombre independiente.”

Al principio de la nota hablamos de la necesidad del hombre de practicar deportes, la misma que sintieron Claudio y Celso el algún momento de su vida. Dice Claudio: “A mi me gustó siempre el deporte de conjunto,  cuando aparece esto me pareció una buena forma de practicarlo, y después viste que los “rengos” tendemos a los desafíos,  siempre queremos superarnos  y lograr cosas, y así fui creciendo. Era una buena época con mucha capacitación para aprender.

Para los discapacitados, la forma de acercamiento al deporte adaptado es distinta De la que ingresa un pibe al deporte convencional. La idea es buscar un deporte que se adapte al proceso de la rehabilitación funcional. Hay un auge en el tema desde que se empezó a ver el deporte como desde otro punto de vista, como el  lugar donde se adquiría otras cosas como la socialización, la autovaloración, la independencia, cosas que en realidad el deporte trae de por si.

Volvemos a Celso. “A mi un poco me forzaron a hacer deportes, porque yo entré a los 14 años y en ese momento no me identificaba mucho con las personas con discapacidad, a pesar de ser amputado desde muy pequeño, desde que tenía un año,  y medio que fue como “andá a probar, y si no te gusta no te jodo más”, pero algo tenés que hacer. Y fue mi vieja y una muy buena maestra que tuve, y cuando volví ya sabía que ese era el ámbito en el que me tenía que desarrollar. Y en la mayoría de los casos es así. Nosotros tenemos que dar como club el empuje a mucha gente que no se muestra interesada en hacer deportes.”

El caso de Celso y Claudio es un caso de deportistas de alto rendimiento, y como tal, deben someterse a un riguroso entrenamiento.

“El entrenamiento es riguroso,  hacemos pretemporada, y tenemos un plan de entrenamiento muy exigente. En plena temporada entrenamos tres veces por semana haciendo táctica, y además cada jugador tiene la responsabilidad de hacer trabajo físico por su cuenta. Cada uno busca un gimnasio que le quede cerca y le dedica el tiempo que pueda, el tema es que en silla tenés que tener base física.”

Para Claudio el acercamiento al mundo de los deportes fue bastante difícil. “Al principio a entrenar o llegaba en la silla. A mi no me llevaban, yo hacía kilómetros y kilómetros en la silla para ir a practicar. Ya llegaba calentito al entrenamiento (risas), éramos tantos que llegué a jugar en la primera del equipo a los cinco años.  Y me decidí a practicar básquet en silla de ruedas primero porque necesitaba una cosa como de buscar otros pares, otros como yo, una identificación. Yo vengo de una infancia muy humilde entonces no me cabía otra que hacer algo así. Y yo siempre fui muy deportista, pero yo opté por el básquet porque es un deporte de conjunto. Además aprendí a ver cosas nuevas como las sillas, por ejemplo, yo tenía una silla de caño cuando empecé, y ahora con esta puede desenvolverme mucho mejor. Contrariamente a lo que se cree que el discapacitado está atado a una silla de ruedas, la realidad es que ésta te posibilita lo que te posibilitan las piernas, es decir que la silla es un facilitador, no un problema, y hay que cambiarle la imagen que tiene. Es decir que mientras mejor sea tu silla, mejor van a ser tus posibilidades de movimiento.”

En cuanto a los logros, más allá de los reconocimientos materiales, los dos no dudan en decir que el principal logro ha sido el de calidad de vida, y la adquisición de conocimientos para ayudar a sus pares, a gente como ellos.

Pregunta final. Porque siguen haciendo esto?

“Porque sentimos que tenemos que hacerlo, que no queremos que el deporte se muera, que no decaiga, que mantengamos el nivel  que tenemos. Buscamos que se acerque más gente al deporte, más discapacitados, y gente convencional,  que nos vaya a ver, a ver de que forma nos puede ayudar. Nosotros siempre luchamos por la integración, y es por eso que a nivel mundial ya se está permitiendo un jugador convencional por equipo, o jugadores que tiene lesiones típicas del básquet y que no pueden seguir practicando este deporte en forma convencional, y lo hacen en silla de ruedas. Esto está permitido a nivel mundial. Hay un proceso de acercamiento muy fuerte del básquet convencional al de silla de ruedas.

Con el INEF vamos a hacer un partido, enfrentando a sus alumnos, para que aprendan  a visualizar también la perspectiva de este deporte. A ver que no es tan fácil subirse a una silla, que se necesitan por lo menos tres años para manejarla bien. Nos pasa con nuestros profes que practican con nosotros y no la mueven ni ahí. Hoy este básquet también se ha hecho rapidísimo, por ejemplo hay atacantes como Celso que lo hace en 6 segundos, y eso te gana un partido.”

Lo dicho. Practicar deportes ha sido desde siempre una de las actividades más importantes en el hombre, gracias a gente como Celso, Claudio y muchos más, hoy es posible que mucha más gente tenga una mejor calidad de vida, y un enorme ejemplo para seguir adelante.

Datos anexos: Para ayudar y ponerse en contacto con ICLIM: 4441861/ 4525762
Entrenamientos: martes y jueves de 21,30 a 23,30, Polideportivo Barrio La Gloria, Godoy Cruz
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (2)
4 de Diciembre de 2016|11:25
3
ERROR
4 de Diciembre de 2016|11:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Tuve oportunidad de compartir un viaje con ellos, tratando de colaborar desde el arbitraje. Es realmente asombroso ver la independencia, la seguridad y la entrega de estos muchachos a la hora de la competencia. Ojalá las malditas estructuras burocráticas deportivas (Entes asociativos-gremiales del arbitraje) dejaran lugar para que más gente pudiera sumarse a la movida.
    2
  2. MUCHOS AÑOS HEMOS QUERIDO INTEGRARNOS A ESTAS PERSONAS (DEPORTISTAS) Y LAMENTABLEMENTE SE NOS HA DISCRIMINADO Y ESO QUE SOMOS RENGOS COMO ELLOS, MOTIVO POR EL COLOR DE PIEL, O POR SER DEL SEXO OPUESTO BELLAS CHICAS QUE QUERIAMOS HACER DEPORTE, QUE DIOS LOS AYUDE PERO CON LA MENTALIDAD QUE TIENEN NO CREO QUE ACEPTEN A OTROS DISCAPACITADOS. MUY LINDA LA NOTA (EN PAPELES).
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016