Deportes

Liceo bicampeón: Escuchá las voces tras la finalísma

Técnicos y jugadores manifestaron todas sus emociones ante la cámara de MDZ. "Fue una revancha" afirmó Gustavo Gil, mientras que Carlos Meli aseguró "Se sintió la presión", en tanto las lágrimas de Canet señalaron que "Fue una final increíble", y además Fede Pincolini lamentó la derrota. Mirá los videos y todo el brillo de las perlitas.

Liceo RC estampó una estrella más en la historia de un club en franco ascenso en el rugby local y como en el año pasado, Los Clavos dejaron de lado a Marista para acaparar todo el festejo y adjudicarse el cetro de Campeón del Top 9 Cuyano.

Y a pesar de que en la cancha de Mendoza RC se vivió un deja vu, el contexto y las sensaciones de los protagonistas tuvieron su distintivo y las figuras verbalizaron sus emociones tras la consagración.

A continuación las declaraciones de los campeones:

Gustavo Gil: “Quería sacarme las ganas de jugar una final”

Líder del grupo, batallador incansable, abanderado del campeón, capitán de Liceo. Gustavo Gil fue la figura de la final del Top 9 y tal vez el mejor rugbier de la temporada.

El tercera línea fue uno de los pilares para la gran remontada de Los Clavos ante Marista y sin dudas, sus palabras son más que autorizadas: “La verdad que me imaginé un partido más abierto y con más ataque, pero bueno, ninguno de los dos equipos pudo reflejar lo que hizo durante todo el campeonato, pero las finales son así, se ganan por pocos puntos”, comentó Gil.

Ante la baja de su compañero y amigo Facundo Barni, el capitán aseguró: “La verdad que la ausencia de Facu (Barni) no se sintió mucho, pero por una cuestión de que el que entra lo hace con todas las ganas como Zaniuk que lo hizo bien”.

El año pasado Gustavo Gil quedó fuera de la final por una lesión, pero esta tarde tuvo su revancha: “La verdad que es una revancha por lo que no pude jugar el año pasado, pero bueno estoy contento por haberla jugado y haber ganado”.



Carlos Meli: “Los chicos sintieron mucha presión”

El orientador táctico y entrenador Carlos Meli, tuvo su premio tras obtener de la mano de sus dirigidos y ante esto manifestó: “La verdad que una final muy carrada, no salieron las cosas como queríamos y me parece que en parte fue por la presión que tenían los chicos, pero pudimos jugar dos pelotas y sacamos la diferencia.

Luego agregó: “Estos son partidos diferentes y las cosas no salen como se planean, sólo hay que ganarlos como sea”. “No fue un buen partido, tanto Liceo como Marista no mostraron un rugby vistoso, pero de seguro que ambos dejaron todo en la cancha a pesar de que no fue un gran espectáculo”.

Respecto al Torneo del Interior dijo: “Vamos a ver cuantos soldados quedan vivos después de todo esto y vamos a encarar el Torneo del Interior”.



Rodrigo Báez: “Marista nos planteó un buen partido”

Otra de las figuras del Liceo campeón fue Rodrigo Báez, actual jugador de la Jaguares, que asumió con eficiencia su rol de pateador: “Ante la ausencia del Chino (Mangione), quedé yo como pateador y gracias a Dios los penales fueron cerca y fáciles”.

El partido que jugó Marista fue inteligente por momentos a tal punto que casi le arrebató la consagración al elenco Liceísta y este suceso fue destacado por el joven jugador: “Sabía que iba a ser cerrada la final porque Marista nos había analizado en la semana y además porque querían ganar y nos plantearon un buen partido y pudimos darlo vuelta”.



Federico Pincolini: “Una lástima que no nos tocó a nosotros”



Facundo Canet: “Fue una final increíble”



Daniel Damore: “Los pendejos siempre me alentaron para que siga”



Leonardo Leyes: “Este equipo es más dinámico que el del año pasado”



Manuel “Musculito” Díaz (ex Campeón con Liceo 96/97): “Liceo tiene jugadores para repetir campeonatos”



El duelo de hinchadas también quedó para Liceo:

El color y los cánticos son el clásico en cada partido y más en la final del Top 9. Un más que interesante duelo de hinchadas se apreció en el Mendoza RC, donde los pibes de Liceo y los muchachos de Marista se apostaron en tribunas enfrentadas para jugar su “final aparte”.

A la salida de los equipos, el pueblo de Liceo exhibió más euforia, a través de banderas, petardos, humos de color celeste y negro, pelucas y los infaltables bombos.

“Borombombon se acaba todo, llegó el campeón” fueron las primeras estrofas de los simpatizantes Liceístas, haciendo referencia al título que todavía perduraba en Liceo antes de que inicie el partido. En tanto desde enfrente respondían: “No tengas miedo, podés cantar”.

Durante el desarrollo del juego, la gente de Los Curas gozaba con la victoria parcial y exponía su contento mientras cantaban: “Se viene el Cura campeón Cura campeón”. Pero la barra de Los Clavos retrucaron: “No te olvidés lo que pasó la última vez”.

Pero cuando el tiempo se consumaba y el campeonato de Liceo era un hecho, los hinchas Clavos volvieron a retumbar su frase: “Borombombon, borombombon, aplaudan todos, llegó el campeón”.

Teqüé y Mendoza, también festejaron:

Antes de la final entre las Primeras de Liceo y Marista, se disputó en primer lugar el partido definitorio de la M-23 la cual se adjudicó Teqüé que derrotó 12 a 10 a Los Tordos. Luego llegó el turno de la finalísima por la corona de la Intermedia que jugaron Mendoza ante Marista, donde el club de Carrodilla también se quedó con las manos vacías, siendo Los Conejos los campeones tras su victoria por 30 a 24.

La hinchada de Marista lo alquiló a Cortese:

“Desde los primeros minutos de la final los simpatizantes del equipo Cura tomaron de punto a Matías Cortese, jugador que se caracteriza por un buen juego pera además por alguna que otra perlita.

Durante el primer tiempo el hoy pilar de Liceo cometió un penal frente a la tribuna de Marista y las cargadas no se hicieron esperar. Pero el mayor cúmulo de insultos llegó cuando Cortese fue amonestado y desde las gradas bajo el hit: “Gordo put.. gordo put…”.

Pero a pesar de las gastadas de los hinchas, el que terminó celebrando y festejando fue el campeón Cortese.

Los petardos se hicieron escuchar más que el Himno:

La organización del espectáculo fue dentro de todo correcta, salvo un punto importante. Es que cuando la banda de música del Liceo Militar Espejo comenzó a entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, se encendieron un centenar de fuegos artificiales que tapó el sonido de los instrumentos e hizo imposible escuchar el Himno, provocando un malestar en gran parte del público presente.

Sin dudas una falta de respeto.

Amague mundial:

Antes del kick off de la final, los equipos de Liceo y Marista realizaron el protocolar saludo y presentación del partido, abrazados al mejor estilo de las selecciones en los mundiales. Pero otro clásico en esos eventos mundialistas es que solamente se ejecuta el segmento instrumental, omitiendo la parte cantada del Himno Nacional, por lo que los jugadores de Liceo rompieron filas luego de la culminación de la primera estrofa musical mientras se iniciaba el “Oíd mortales el grito…”.

Parece que las ganas de jugar eran abundantes y ante ese desliz, inmediatamente los rugbiers Liceístas volvieron a tomar posiciones.

Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|10:16
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|10:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. se sabe que el periodismo debe tratar de ser independiente pero el de ellos es muy poco serio; ja ja ahora se tienen que bancar a los clavos campeones. En la vida hay que demostrar lo que uno es en este caso un 123456club más que serio, e ir el lunes y aceptar sus saludos y demás; pero si uno se deja llevar por la la pasión yyyyyyyy no habría que ir y no darles el reportajes por malas personas
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic