Las tribunas más fashion: final del Cuyano de Rugby

Liceo fue el afortunado equipo que levantó, por segundo año consecutivo, la copa del Top 9 Cuyano de Rugby. MDZ Sociales estuvo en las tribunas –por demás repletas- y te muestra una extensa galería de fotos con todos los presentes. ¿Por qué van tantas chicas a los partidos? Honestidad brutal, en esta nota.

El Top 9 Cuyano se definió en la cancha del Mendoza Rugby Club, donde Liceo y Marista repitieron la final del 2009. Para arbitrar el reñido encuentro fue convocado nuevamente Andrés Ramos.

Los “clavos” y los “curas” se enfrentaron y pusieron todo de sí. A pesar de que el marcador les fue adverso en gran parte del partido (hubo un momento en el que Maristas ganaba 8 a 0), Liceo sorpresivamente lo dio vuelta y terminó imponiéndose 11 a 8.

El campeón podía ser cualquiera de los dos equipos. No había un claro favorito, y esto se demostró perfectamente porque la historia pudo ser otra: Maristas tuvo dos oportunidades (un drop errado de Rocusso y un penal fallido de D´Elía) para convertir y no pudo.

“El desgaste lo produjo Liceo. Se lleva un triunfo merecido, sin dudas. El campeón es el que anota más puntos, además a lo largo del torneo demostró una regularidad interesante”, opinó Rodrigo Pontis, periodista de MDZ especializado en Rugby.


Glamour bajo el sol. Las tribunas del Mendoza Rugby Club estaban colmadas de simpatizantes del deporte de la guinda; pero no todos se dedicaron a seguir las vicisitudes del partido: sobre todo la platea femenina optó por caminar entre las gradas, tomar sol al costado de la cancha o pasear para ver a quién se encontraban y “mirar y ser miradas”.

Ale Zamitto, Mechi Laporte, Juli García Diez y Juli Viazzo, en un puesto privilegiado.

Para ello, la mayoría de las chicas se lookearon cuidadamente: los pañuelos y los lentes oscuros fueron los accesorios que no faltaron. Lo más out: las gorras. La moda dictó melena suelta y bien larga.

La verdad sin tapujos. MDZ Sociales conversó con algunas de las chicas que se acercaron a Bermejo, Guaymallén, a presenciar la final de rugby. Entre charla y charla,una verborrágica joven dijo que iba a contarnos "la posta" del por qué de tanta presencia femenina en el lugar.

“No te voy a mentir, el rugby es un deporte fashion. Los chicos son re “marcosos” (hay determinadas marcas que los rugbiers usan siempre para vestirse, y no se mueven de ellas) y tienen un look impuesto: chombita, jeans, zapato náutico, pelo corto… son súper clásicos. Le huyen a los colores estridentes o a la indumentaria más alternativa”, comentó Felicitas, una chica que no quiso decir su apellido porque “¡Me prendo fuego, quedo escrachada!”.

Jose Poroli, Kassandra Chávez, María Paz Buga, Dolores Villalón, Rosario González y Lourdes Carribau.

“Las chicas venimos a hacernos las lindas”, sigue Feli, con honestidad brutal. “Casi todas somos novias de los jugadores, o familiares. Y si no, amigas… aunque varias vienen a ver lindos cuerpos, esa es la pura verdad. ¿O me vas a decir que estos lomos los ves en cualquier lado? ¡Algunos hasta vienen con buen apellido!”. Las amigas de Feli asientieron con firmeza.

Un poquito de histeriqueo no le hace mal a nadie. Esta fue la conclusión de Feli. “Después del partido, casi todas más que del resultado, charlamos sobre quién vino, quién nos gustó, con quién estaba y qué se pusieron las otras chicas rivales. Igualmente… es el folklore de las tribunas femeninas. Siempre fue así. Además, se sabe que las mendocinas somos un poco histéricas, ¿No? ¡Y está bueno!”.    

En Imágenes